*

X

Lascaux: la apasionante historia detrás del santuario de arte prehistórico

Arte

Por: PijamaSurf - 01/07/2017

Nazis, perros y la afortunada casualidad que permitió a la humanidad conocer las increíbles pinturas rupestres resguardadas durante cientos de años

1940: durante la invasión nazi en Francia la huida del profesor Henri Breuil, de 60 años, acabaría con uno de los hallazgos de arte prehistórico más interesantes del siglo XX.

Breuil trabajaba en el Instituto de Paleontología Humana y en el Museo del Hombre de París, que había sido tomado desde mayo de aquel mismo año. El también clérigo se sumaba a una oleada masiva de personas tratando de escapar del control del Reich; luego de alquilar un coche viajó acompañado de una cuidadosa selección de documentos y piezas de interés científico para instalarse en un pequeño pueblo al sur, Brive-la-Gaillarde.

Instalado en casa de Jean Bouyssonie, un excompañero del seminario, recibió una extraña carta en septiembre. El remitente era León Laval, un maestro retirado de una población a 25km de ahí llamada Montignac. En ella le invitaba a visitar un descubrimiento reciente.

En los alrededores del antiguo castillo abandonado de la familia Lascaux, de la que toma su nombre, se encuentra la cueva. En aquel entonces, tapada por derrumbes y corrimientos de tierra, formaba parte del folclor local a través de leyendas en las que se aseguraba que el tesoro de los antiguos nobles era resguardado por el ánima de un sacerdote.

En 1920 un abeto derribado por un trueno permitió brevemente la entrada a las grutas, que emitían extraños sonidos. Luego de que un burro fuera devorado misteriosamente por la cueva, los lugareños decidieron tapar el boquete abierto para proteger su ganado. Sus secretos tendrían que esperar 20 años más para que el paso distraído del joven Marcel Ravidat y su perro los revelaran.

Tras una tarde tranquila paseando por el lugar el perro daría con un hoyo oculto entre los matorrales, que seguiría cavando con ahínco hasta encontrar un espacio amplio que tendrían que explorar más tarde, debido la llegada de la noche.

Días después, acompañado de amigos y ayudado por un cuchillo casero, el joven Ravidat terminaría rodando dentro de la cueva para descubrir maravillado las pinturas que cubrían el techo. En ellas aparecían caballos, osos, bisontes, uros (un bóvido ya extinto) y toros plasmados con esmero. Decidieron comunicar su hallazgo al maestro del pueblo, que a su vez se comunicaría vía postal con Breuil.

 

 

Durante los 3 meses siguientes Breuil estudiaría las pinturas hasta calcular su antigüedad y situarlas en el período auriñaciense (de 38 mil a 30 mil años de antigüedad), aunque luego se les situaría en el período magdaliense (de 17 mil a 18 mil años de antigüedad).

Las cuevas fueron abiertas al público en 1948, pero el calor humano y la luz artificial dañaron las pinturas y se cerró su paso en 1966.

 

 

Estudios posteriores muestran que los 80m de longitud encierran mil 963 dibujos o unidades gráficas, pinturas y grabados en su mayoría de animales. Para Breuil, la importancia del sitio era comparable a la cantábrica Altamira.

Los 10 techos más hermosos del mundo (FOTOS)

Arte

Por: PijamaSurf - 01/07/2017

Maravillas arquitectónicas para aquellos que buscan la belleza por encima de sus cabezas

Cuando hablamos de arquitectura moderna, la conformación de los techos tiende a ser el último elemento en el que se piensa. Hay lugares cuya sola fachada basta para sacar suspiros a quienes son suficientemente afortunados para visitarlos, pero este puede no ser el caso pues hay construcciones que destacan no sólo por su fachada sino principalmente por sus magníficos techos. Acabados delicados, impresionantes patrones, combinaciones coloridas que desbordan la mirada y frente a las que sólo basta alzar la cabeza y doblar el cuello un rato. A continuación te presentamos algunos de los más increíble techos alrededor del mundo:

 

Estación central del metro Solna, Estcolmo, Suecia

 

Esta estación comenzó a funcionar en 1975 y desde entonces se ha convertido en uno de los grandes sitios de interés junto con casi las 100 estaciones del sistema de transporte de la ciudad; en cada una espera una nueva intervención o sorpresa plástica realizada por diversos artistas desde 1957. No por nada se autodenomina como la galería de arte más grande del mundo. Cubierta de un rojo brillante, esta pieza arreglada al estilo de una cueva da la sensación de pertenecer a una mezcla extraña de distintas épocas. Los responsables son Anders Aberg y Karl-Olov Björk.

 

 

 

 

Castillo de Samezzano, Leccio, Italia

 

Este hermoso castillo fue construido entre 1843 y 1889; su constructor y diseñador, Ferdinando Panciatichi Ximenes D’Aragona, dedicó su vida entera a ello. El aristócrata, botánico, filósofo y político reimaginó algo muy similar a una estructura oriental, una colorida explosión de ricos detalles y figuras exquisitas adornan con elegancia el llamado salón del pavo real. Durante alguna parte del siglo XX se utilizó como hotel, pero hoy se encuentra en semiabandono.

