*

X

Dios en el cerebro: creencias religiosas desarrollan inteligencia social

Sociedad

Por: pijamasurf - 10/05/2009

Científicos estudian la influencia de las experiencias religiosas en el cerebro: al parecer la idea de dios afecta la materia cerebral activando regiones empáticas vitales para la evolución social del hombre

TheHologram12-full

Al escanear el cerebro de personas que creen en Dios se revela que la religíon está involucrada en regiones neurológicas vitales para la inteligencia social. Esto es, más allá de que exista Dios o no, la creencia religiosa en algún momento fue muy útil para propiciar la evolución de la mente humana.

En un estudio realizado por el Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos, personas que reportaron haber experimentado íntimamente a Dios, participaban en comportamientos religiosos o hasta tenían "temor divino", tendieron a mostrar mayor tamaño en las regiones cerebrales relacionadas con la empatía, comunicación simbólica y regulación emocional. El intento del estudio no era encontrar el punto de dios (o punto G del cerebro), sino estudiar los patrones dentro del cerebro en personas que dicen ser religiosas.

Según el Dr. Jordan Grafman, la capacidad de albergar pensamientos religiosos podría haber contribuido en llevar al cerebro primitvo a su forma actual de sofisticación social. Grafman cree que los origenes de la creencia en la divinidad residen en los mecanismos que evolucionaron para ayudar a los primates a entender a sus familiares y a otros animales. "Intentamos usar los mismos mecanismos sociales para explicar fenómenos poco comunes en la naturaleza".

La eterna pregunta en este caso, es si dios se descargó en el cerebro del hombre como una neuro huella digital (o un inevitable holofractal de su indentidad con el universo, de que en un quantum está encriptada la información de todas estrellas) o si el cerebro del hombre, desde el más puro materialismo, creó la idea de dios, la cual en la medida que le sirvió evolutivamente se dispersó como se dispersa un virus.

Se ha encontrado que existen cicrcuitos neurológicos en el cerebro frontal que están "cableados" para dar lugar a la idea de dios, esto es parte de una rama de la ciencia conocida como Neuroteología. Esta discipina ha sido criticada por reduccionista.

Otro tema interesante es como una idea transforma la materia (creer es crear: la idea de dios electromagnéticamente esculpe zonas cerebrales) lo que nos dice mucho de la neuroplasticidad de nuestro cerebro, y nos revela cómo es posible autoprogramarnos si en realidad lo queremos, puesto que de cualquier forma nuestro pensamiento (caótico, involuntario, trivial, o como sea) nos está programando. Existe un inevitable nuevo canto cósmico desde el centro que está en todas partes (pero su circunferencia en ninguna) e incluye con pruebas a la ciencia y con imaginación a la magia: mente sobre materia.

Religious Experience linked to brain social regions

Searching for God in the Brain

God and the Brain

El cerebro holográfico

How consciousness creates reality

Programming and Metaprogramming in the Human Biocomputer

Te podría interesar:

El Harry Potter verdadero tiene una vida miserable

Sociedad

Por: pijamasurf - 10/05/2009

Se llama Harry Potter y trabaja en un banco en Londres, maldice el día que JK Rowling escribió su famosa novela hechizando su vida

harry-potter-de la vida real

Llamarse Harry Potter no es tan mágico como se podría pensar, al menos no para Harry Potter, un joven inglés de 20 años (los mismos que el actor Daniel Radcliff). Este joven londinense maldice el día que la escritora J.K. Rowling eligió llamar al personaje principal de su saga de novelas "Harry Potter", como si fuera un hechizo, puesto que él ya se llamaba así por 8 años y los siguientes doce han sido como una mala broma. De hecho, recientemente se ha postulado la posibilidad de que Potter sea el Anticristo.

Al igual que el protagonista de la ficción Harry tiene una cicatriz en la frente.

harry-potter-verdadero
El joven Potter trabaja en el banco Lloyd's y recibe chascarillos permanentes de sus colegas y amigos, su novia hasta le pidio ver su pasaporte. Cuando dice su nombe en público, o a la policía o al gobierno, siempre se piensa que está haciendo una broma. Desde pequeño en la escuela o jugando futbol, no faltaba la chasca ocasional haciendo referencia a su nombre y a la magia o falta de, que debería de generar Harry. Cuando intento obtener su pase de la temporada para el club de futbol Portsmouth, tuvo que hacer un papeleo extra porque la oficina de boletos no le creía por teléfono que su nombre era real.

Al parecer Potter no ha aprendido a reirse de sí mismo o a obtener un subterfugio mágico para alquimizar las burlas y erigirse como su propio fénix. Tal vez podría tener un lugar privilegiado en el espéctaulo de comedia que llamamos universo donde el Cosmic Joker dice chistes: y crea mundos y donde quizás el despertar es simplemente entender el chiste (del cual nosotros somos el punchline) y reírse, reírse como quien se muerde la cola, o se autodevora (¿la cola entre las patas: ouroboros, es el orgasmo de la eternidad?)

¿Habría que preguntarse quién es más real Harry Potter o Harry Potter?

Vía Daily Mail

Guns and Dope Party:Every Ostrich is a Tsar