*

X
Ensayo sobre la obra del genial director de cine: David Cronenberg

"Interlocuciones individuales con mantel familiar" (I/III)

Entrega I / III

Leer entrega II / III

Leer entrega III / III


David Paul Croneberg nace en Toronto, Canada, en 1943, graduándose más tarde de la Universidad de Toronto, en la carrera de literatura después de abandonar el departamento de ciencias. Su padre siendo periodista y su madre siendo música fueron suficiente influencia para que desde niño no sólo llegara a escribir relatos cortos sino que estos fueran publicados, siempre influenciado por su lectura entusiasta de ciencia ficción.

El joven Cronenberg fue a la casa de rentas de equipo de filmación y les hizo algunas preguntas a los que trabajaban ahí sobre una cámara de la que ya había leído sus manuales y así hizo su primer cortometraje: Transfer (1966) y un año más tarde From the Drain (1967), para finalmente llegar a su opera prima, la anti-drámatica, vacía de imágenes visuales, pero con una muy saturada pista sonora con textos en voz en off mezclados con una muy imaginativa sonorización: Stereo (1969).

Desde ese momento el impetuoso Cronenberg se ganó el buen apodo de “El rey del horror venéreo” y en estos primeros trabajos fue todo un Autor al escribir, dirigir, producir, fotografíar, y, por si fuera poco, editar. Una especie de pre-Robert Rodríguez pero con fondo y contenido, donde lo más interesante es que sus películas, con todo y las faltas técnicas y artísticas al rodarlas, son sólidas en cuanto a tema e inquietudes, las tres cientificaménte bizarras ocurren en infinitos pasillos que denuncian a la sociedad como una institución mental en la cual estamos atrapados, ya sea de forma telepática o esquizofrénica, o ambas, controlados mentalmente por un cruel sistema de producción. Una suerte de Alicia en el país de Darwin donde el paciente es horrorizado ante la pérdida de su consciencia individual por alguna infección que lo volverá parte de la masa (léase masa en el contexto de La Mancha Voraz (Irvin S. Yeaworth Jr., 1958)) desintegrante, la gran máquina que devora todo.

burroughscopy3qi

Años después logrará filmar su sueño: “El Almuerzo Desnudo”, una adaptación homónima de la obra magna del maestro de la generación beat, William S. Burroughs, pero no adaptada del texto de la novela literalmente (eso hubiera sido un fracaso antes de empezar), lo que hace Cronenebrg es usar partes de la obra, mezcladas con partes distintas de otras de sus novelas, aderezado con hechos biográficos de la vida de Burroughs.

David Cronenberg tuvo la suficiente visión para darse cuenta del gran proyecto de vida que es el propio Burroughs y lo filma en un meta-cine barroco, que es una alberca de alegorías para el conocedor y un viaje hacia el fin de las especies para el espectador, que con la sensibilidad necesaria, iniciará un culto. Es muy intersante el uso en esta cinta de efectos especiales físicos en contra de los efctos por computadora que no se han dejado de usar desde esos días.

La obra de este genial director ha sido influenciado por Burroughs, por ejemplo en Shivers (1975) o Rabid (1977), la amenaza es bacterial, orgánica, desde el interior del individuo, nocivos entes microscópicos que serán devastadores para la sociedad que se infecta a través del contacto físico. En Scanners (1981), Cronenberg continuá con su interés, iniciado desde sus años mozos, por la telepatía.

Autor: Psicanzuelo / Colaborador PS

Blog del autor: psicanzuelo

Leer entrega II / III

Leer entrega III / III

Keitai shosetsu: la novela celular que revoluciona la literatura en Japón

Arte

Por: admin - 04/20/2009

La también llamada novela de pulgares (thumb novel) es una muestra de la innovación tecnológica en la renovación del entretenimiento: inmediatez, economía y frescura; romance pop interactivo en el que los lectores eligen el destino
cell_phone_in_bath

La ficción celular es la nueva forma literaria entre la juventud japonesa. La también llamada novela de pulgares (thumb novel) se caracteriza por su temática romántica, su enfoque en temas de la adolescencia (especialmente atractivos para la mujeres) y su brevedad. La mayoría de ellas están escritas por jóvenes, entre los 18 y los 27, con poca o nula cultura libresca. Más bien, los autores han sido alimentados por comics, manga y cultura digital, por lo que el lenguaje responde a estas fuentes, en su inmediatez, economía y frescura.

