*

X
De la mano de su poderosa base de datos, Facebook quiere destronar a Google y materializar su visión de un Internet personalizado donde los usuarios naveguen con una cuenta única y reciban anuncios hechos a la medida

web-trend-map-2009-1

En el 2007, el año que vio a la red social Facebook catapultarse a la ligas mayores del Internet, Google que ya se estaba consolidado como el nuevo amo y señor del universo internetero, hizo una oferta multimillonaria para adquirir un pequeño porcentaje de Facebook, pero ésta solo fue usada para inflar su precio y aceptar los 240 millones con los que Microsoft adquirió el 1.6% de Facebook. Lo que le interesaba a Google, fundamentalmente, era la inmensa y jugosísima información personal de los usuarios de Facebook y su potencial para generar anuncios a la medida.

Desde ese momento nació la enemistad entre Facebook y Google; la empresa fundada por el estudiante de Harvard, Mark Zuckenberg, se alío con el archirival de Google y se juró a la tarea de destronar a la empresa de Mountain View.

Facebook tiene la visión de un Internet "humano y personalizado", donde nuestra red social (amigos, colegas, familiares) es nuestra fuente principal de información.Esto es una especie de gráfica social que nos orienta en islas privadas de intercambio informativo; a diferencia de la visión matemática, eficiente, maquinal, basada en el hermético y evolutivo algóritmo de Google (especie de meta-fórmula de Coca-Cola digital). Aunque está máquina sea divertida e intente conservar el espíritu lúdico de Internet, de la sorpresa, el caos y el azar, Facebook cree que los usuarios prefieren el confort y el control de la información.

Esto se planea realizar a través del proyecto de Facebook de optimizar su buscador interno, el cual está ligado al de Microsoft. Facebook cree que nos interesará más saber las sugerencias de nuestros amigos relacionadas con Transformers 2 o sobre Megan Fox, que lo que piensa una persona desconocida. Y por otra parte debido a que nuestros amigos también publican links hacia el Internet, Facebook sería nuestra puerta de acceso a la Red, como una especie de gatekeeper.

Además Facebook, al asociarse con miles de sitios, como Digg, CNN, el Hffington Post, etc., a través de sus aplicaciones Facebook Connect y Open Stream, le permite a sus usuarios conectarse desde sus sitios asociados a su perfil sin tener que acceder a su página de Facebook y así compartir información con sus amigos dentro de estos sitios. La visión suprema de Facebook es que un usuario pueda navegar por toda la red conectado a un único perfil. No más anonimato. Esto evidentemente también le permite y de hecho le da el permiso a Facebook de seguir recavando información de sus usuarios.Y de realizarse, podría significar que todos nuestros movimientos a lo largo del World Wide Web serían registrados y alimentarían a una monstruosa base de datos.

worm_eat_googleGoogle también tiene una inmensa cantidad de información de sus usuarios, que por una parte recopila a través del historial de búsquedas que hacen mientras están conectados a algunos de sus servicios, como Gmail o YouTube. Los anuncios de Google se basan en el contenido de la página que visitas y, en algunos casos, en tu historial de búsqueda. Google, cuyo lema es "Don´t be evil", ofrece la opción de deshabilitar los anuncios customizados según nuestro historial de búsqueda.Claro que muchos ni siquiera saben que toma en cuenta nuestro historial de búsqueda para generar anuncios o incluos a veces en la los resultados que arroja en una búqueda y menos que esto se puede desactivar.

La información de Google, aunque probablemente pueda ser utilizada y analizada de formas bastante eficientes, no se compara con la cualidad específica de información que tiene Facebook. Que además tiene la capacidad de saber cómo y con quién se interactua con esa información, lo cual le permite crear una especie de focus groups automáticos, lo cual es sumamente valioso para una marca.

Ahora bien, aunque el crecimiento de Facebook es notable (con más de 200 millones de usuarios, casi una quinta parte de la población total del internet) y según la empresa Hitwise en algunos casos, como el del celebrity blogger Perez Hilton ha superado a Google en digir tráficos a ciertos sitios, aún no ha encontrado una forma de capitalizar su información. Mientras que Google ganó 4.2 mil millones de dólares el año pasado, Facebook gastó 75 millones de dólares más de los 275 millones que ingresó.

