*

X
Miles de personas ya usan Wolfram Alpha; no es el lobo que se comerá a Google, pero sí una excelente alternativa para obtener conocimientos específicos de una forma dinámica

a-wolfram-alpha1

Preguntale a Wolfram Alpha aquí.

El lanzamiento del buscador “inteligente” Wolfram Alpha pasó un poco desapercibido al adelantarse un par de días de lo previsto y tener problemas de soporte debido al enorme tráfico. Y aunque ha recibido algunas críticas negativas y ciertamente no será una competencia significativa para Google (ya que es muy diferente: Google arroja páginas, WA, calcula respuestas), Wolfram Alpha es sin duda, desde este fin de semana, una de las herramientas más útiles para obtener información específica rápidamente (y de forma estética) que existe en el mundo.

Creado por el genio matemático Stephen Wolfram, este “motor de conocimiento computacional” responde a preguntas y convierte la información genérica en respuestas específicas. Aunque por el momento su base de datos no es tan extensa (por ahora Wolfram sólo habla inglés y está limitado a ciertos ámbitos del conocimiento) su utilidad se demuestra particularmente para comparar datos. Por ejemplo, los valores nutricionales de diferentes alimento, comparar acciones de bolsa, comparar tamaños, temperaturas o estadísticas de países o de páginas de internet o cualquier cosa que se nos ocurra, siempre presentando gráficas y tablas relevantes.

Las posibilidades de encontrar información interesante son milones, pero es necesario aprender a usar la plataforma de Wolfram, para esto vale la pena ver los ejemplos de búsquedas.

Un ejemplo de cómo Wolfram puede ser muy útil: quiero probar si la teoría publicada por el Centro de Medicina Espacial de Berlín de que existen una relación entre la actividad geomagnética y el contenido de los sueños , y digamos que me acuerdo que el 11 de abril de 1991 tuve el sueño más raro de mi vida y en ese entonces vivía en Istanbul, entonces le preguntó a Wolfram: geomagnetic activity Istanbul on April 11 1991. Wolfram me da la respuesta para ese día (57.9 gauss)está cifra la puedo correlacionar con el promedio de geomagnetismo en Istanbul que también me arroja en la respuesta y así sucesivamente otros días hasta definir, sin tener que calcular nada yo (ya que Wolfram es una potente calculadora), si es que existe un correlación relevante entre el contenido de mis sueños y la actividad geomagnética de la Tierra. Encontrar está información en Google me llevaría varias búsquedas y varios links, entre prueba y error, y aunque en este caso podría usar la calculadora de Google, en muchos casos ésta no me serviría (y Wolfram Alpha resuleve todo tipo de operaciones matemáticas).

Además, emulando a Google, parece que Wolfram tiene visos del popular humor del robot torpe-inteligente, por ejemplo, cuando está sobrecargado:

sorry-daveOtra búsqueda divertida es 88 mph: la velocidad a la que Marty McFly tiene que manejar su auto (Delorean DMC-12) en la película "Back to the Future"para viajar en el tiempo.

Si uno busca what's the meaning of life: la respuesta es 42, según una referencia "A Hitchhiker's Guide to the Galaxy".

Otra funcionalidad es la de un diccionario con un plus, al escribir cualquier palabra en inglés nos responde su significado, su etimología y la fecha en la que se empezó a usar, así como una red de sinónimos y en algunos casos hasta un ranking de su frecuencia de uso, por ejemplo: la palabra person es la número 344 que más se usa oralmente y la 329 más escrita.

Una de las cosas que podrían quitarle popularidad a Wolfram Alpha es que (por ahora) las búsquedas deben de ser formuladas de una manera precisa y con la ortografía correcta para que entienda y lance su algoritmo a cruzar datos. Evidentemente hay que entender que se trata más que de un buscador per se, como Google, que se ha vuelto casi un genérico, de una herramienta de conocimiento computable. Si buscamos sexy girls in pajamas o gyms in miami, Wolfram no nos arroja ningún resultado. Pero si queremos saber la temperatura de todos los 18 de mayos en la ciudad de Kuala Lumpur (el máximo registrado fueron 36 grados celsius en 1996) o cuantas personas se llaman Skylor en Estados Unidos (15, 547, es el nombre 2145 más popular; 94.1% de los Skylors son de raza blanca) estamos a sólo un click.

Wolfram Alpha está fomentando la retroalimentación de sus usuarios para pulir sus resultados y la calidad de su experiencia (después de los resultados hay un espacio para mandar feedback).

