*

X
Las últimas encuestas muestran que la popularidad de Barack Obama ha decaído desde que asumió la presidencia hace unos meses: y esto podría representar el fin del coíto post electoral

barack_obama_presidente_eu_divorcio_matrimonio

Parece que los días de sexo astral en un paradisíaco hotel de la costa de Indonesia, con chocolatitos en la almohada, desbordantes frutas eróticas, flores por doquier y un jacuzzi en la habitación, han terminado... Barack Obama ya no es más ese radiante nuevo esposo que carga a su país a la cama mientras éste sueña seducido con orgásmicos panoramas en un futuro inmediato. Su permanente sonrisa y su cara de honeymooner aparentemente ya no son suficientes para mantener la confianza de su hasta hace poco idolatrante electorado.

Según la última encuesta publicada por USA Today / Gallup, sin duda una de las de mayor peso en la escena política de Estados Unidos, la popularidad de Barack decayó nueve puntos desde enero pasado. Una caída ciertamente relevante en la métrica de aceptación de cualquier figura pública, y más tratándose de un recien llegado presidente.

Al parecer la cruda recesión económica que azota al país, sumado a una cierta desconfianza frente a su programa económico, han mermado de manera importante el rating de Obama frente a sus gobernados. Su popularidad se encuentra actualmente en un 55% lo que resulta en una tenebrosa comparación con el período de George W. Bush, que a la misma altura de su gobierno en 2001 se ubicaba un punto arriba con 56% (aunque esto probablemente demuestre más el aletargamiento de la población en ese entonces y el poder de Fox News en la opinión pública, que otra cosa).

Por ahora solo queda a Barack trabajar duro y tomar decisiones precisas y redituables en temas clave, como lo son la economía interna, las relaciones al exterior, y la salud pública. Pero también deberá acertar en cuestiones aparentemente simbólicas, pero que a la larga determinarán buena parte de su lugar en la historia, como el medio ambiente, su mano dura con los lores obscuros de las finanzas, sus incentivos a medidas como la energía alternativa, el respeto integral a todas las minorías, y por qué no, la parcial legalización de la drogas.

Más Obama en Pijama Surf:

Obama, el gran seductor de audiencias que aún debe probarse como presidente

Obama llega a las tachas: drogas en forma de caricaturas

“Barack Obama” más peligroso que “Viagra”

Peter Souza, co-creador de la imagen ‘cool’ de Obama

El ejercito encuentra la fábrica más grande de drogas sintéticas en la Sierra Madre Oriental; justo el día en que se reunieron Calderón y Obama para hablar del tema
narcolabo La Sierra Madre Oriental es un verdadero paraíso para los carteles de la droga mexicanos. El ejército mexicano encontró, escondida entre las montañas, la más grande fábrica de drogas sintéticas del mundo, parte esencial de la vida económica de Las Trancas, municipio de Tamazula, Durango. El narcolaboratorio tenía capacidad de producir alrededor de 100 kilos diarios de droga sintética: cristal, ice, éxtasis, así como empacar productos más ligeros como mariguana. Se calcula que por cada kilo de droga producida se puede llegar a obtener una ganancia de poco más de cien mil dólares libres de impuestos, es decir, en sus mejores días el laboratorio llegó a generar alrededor de 30 millones de dólares mensuales de productos para el consumo humano. La envidia de Roche o Bayer. La fabrica de estupefacientes, de apenas 240 hectáreas, con pista área, telefonía, luz, agua, lavandería, internet, abastecimiento de víveres y cocinas, enfermería, dormitorios, con ocho toneladas de mariguana, 32 mil litros de productos químicos, cientos de kilos de drogas sintéticas, 18 vehículos, armas, cartuchos, uniformes falsos de militares, 32 instalaciones para procesar drogas sintéticas, empaquetar y pesar mariguana fue descubierta el mismo día en el que el presidente Barack Obama, de Estados Unidos y Stephen Harber, de Canadá, participaron con su homólogo mexicano, Felipe Calderón, en la Cumbre de Líderes de América del Norte en Guadalajara, Jalisco, donde el narcotráfico fue uno de los temas principales. No estamos seguros que el descubrimiento de la fábrica más grande de narcóticos del mundo sea resultado de la gran capacidad de investigación de las autoridades mexicanas pero sí de la gran capacidad para desarrollar estrategias mediáticas que se sincronizan casualmente con visitas estatales y planes de apoyo al combate a las drogas. El Universal Fotogalería Reuters