Y este es el gran problema de Facebook, cómo capitalizar su base de datos, verdadero oro en potencia, sin que sus usuarios se sientan invadidos. El truco es hacer que se sientan cómodos compartiendo sus datos (su mina de oro) y hacerles pensar que navegan por confiables terrenos privados y no por terrenos minados. Pero hasta la fecha todas sus inciativas en este sentido han sido rechazadas, como fue el proyecto Beacon y la controversia por los términos de uso, en los que Facebook se declaraba dueño eternamente de la información de sus usuarios.

Con cierta desesperación Facebook ha buscado copiar a otras empresas como Twitter, con el registro de los vanity URLS, acercándose al Internet abierto y acaparar el mercado.

Por otra parte Facebook,que se caracteriza por seducir empleados de Google, planea vender anuncios en sus sitios asociados, una especie de Google Ads, pero en base a sus datos. Y ha creado un sistema de anuncios diseñados para esparcirse viralmente.

Si bien Facebook parece vigilar celosamente a la competencia y dedicarse a copiar más que a inovar, Google también se caracteriza por reaccionar a las inovaciones de la competencia con su propia versión de plataformas populares. Tal es el caso del próximo a estrenarse Wave, que permite a sus usuarios compartir información o de las página personales de Google, una respuesta evidente a los perfiles de Facebook.

Su CEO Mark Zuckenberg ha descrito a Facebook como una inovación que sucede una vez cada siglo, más representativa que el mismo Google. Y al parecer su ambición no es poca. Entre su junta de directores se encuentra Peter Thiel, de la llamada Pay Pal Mafia, quien tiene relaciones de negocios con organizaciones como la CIA y que según algunos es el verdadero estratega detrás de Zuckenberg. Aunque Facebook ha aclarado que los usuarios tienen control absoluto de qué comparten y qué no, es difícil no imaginar posibles escenarios orwellianos donde Facebook y su proyecto de crear una nueva Internet, una Intranet amurallada en la que controlan buena parte de los accesos a la red pública, se convierte en el Big Brother de una sociedad tecnotrónica.markoff-sub

Por otra parte Google, pese a proyectar una imagen cool y aparentemente enarbolar el espíritu de libertad del Internet, tampoco es un santo filantrópico de los datos y en alguna ocasión se ha tenido que contradecir por haber declarado que no usaba la información que recolecta de sus usuarios, algo que evidentemente hace.

No queremos ser paranoícos, pero tampoco queremos que dividan y restringan el Internet como algunos países, alíados a ciertos gigantes informáticos, ya hacen o planean hacer.

Como Google y Facebook saben, la información es sumamente valiosa, como una especie de éter que puede convertirse en oro. Cuidemos nuestra información, sin dejar de jugar y vigilemos a los que nos vigilan. No queremos que suceda lo que imaginó Zbigniew Brzezinski, ex Consejero de Seguridad Nacional de los Estados Unidoos, en su libro La Sociedad Tecnotrónica:

"At the same time the capacity to assert social and political control over the individual will vastly increase. It will soon be possible to assert almost continuous control over every citizen and to maintain up-to-date files, containing even the most personal details about health and personal behavior of every citizen in addition to the more customary data.

"These files will be subject to instantaneous retrieval by the authorities. Power will gravitate into the hands of those who control information. Our existing institutions will be supplanted by pre-crisis management institutions, the task of which will be to identify in advance likely social crises and to develop programs to cope with them."

Vía Wired: Great Wall of Facebook: The Social Network's Plan to Dominate the Internet

Do We Need a New Internet? (New York Times)

With Friends like these… Tom Hodgkinson on the politics of the people behind Facebook (relación de la CIA y Facebook en The Guardian)

Is Facebook Killing Google Softly?

Google will eat itself: la autofagia del gigante

Google May Know More About You Than Your Mother

La aberrante práctica de las potencias mundiales que arrojan sus desechos tecnológicos en países de África y Oriente, podría acarrearle serios problemas a su seguridad nacional

tecnobasura_africa_ghana_desechos_tecnologicos No es una novedad que las naciones industrializadas utilicen como basureros para sus productos hi-tech a los países pobres. La novedad es que si hasta ahora las rutas favoritas del tecno-trash llevaban hasta áreas remotas del extremo oriente -como las provincias mas pobres de China- recientemente el camino de computadoras, scanners, impresoras, hard drives y celulares desechados ha mirado hacia el continente Africano.

Lamentablemente, en promedio, sólo el 25 por ciento de estos aparatos resulta reutilizable, todo lo demás se almacena en futuristas basureros ciber-punk (como “La Comuna” de la fuertemente recomendada serie de anime japonés Ergo Proxy) y luego es incinerado en una infernal hoguera de productos químicos, metales y materiales plásticos, que libera una nube fuertemente toxica: ultimo y mortífero regalo de las naciones ricas a los habitantes de esas desventuradas áreas del planeta.