La novela móvil es una muestra más de lo que representa Japón en la innovación tecnológica y en la renovación del entretenimiento: keitai shosetsu es el primer medio narrativo, de la era del mnsje de txto .Hoy, los japoneses usan más los celulares que las PC para comprar, vender, navegar, conversar, ver videos y desde hace no muchos años, para hacer y leer literatura. Como sabemos, los mensajes de SMS no admiten más de 140 caracteres, lo que obliga a estas novelas a ser precisas, sintéticas y contundentes. Esto no quiere decir que sean muy sofisticadas, ya que los jóvenes autores no tienen grandes preocupaciones estilísticas. Más bien, su interés está en contar y reflejar lo cotidiano: amor, amistad, decepción, marginación. Además, no muestran nada de ambientación, nada de desarrollo del personaje, nada de escenarios, sólo un hilo de conversación tenso, cargado de contracciones lingüísticas, términos nuevos y emoticones. Algo seco sin duda, pero que nos acerca más a lo la inmediatez, a lo real.

Otra de las características importantes de este tipo de novelas es que reciben una cantidad amplia de feedback a partir del mismo celular. Es decir, los lectores (cientos de miles en los casos de mayor éxito) envían comentarios al autor (siempre anónimo, representado por un avatar) lo que le otorga una renovada vitalidad el texto. No sólo pueden opinar, sino que pueden llegar a cambiar el curso de la historia, tal y como en aquellas novelas juveniles de “elige tu destino.”japanese_cell_phone_novelist-300x2851

Este entretenimiento on the go, algo análogo a la comida rápida, pero que en este caso responde a la necesidad ontológica del hombre de oir o leer historias, para romper el flujo temporal y cotidiano, tiene su origen en el año 2000. La novela “Deep Love” de Yoshi es el primer antecedente, y no fue creado por una joven atormentada de los suburbios de Tokio. Yoshi era un tutor en una escuela que pudo observa la naciente relación entre las mujeres y sus celulares. Esto lo llevo a crear una novela en línea que hablaba de prostitución infantil, (algo conocido en Japón como enjo kosai, donde las niñas se prostituyen con hombres mayores por dinero o ropa de diseñadores), drogas y SIDA. “Deep Love” eventualmente, se convirtió en serie de televisión, manga, película y, finalmente, una serie de libros que vendieron 2.7 millones de copias.

Desde este momento, el sitio Maho-i-Land se convirtió en el nodo principal para autores y consumidores de esta emergente forma literaria. Desde los inicios de la década, el sitio funciona como marmita para la creación digital, donde se ofrecen templates, consejos y foros y donde se almacenan más de nueve millones de novelas celulares, listas para descargar. Sin embargo, será el 2007 cuando la burbuja de la novela móvil reviente, ya que fue el año en que los editores de libros impresos decidieron imprimir novelas surgidas en celulares. En este año, la mitad de los libros incluidos en el top ten de ventas de las librerías japonesas habían sido creadas, originalmente, como novelas de pulgar. Se podría pensar que el fenómeno pudo haber sido contraproducente para la industria editorial japonesa. Sin embargo, la industria japonesa lleva más de diez años en picada, así que los editores (incluyendo a los más tradicionalistas), más que desdeñar el fenómeno, lo han acaparado como un salvavidas para la industria.

Una de las cosas que resultan más interesantes de este cambio de formato, es la síntesis. Al igual que en Twitter, los novelistas de pulgares no exceden los 140 caracteres en cada emisión. Estamos ante algo como la novela de cordel o de folletín, del milenio pasado, sólo que con un máximo de depuración. Además, para hoy, se han creado diferentes portales para emular el fenómeno en occidente (Quillpill) además de que en Twitter ya es posible encontrar cuantiosos ejemplos que siguen, si no la portabilidad, si la síntesis de las novelas de pulgares japonesas.

Aunque no hay preocupaciones estilísticas por parte de estos creadores, vale la pena decir que en el caso japonés están rompiendo con la tradición ya que han pasado de la escritura vertical a horizontal, ya que los procesadores de texto en los celulares no responden a la escritura tradicional. De igual forma, existe una conciencia del espacio entre caracteres o frases, algo que en la literatura canónica, se descubrió tarde (el siglo XIX, con la poesía simbolista, donde el espacio se vuelve semántico). En shosetsu, por ejemplo, la saturación de palabras y los pocos espacios dan a entender al lector una conversación violenta; un pasaje donde el espacio en la pantalla es amplio, da a entender una conversación quieta.

Valdrá la pena seguir de cerca el crecimiento mundial del fenómeno , si bien Japón representa, aun hoy día, el exotismo y la caldera de la vanguardia, es muy posible que seguiremos esos patrones de consumo narrativo, tal y como hemos convertido en fetiches los aparatos electrónicos. Será interesante ver si los 140 caracteres se convierten en lo que los alejandrinos son al soneto, o lo que el conteo silábico es al haikú: la métrica, el ritmo literario de nuestros tiempos.

Amplio artículo con entrevistas a autores aquí. Quillpill aquí. Artículo sobre un autor occidental que busca penetrar el mercado aquí. Más aquí.