*

X

El cerebro tiene un botón de delete (aprende a usarlo)

Ciencia

Por: Pijamasurf - 09/12/2016

El cerebro humano tiene un sistema natural de jardinería y limpieza que es vital para que podamos seguir aprendiendo

En los últimos años de investigación, neurocientíficos han empezado a entender que la complejidad con la que trabaja el cerebro para aprender nuevas cosas depende también  de un proceso de eliminación de conexiones poco útiles. La metáfora que han empleado es la de una forma de jardinería neural, donde existen ciertas células que hacen un trabajo de cortar, por así decirlo, las hierbas malas, parásitos o excrecencias inservibles. Este sistema de depuración que mayormente ocurre cuando se duerme o se descansa profundamente –como puede ser durante la meditación– ha sido comparado con un botón de delete o borrar que el cerebro emplea para crear espacio como si fuera una computadora que necesita memoria.

Se suele decir que las neuronas que se encienden juntas se conectan entre sí, esto explica cómo se refuerzan y robustecen los circuitos de aprendizaje en el cerebro y, en términos más coloquiales, por qué "la práctica hace al maestro". Sin embargo, para verdaderamente catalizar la capacidad de aprendizaje es necesario también desaprender y eso significa de alguna manera desconectar ciertos circuitos, como si tuviéramos que desenredar cables para que fluya la energía o, para seguir con la metáfora del jardín, quitar enredaderas que plagan a las plantas. Las células que se encargan de esta actividad son llamas "microgliales" y se ha descubierto que trabajan destruyendo las conexiones sinápticas que no se usan mucho y que son marcadas con una proteína (C1q).

Esta actividad de depuración de conexiones sinápticas que obstruyen el aprendizaje ocurre al dormir, donde se ha observado que las células del cerebro llegan a encogerse hasta el 60% para que entren en acción las células gliales, que realizan este proceso de "podar el césped" o "desbrozar" para que tengamos espacio para pensamientos más frescos y luminosos y conectemos la información que es útil en ese momento. 

Aunque esta limpieza ocurre de manera mayormente automática en el sueño, podemos influir en este proceso de borrar material inútil de varias formas. Una de ellas es evidentemente durmiendo bien, tomando siestas o meditando (llegando a estados de profunda relajación). Pero otra forma quizás más interesante es influyendo en qué conexiones son las que se ven etiquetadas en nuestro cerebro para que pase el jardinero y las corte. Como dice Juddah Pollack en Fast Company:

Si estás peleándote con alguien en el trabajo y le dedicas mucho tiempo a pensar en eso incluso cuando no estás con esa persona, y en cambio no piensas en ese otro gran proyecto, te convertirás en un superestrella sináptico de generar planes de venganza, pero en un pobre innovador. Para tomar ventaja del sistema de jardinería natural del cerebro, simplemente piensa en las cosas que son importantes para ti.

Lo que recuerda la frase de Borges: "la única venganza es el olvido". Dejar de pensar en algo consistentemente es el equivalente de utilizar el botón de borrar. Así que reflexionemos en cómo cada pensamiento va moldeando nuestro cerebro y su capacidad de aprendizaje, de encontrar el espacio y el balance adecuado, como si estuviéramos criando un precioso bonzai.

 

Científicos confirman posibilidad de megaestructura extraterrestre en el espacio

Ciencia

Por: pijamasurf - 09/12/2016

El misterioso comportamiento de una estrella que altera su luminosidad en patrones irregulares deja perplejos a los científicos; la teoría de que podría ser un masivo proyecto de ingeniería extraterrestre gana tracción

Hace 1 año se dio a conocer el extraño comportamiento de una estrella que parece estar alterando su brillo casi como si tuviera un "dimmer". La estrella, que lleva el nombre poco glamuroso de KIC 8462852, se encuentra en la constelación del Cisne a unos mil 500 años luz y llega a disminuir su luminosidad hasta en un 20% en sólo algunos días, algo completamente irregular. A partir de estas observaciones realizadas por el telescopio Kepler se han generado numerosas hipótesis, entre ellas la posibilidad de que se trate de una "megaestructura" extraterrestre, similar a la hipotética esfera de Dyson: una estructura artificial construida para utilizar la energía de una estrella. 

La especulación en el último año ha hecho que se considere científicamente la posibilidad de que se trate de una estructura extraterrestre, algo que es sumamente raro, ya que la mayoría de la especulación extraterrestre no proviene de científicos o viene solamente en el sentido de la posibilidad estadística de que exista vida extraterrestre, pero no investigando puntualmente un objeto específico.

La estrella en cuestión, también llamada "la estrella de Tabby" en honor a la astrónoma de la Universidad de Yale Tabetha Boyajian, quien fue la primera en alertar sobre su extraño comportamiento, suele seguir un misterioso patrón de disminuir un 20% su brillo para luego volver a cobrar su luminosidad habitual y después volver a opacarse en las semanas subsecuentes. Este patrón sugiere que el oscurecimiento no se debe a un planeta en órbita.

Una de las teorías especulaba que se podía tratar de una nube de cometas interfiriendo con la luz de "Tabby", pero esto ha sido descartado. En el último año se han considerado diversas teorías, incluidos errores en las observaciones, y aun así no se ha logrado una explicación convincente.

Se mantiene aún la teoría de que una civilización extraterrestre más avanzada ha construido un gigantesco panel solar (o algo por el estilo) para alimentarse de la energía de esta estrella.

Evidentemente existe la posibilidad de que simplemente se trata de algo que no conocemos, de un fenómeno natural completamente desconocido, lo cual podría ser tan excitante como la existencia de una civilización extraterrestre --ambas un baño de humildad y asombro ante lo magnífico y misterioso que es el cosmos, más allá del ser humano.