La venganza africana, poca cosa frente a los irremediables daños de salud que sufren sus habitantes, llega de Ghana, donde un equipo de periodistas canadienses -investigando los efectos del e-waste en ese país- ha descubierto una falla en el sistema de seguridad de Estados Unidos.

En el basurero de Korle Lagoon, en las afueras de la ciudad mas grande de Ghana, por solo 35 dólares, los reporteros de la University of British Columbia pudieron adquirir 7 hard-drives usados, y con ellos informaciones sensibles sobre los anteriores propietarios -números de sus tarjetas de crédito e información sobre sus cuentas bancarias, entre otros canapés informativos. En particular, uno de los discos, propiedad de un empleado de Northrop Grumman –una empresa que ofrece servicios de seguridad al gobierno de Estados Unidos- detonó una verdadera caja de Pandora: desde sus entrañas brotaron centenares de contratos gubernamentales, muchos de ellos involucran al Pentágono, por cifras que suman más de 22 millones de dólares. El disco contenía también las instrucciones para mantener la seguridad de los datos, pero nada estaba encriptado.

Denuncia James Dury, quien trabaja en seguridad de datos para el FBI:

“Los contratos del gobierno deberían de ser confidenciales. Si yo descubro como el gobierno recluta la gente para los trabajos de seguridad, podría entonces entrenar una persona que encaje en ese modelo y meterlo adentro. Si yo tengo mi gente adentro, el gobierno pierde su seguridad.”

tech-090623-burning-ewaste-ghana-dump

Y por supuesto, como afirma Peter Klein –jefe del equipo de investigación- la policía del Ghana informa que distintas bandas criminales operan en el basurero (apodado Sodoma y Gomorra, entre los locales) rastreando el contenido en búsqueda de datos útiles y vendibles al mercado negro de la información.

Los únicos beneficiados de este desastre humano y ambiental (junto con los países ricos que se liberan de su tecno-basura) son las “mafias” locales, mientras la población en general y los trabajadores del vertedero sufren condiciones muy adversas:

“La vida esta muy difícil –declara el periodista Ghanense Mike Anane- ellos comen aquí, rodeados por desechos electrónicos. Básicamente están buscando ganarse la vida, pero uno se puede fácilmente imaginar las condiciones de salud implícitas en su vida diaria.”

En China (país pionero) el comercio de tecno-basura se ha vuelto un negocio millonario. La sureña ciudad de Guiyu, por ejemplo, conocida como “the dirty little secret of the hi-tech industry” ha sido literalmente construida alrededor del trash-business. Un escenario apocalíptico formado por millas y millas de nada mas que viejos componentes electrónicos.

El activista ambiental Jim Puckett afirma frente a este escenario:

“Las mujeres de aquí literalmente cocinan tarjetas y circuitos para extraer las pequeñas cantidades de oro que contienen. Están sentadas ahí, respirando el humo de la lata y de las soldaduras de plomo, es abrumador…”

Según la organización de Greenpeace, la regulación internacional ha prohibido la exportación de ciberdeshechos a los países en desarrollo, pero generalmente estas reglas son ignoradas. Esta práctica permanece como algo legal en Estados Unidos, y a pesar de que este país ha firmado la Convención de Basilea, creada en 1980 para contrarrestar los efectos de este tipo de basura tecnológica, los estadounidenses aún no han rectificado su compromiso.

En el primer mundo a nadie parece preocupar realmente esta futurista amenaza, una solución ecológica al problema implicaría gastos que las empresas no quieren enfrentar. Ojala no sea necesario esperar el llanto del primer niño hibrido hombre-maquina salir de algún basurero hi-tech de África o China, para que los gobiernos empiecen a tomar medidas para contener este desastre.

basurero_tecnologico_tecnobasura_africa_ghana_estados_unidos

Autor: Stefano Milano / Colaborador PS

steno.df@gmail.com

Blog del autor: delicatessenz

Otras contribuciones de Stefano Milano:

La nube Asperatus a punto de confirmarse como una nueva especie

Vigilantes fascistas listos para entrar en acción en Italia

Orgías oligárquicas en la Rusia contemporánea

La sentencia contra Pirate Bay: una oportunidad perdida

El caso Mahmoud Abu Rideh: denigrante injusticia en la tierra de los Windsor

Mas Info:

Ghana: Digital dumping ground

High Tech Toxic Trash in Ghana