*

X
Mientras montan campañas ecológicas y de conciencia planetaria muchas celebridades contaminan por sí solas más que miles de personas juntas

1__bono_destruyendo-el-planeta

La verdad es que Bono no nos cae muy bien, juntándose con el Dalai Lama y Richard Gere y diciendo que va salvar a los niños y a la gente de África, todo lo cual está muy bien, sólo que no le creemos, parece pura pose, faux humanitarian, con sus eternas gafas de rockstar chacal. Nos hacer recordar la escena en la novela American Psycho donde Patrick Bateman va a un concierto de U2 con un par de sexy chicas neoyorkinas y se mete un poco de coca en una limo y llega al concierto y está un poco malviajado porque todos decían que U2 era la mejor banda del mundo (estos son los finales de los 80s) pero el no entiende por qué y tiene una ocura epifanía viendo a Bono a los ojos y dice que es como ver al diablo. Un dios falso. Y Bateman es un asesino de vagabundos, violador y triturador de sus amigas. Así que, como va el dicho: takes one to know one.

Bono, que pergona al mundo sus múltiples acciones benéficas, metafilántropo que incluso tiene una columna verde en el New York Times, tiene una huella de carbono descomunal. Su nuevo tour con U2 equivale a 90 mil personas volando de Dublín a Londres, a la basura creada por 6500 hombres británicos al año (igual que dejar un foco de 100 watts prendido por 159 mil años), docenas de veces más contaminate que el tour mundial de Madonna en el 2006 . U2 tendría que plantar 20, 118 árboles para neutralizar sus emisiones de carbono de este año.

Claro que se podría objetar que seguramente U2 dona millones de dólares a los niños de África o protagoniza una campaña de conciencia ecológica, pero acaso no es contradictorio que los voceros mundiales de un movimiento de conciencia verde (sólo porque es cool, o es menos culpa) sean los individuos que más destruyen al planeta, (puesto que, aunque para algunos sea sorprendente, el dinero, aunque sea verde, no es algo que salve al planeta). Algunos sitios permiten sacar tu huella de carbono: en Alternet calcularon la huella de carobono de Bono y resulta que se necesitarían 60 planetas para mantener el estilo de vida del cantante de U2. (Algo similar ocurre con celebridades "altruistas" como Angelina Jolie, etc.)

Así que, y tal vez nos estamos excediendo (con el palacio de William Blake en la glándula plineal) , pero Walk the Talk y Fuck U2 (not you)

Calcula tu huella de carbono aquí

How Angelina, Madonna, Gisele and Bono are Destroying the Planet

Steve Miller es un Dj que asegura ser alérgico a las ondas que transmiten inalábricamente la señal de internet; aparentemente de trata de un acentuado caso de hipersensibilidad electromagnética
wificamo3

Como uno de los casos más extraños, y sin duda más aberrantes para sufirir en estos tiempos, ha surgido una nueva especie de alergia... al Wi-Fi. Fenómeno que representa sin duda uno de los males más disfuncionales a estas alturas del desarrollo humano, donde la red de ondas inalabricas que permiten la transmisión de datos vía internet cubre buena parte de las grandes ciudades del mundo.

Steve Miller podría considerarse así mismo un tipo con pésima suerte digital. Asegura que el espectro de la Wi-Fi waves le ocasiona malestar general, mareo, y desestabiliza su sistema nervioso. Lo anterior provoca que Stevie, un Dj residente en un nightclub de su natal Cornwall, al sur de Inglaterra, tenga serios problemas para viajar en avión, hospedarse en la mayoría de los hoteles, o incluso visitar las principales avenidas, plazas, y parques de las grandes capitales del mundo. Incluso los hospitales parecen resultar espacios malignos para este extraño malestar que lo aqueja.

Según algunos estudios apróximadamente el 2% de la población mundial, pensando en la digitalmente activa, manifiesta ciertos síntomas de lo que han llamado "hipersensibilidad electromagnética", una especie de vulnerabilidad frente a los espectros del cyberlifestyle que hoy es absolutamente común en cualquier gran ciudad. Sin embargo el caso de Stevie parace ser algo bastante original ya que hasta ahora no se había detectado tal sensibilidad frente a las ondas del Wi-Fi, una de las manifestaciones electromagnéticas más sexys y poderosas en las sociedades contemporáneas..

Por ahora nuestro amigo vive recluido en su casa, con muros de casi 40 centímetros de grosor, tratando de evitar los invisibles fantasmas dgitales como si se tratara de un terrorífico juego de Atari versión ciencia ficción donde probablemente jamás habrá un ganador... En Pijama Surf somos apasionados amantes de la data que recorre el aether montada en olas digitales, pero desde aquí mandamos un saludo al buen Stevie, también concocido como Dj Aferlife, con quien nos acomedimos, y le deseamos suerte en su hazaña de escapar al Wi-Fi.

Vía Telegraph