*

X
Las grandes corporaciones se enfrentan hoy a un escenario que tiene una clara advertencia para ellas: descentralizar y abrirse, o morir..

anticorp

Hace un par de décadas cuando internet empezaba a perfilarse como nuevo paradigma para la conslidación de la llamada "sociedad de la información", el profesor del MIT, Tom Malone, comenzó a imaginarse las posibles repercusiones de esta nueva faceta de la humanidad.

Su ejercicio imaginario quedó impreso en distintos artículos y reflexiones escritas que definían proyecciones concretas para esta nueva era. Entre ellas aparecía una condena contra las grandes megacorporaciones al afirmar su "descentralización y externalización", lo cual eventualmente derivaría en un modelo de ecosistemas industriales formados por redes de nodos activados y sintonizados. Evidentemente este escenario que Malone previó hace 20 años no contempla la supervivencia del tradicional modelo corporativo.

La principal razon de este transformación atiende a que los grandes conglomerados estan simentados sobre estructuras extraverticales, originalmente diseñadas para economizar los llamados "costos de transacción", costos implícitos en la coordinación y el intercambio de información entre los equipos y células involucrados en la cadena de producción o servicio. Sin embargo estos costos, con la aparición de las holo redes distribuidoras de información, se desvanecieron.

Este fenómeno resulta en que pequeñas organizaciones tienen la misma efectividad de interconexión que las grandes corporaciones verticales, pero además gozan de todos los beneficios de construir en campo abierto: flexibilidad, inmediatez, agilidad, y cooperación orgánica. Esto representa una ventaja competitiva tal que es suficiente para pensar que los millones de Davids terminarán por expulsar a las decenas de Goliats del nuevo mercado.

Hoy surgen de manera casi espontánea compañías que se crean en unos cuantos días, contruyen redes de trabajo entre varios proveedores y unos cuantos empleados, quienes trabajan en conjunto para resolver un proyecto en particular. Al término de este los integrantes se dispersan o reacomodan en sus respectivos sitios. Eventualmente todos los involucrados volverán a conformar distintos equipos humanos, en su mayoría con lineups inéditos, y enfrentarán una nueva aventura productiva.

Durante una entervista en 1998, Malone afirmó a la revista Wired:

"Imagina a un AT&T que se fragmenta no en dos o tres grandes compañías, sino en doscientos o trescientos mil pequeñas compañías"

Al parecer el escenario descrito en los párrafos anteriores plantea dos simples opciones para las grandes corporaciones que han dominado sus respectivos mercados durante las últimas dos o tres décadas: agonizar lentamente hasta que los muros del imperio comienzen a desmoronarse, o descentralizarse voluntariamente en pro de modelos orgánicos de organización laboral.

"Esta especie de radical y voluntaria descentralización, representa una atractiva y viable alteranativa para las grandes compañías"

Por su parte Paul Graham, "el papa oso" de los startups de tecnología, se explica así la insostenibilidad corporativa:

"Resulta ser que la regla que afirma que las organizaciones grandes y disciplinadas triunfan, necesita ahora un pequeño apéndice al final con la advertencia: únicamente en escenarios que cambian lentamente. Nadie sabía lo que pasaría cuando el ritmo del cambio alcanzara cierta velocidad"

Más allá de las acertadas predicciones del profesor Malone, y las explicaciones de Pappa Bear Graham, lo que podemos confirmar es que la velocidad con las que nuevos escenarios surgen o se desvanecen, y la fugaz vigencia de hábitos, módelos, y paradigmas, amenazan la estabilidad de algunos de los pilares más sólidos en la cosmovisión de las sociedades contemporáneas, lo cual indiscutiblemente nos lleva a afirmar que estamos viviendo una era apasionante.

