*

X
Una especie caribeña de medusas comprueba su regeneración celular en el laboratorio hasta el punto de ser considerada como el primer animal inmortal.

medusa-inmortal-turritopsis-nutricula

Una leyenda urbana dice que Walt Disney pidió que criogenizaran su cerebro en espera de que lo “despertaran” en una edad donde la ciencia fuera capaz de vencer a la muerte. Hoy en día existe una industria millonaria dedicada a desarrollar productos que por un momento, aunque efímero, aparenten rejuvenecer al hombre. Sin embargo, para la medusa Turritopsis Nutricula todo esto es más fácil, ya que es naturalmente inmortal.

Esta especie de medusa, originaria del Caribe, es capaz de regresar a su estado juvenil después de alcanzar la madurez sexual y reproducirse. Esto ocurre a través de un fenómeno llamado transdiferenciación , el cual se puede apreciarse cuando un órgano regenera su tejido después de sufrir un daño. Sólo que la Turritopsis Nutricula lleva este fenómeno hasta el infinito “como una mariposa que pudiera volver a convertirse en oruga”, dice la bióloga Maria Pia Miglietta, de la Universidad Estatal de Pennsylvania.

En pruebas de laboratorio el 100% de estas medusas ha vuelto a la juventud sin perder ninguna de sus características, transformando completamente todas sus células. Al parecer es su propia fuente de la juventud, algo que pondría celosos a los afamados alquimistas (Para consuelo de algún ego herido, el hombre sí es capaz de matar a la medusa inmortal).

Ante esta hipereficiencia biológica no es extraño que la Turritopsis Nutricula se este expandiendo por todos los océanos de la Tierra. Con su extraña apariencia y su silencioso linaje de especie inmortal, efectuando lo que podría parecer una invasión alienígena subacuática, digna de la más fina ciencia ficción.

Una metáfora interesante deja la Turritopsis Nutricula, que a través de su reproducción sexual logra detonar su proceso de rejuvenecimiento, cumpliendo el secreto de la  alquimia en la profundidad del mar.

Adolescente dibuja pene de 20 metros en el techo de su casa

Por: pijamasurf - 03/25/2009

Un adolescente dibuja un falo gigante en el techo de su mansión, como una obra destinada al ojo de Google Earth. Un año después sus padres se dan cuenta de su metatravesura..

En la escuela era común ver penes garabateados en los pupitres, frutos del ocio de un sistema educativo mal dirigido. En el baño uno se sigue topando estas efigies un poco vulgares. Pero nada de esto se compara con la grandilocuencia de Rory Mcinnes, quien dibujo un falo de veinte metros aprox. en el techo de su mansión de West Berkshire.

El pene, un guiño para las cámaras satelitales y demás habitantes del espacio celeste, paso un año desapercibido por los padres de este mischievious brat, los cuales se enteraron cuando The Sun, el periódico sensacionalista por excelencia, los alertara.

"No puedo creer que hay un pene gigante en el techo de mi casa", dijo la madre.

Felicidades a Rory por su metagag. roy-micnnes-pene-de-20-metros-techo