 

 

 

 

Catedral Ely, Cambridgeshire, Inglaterra

 

Esta preciosa construcción medieval y su increíble techo octagonal fueron terminados en 1334. Se encuentra al sur del Reino Unido. El carpintero William Hurley dio al lugar el toque final al construir las delicadas vigas de roble que terminan por formar una estrella octagonal si se mira justamente desde abajo. El lugar está lleno del excelente arte sacro que caracterizó a la época, imperdible.

 

 

 

 

Terminal Grand Central, Nueva York, Estados Unidos

 

Con más de 100 años cumplidos, esta preciosa construcción no podía festejar hasta ver restaurada una de sus más afamadas atracciones. Borrada por el tiempo y los restos de nicotina cuidadosa y pacientemente enviados, año tras año, hacia el techo por millones de fumadores, la majestuosa pintura del zodiaco hecha por Warren, Wetmore, Reed y Stern pudo volver a ver la luz en 1998.

 

 

 

 

Mezquita del Imam Jomeini, Isfahán, Irán

 

Construida por la dinastía safávida entre 1612 y 1630, luego de que Isfahán se convirtiera en la capital de Persia, esta obra maestra de la arquitectura persa fue dedicada al soberano safaví Shah Abbas I y se encuentra al lado sur de la plaza Naghsh-i Jahan. Existe una disputa por saber quién de sus tres autoproclamados arquitectos es en realidad el autor del majestuoso templo. De cualquier manera, se sabe que el maestro calígrafo Rezza Abbasi es el diseñador de la excelente decoración. Bajo la cúpula principal hay una bandera negra desde la que, según se dice, todo lo dicho será repetido siete veces por Alá.

 

 

 

 

Casa-club de golf Nueve Puentes Haesley, Yeoju-gun, Corea del Sur

 

En tiempos recientes ha surgido una nueva generación de diseñadores japoneses que toman los materiales tradicionales de las casas, cartón y papel, para llevarlos hasta nuevos y apasionantes límites. Es difícil no sorprenderse por el complejo y hermoso resultado de este original diseño de Shigeru Ban para el lobby del club para golfistas, inspirado por las técnicas clásicas del uso del bambú. Una sutil red decora las atrevidas curvas del luminoso espacio.

 

 

 

 

Saint Stephen Walbrook, Londres, Inglaterra

 

Christopher Wren diseñó la reconstrucción de este templo luego del gran incendio de Londres en 1666. Su domo es una acabada muestra de lo mejor de la arquitectura europea del siglo XVII. Ocho columnas corintias sostienen la cúpula, punteadas por ocho amplios ventanales. Con apenas casi 20m de altura, la cúpula destaca por su sobria elegancia.

 

 

 

Centro Heydar Aliyev Centre, Baku, Azerbaiyán

 

Situado en Bakú, la capital de la antigua nación soviética (independizada en 1991), este complejo cultural deja con la boca abierta a más de uno: por fuera una preciosa y arriesgada innovación moderna que apuesta por el dinamismo y la ligereza, por dentro una inmejorable sinfonía de paneles que dan continuidad absoluta, del suelo al techo, a cada centímetro del lugar. Su responsable, Zaha Hadid, intentó (con gran acierto) manifestar la sensibilidad y optimismo de la cultura azerí.

 

 

 

 

Iglesia de San Pantaleón, Venecia, Italia

 

Aunque se ignora la fecha de inauguración del (en apariencia) modesto templo, no cabe duda de que contiene un maravilloso tesoro. Gian Antonio Fumiani sería el encargado de darle nueva vida al sencillo techo que, luego de ser intervenido por el artista, terminaría por llegar hasta los cielos y refugiar ángeles, mártires y santos. Tan sólo tardó 20 años en casi terminarla --se dice que antes de poder dar la última pincelada cayó de un andamio. Una impresionante muestra de la majestuosa herencia de la pintura italiana.

 

 

 

 

Salón de oración para las buenas cosechas, Templo del cielo, Pekín, China

 

Con sus 38m de altura, este salón forma parte de un poderoso complejo de espacios religiosos construido por Zhu Di de la dinastía Ming y continuado por la dinastía Qing. Fue terminado en 1420 y se construyó sin clavos, todo fue ensamblado. Esta bóveda representa, con precisión geométrica y matemática, cada día del año y el paso de las estaciones con colores representativos de la alegría, la fortuna, el poder y la prosperidad; en ella se agradece por la siembra en primavera y por las cosechas en otoño. En 1889 sufriría un grave incendio que obligaría a su reconstrucción y se repintaría para las Olimpíadas de 2008.

 

 

 

¿Falta alguno?¿Cuál agregarías tú?