Via Wired: The New New Economy: More Startups, Fewer Giants, Infinite Opportunity

Programa tu propio dinero

The New Socialism: Global Collectivist Society Is Coming Online

Secret of Googlenomics: Data-Fueled Recipe Brews Profitability

El verde no es vida para el Partido Verde de México; en un ejemplo de las posibilidades de la incipiente domocracia electrónica, un grupo de Facebook organiza campaña viral de denuncia

n84587553725_1682El oportunismo del Partido Verde Ecologista de México ya le costó su desafiliación de "la familia de partidos verdes", al optar por apoyar la pena de muerte aprovechando la coyuntura del pánico, en su intento de conseguir votos y tener una tajada del pastel de la partidocracia (o "cleptocracia"). Como es lógico y coherente en una ideología (como el "verde es vida"), la organización de los partidos verdes de Europa rechaza la pena de muerte.

Jugando con esto ha surgido en Facebook un grupo con el atinado nombre "Pena de muerte al Partido Verde". Y si bien es poco probable que el "Verde" pierda su millonario registro, es sin duda una iniciativa interesante, un ejercicio de democracia electrónica civil en Internet, cuyas características de organización viral, en buena medida independientes de los oligopolios mediáticos, son quizá lo único bueno que le ha pasado últimamente (y sobre todo que le podría pasar en un futuro) al escenario político de un país como México. Tal vez sólo el Internet pueda salvar a la política. Por esto habría hacer que el campo de batalla sea cada vez más el Internet, aunque para que esto suceda, para que hagamos la "digitalización política", es indispensable tener un mayor acceso y una mayor velocidad de conexión.

Es doblemente interesante que este grupo de social media que rechaza al Partido "Verde" está conformado en buena parte por gente que conoce personalmente a los miembros de este partido, testigos directos de sus dudosas cualidades morales. Una denuncia que busca dar a conocer algo evidente: que este partido seudoverde de México (de color "verde vómito del exorcista" dice un comentario en Facebook), más que una propuesta política es una mafia mezquina de juniors provenientes de zonas acomodadas del área metropolitana del país con poca educación que juegan a ser diputados utilizando la infraesctructura de los contribuyentes para montar su fiesta en grande. Como si las Lomas de Chapultépec no les bastaran y quiseran llegar todos al jetset de St. Tropez.

El grupo de "Pena de muerte al Partido Verde" tiene ya más de 9000 miembros, mientras el grupo del Partido Verde Ecologista de México en Facebook que más miembros tiene cuenta con sólo 431 (existen otros grupos locales, pero ninguno supera esta cifra). Esto prueba un par de cosas: que el Internet es un medio libre que permite a la gente organizarse con rapidez y sin gastar mucho dinero aprovechando la "inmaterialidad" del ciberespacio (el éter es gratis) y que los partidos y sus mafias aún no saben como usarlo para transmitir su vieja demagogia (principalmente porque el internet no es del todo afin a la demagogia y a la manipulación: la interactividad y la multidireccionalidad de los mensajes dificultan el viejo modelo).

Esto es la clave que abre una posibilidad donde parecía que se agotaban: la pasividad ciudadana es afin a un medio pasivo como la televisión que además centraliza el poder, pero el Internet es necesariamente participativo, tribal, rizomático: los contenidos cada vez más, para que funcionen, necesitan ser interactivos, permitir feedback y hasta ser generados por los usuarios. Las manifestaciones políticas del futuro tendrían que ser generada por los usuarios desde las calles del Internet.

Sin embargo, sería importante tomar conciencia que los mismos partidos ya rediseñan sus estrategias electorales tomando en cuenta las características del Internet, particularmente para el 2012, influidos por el éxito de Obama. La reciente visita del "gurú de la democracia electrónica", Ravi Singh, para entrevistarse con dirigentes de los partidos e instalar una oficina en México, es una señal de lo que se acerca. Ravi Singh ofrece un poderoso software electoral como plataforma para lanzar una campaña, pero este software puede ser usado también por los ciudadanos. La herramientas están al alcance, el internet en sí las democratiza, ahora hay que empezar a jugar el juego y llevarlo al siguiente nivel y los políticos tradicionales no podrán seguir manipulando las reglas. Es el momento de hackearlos.

Grupo de Facebook