Aunque tendrá que expandir su base de datos y cubrir una mayor cantidad de temas (y adaptarse un poco más a la mente de la cultura pop), para los que gustan de la información en su sentido más puro (desde la trivia hasta el reino de akasha) Wolfram Alpha se volverá una droga (n-infomanía). Yo no puedo dejar de meter palabras en su cajita naranja.

Wolfram Alpha, el primer buscador inteligente, podría cambiar el internet

Comparando searchs en Wolfram Alpha y en Google

Wolfram Alpha knows the Secret of Time Travel

El caso de un "twittero" en Guatemala que movilizó a la policía es una de las últimas señales de la creciente importancia de Twitter; armas digitales para los nuevos tiempos
1-twitter-la-revolucion-sera-twitteada-1

Por Armando Reygadas

La semana pasada una serie de acontecimientos que en un principio parecían suscribirse a una pequeña nación latinoamericana de pronto brincaron esa barrera cultural y de lenguaje para transformarse en un evento que llamó la atención de los principales sitios de noticias.

Todo comenzó luego de la aparición en YouTube de un video en el que aparecía Rodrigo Rosenberg. Este abogado guatemalteco había sido asesinado tan solo unas horas antes (el domingo 10 de mayo) y en la grabación acusaba de su asesinato al presidente de su país, Álvaro Colom.

El video comenzó a circular en internet de manera viral y muy pronto llegó a los foros internacionales. Mientras tanto en Guatemala hubo quien lo “quemó” en discos para salir a venderlo a la calle.

La comunidad usuaria de Twitter para pronto hizo suya la causa del abogado, la muerte de Rosenberg se debía a que había acusado al gobierno del asesinato de Khalil Musa y su hija; este empresario, por su parte, había argumentado que el banco central de Guatemal, Banrural, se estaba utilizando para lavar dinero de Colom y su camarilla. Musa se negó a participar en una operación ilegal a la que había sido invitado por los acusados.

A través de Twitter comenzaron a circular críticas y acusaciones hasta que un usuario, con el nombre de pantalla de janfer, colocó una simple frase: “Primera acción real ‘sacar el pisto de Banrural’ quebrar el banco de los corruptos.” (como pisto se refiere al dinero); janfer proponía retirar todo el dinero para así colapsar el banco oficial.

No habían pasado siquiera 24 horas cuando la policía irrumpió en la casa de Jean Fernandez, el verdadero nombre de jeanfer, donde confiscó la computadora y se llevó preso al joven ingeniero especializado en IT.

El acto fue seguido por una nueva avalancha de “Twittazos” donde los usuarios acusaban, informaban y se manifestaban a favor de la causa de jeanfer; se abrió un blog para seguir el caso de cerca así como una cuenta de PayPal para juntar el dinero de la fianza que había quedado fijada en el equivalente a seis mil dólares. El “Twittero” había sido acusado de “Incitar pánico financiero”.

Lo que llama la atención en el caso es la velocidad de acción: luego del arresto de jeanfer los enojados microbloggeros se quejaban básicamente de que, mientras el asesino de Rosenberg seguía tranquilo en la calle, la policía había tardado apenas unas 24 horas en encontrar y arrestar a un simple “reportero ciudadano” que practicaba su derecho de expresión.

¿Tanto miedo le tiene el gobierno de Guatemala a una simple red social?

Twetter ha sido criticado de manera amplia; su capacidad para exponer ideas cortas y a veces muy simplonas ha parecido a muchos comunicadores el colmo de la banalidad. “No le encuentro el uso” se escucha decir a muchos por ahí.

Sin embargo en Guatemala un solo “twittazo” bastó no solo para movilizar a la policía si no que también logró juntar a muchos miembros de esa comunidad quienes al domingo siguiente (el 17 de mayo) se congregaron en el centro de la Ciudad de Guatemala portando letreros de “Yo no hablo, yo twitteo”.

Tal vez ese sea el poder tanto de Twitter como de otras herramientas sociales que muchos han tachado de insignificantes y pueriles; el de juntar a la gente en torno de causas y de ideales; de transformar a los cibernautas en verdaderos ciudadanos dispuestos a usar su derecho de expresión, de utilizar un espacio libérrimo para decirle al gobernante en turno que sabe lo que está ocurriendo y que puede no estar de acuerdo.

Tal vez ese sea el temor de gobiernos como el de Álvaro Colom.

Más información:

Twitter y la revolución en Moldavia (Wired)

Roberto Rosenberg: "Si usted está viendo este mensaje es que fui asesinado por el Presidente"

Blog del autor: Reseñando