*

X
Esta Luna nueva se celebra el año del gallo de fuego. Aquí algunos de los puntos salientes de este nuevo año del zodiaco chino

Este 28 de enero se celebra el Año Nuevo en el calendario lunisolar chino, en la primera luna nueva del mes, que va del 21 de enero al 20 de febrero. Tradicionalmente los chinos celebran el Año Nuevo haciendo limpieza, cambiando de imagen, empezando nuevos proyectos, reuniéndose para brindarse regalos y buenos deseos y, por supuesto, con dragones y fuegos artificiales. 

Este sábado 28 en China (27 de enero en México) iniciará el año del gallo de fuego y culminará el año del mono también de fuego. Esta doble fogosidad puede tomarse como un signo de los tiempos agitados, inflamados y rabiosos en los que estamos viviendo --algunos medios, a la luz del triunfo de Trump, designaron el 2017 como el año del enojo. Al parecer el año del gallo de fuego también tendrá este distintivo del fuego y su poderosa energía, si bien no con la misma volatilidad del mono, lo cual puede ser bueno o malo, ya que el gallo es conocido por su diligencia y su concentración, así que este fuego podría ser mejor concentrado y aterrizado, para la creación o la destrucción.

Según el zodiaco chino los gallos tienen la característica de la valentía, el amor al trabajo, son buenos para organizar y liderar, les gusta verse bien, son notablemente dominantes y seguros de sí mismos --justamente como el gallo de un gallinero. Asimismo, pueden pecar de orgullo, vanidad y egoísmo.

El nuevo año es un año gallo de fuego yin, esto es, de la energía femenina o negativa. El yin y el fuego (esencialmente yang) no se combinan bien, lo cual produce inestabilidad y una explosividad que puede ser muy dañina, con potencial de guerras, corrupción y crisis. 

Cada animal en el zodiaco chino tiene una cierta relación con los otros, de la misma manera que ciertos signos en el zodiaco occidental, por ser masculinos o femeninos, por estar ligados a ciertos elementos o por cierta relación geométrica tienen una mayor simpatía o antipatía. Así, por ejemplo, para los nacidos en un año dragón el gallo es favorable, pero no así para los nacidos en un año del conejo. Aquí puedes ver una tabla de compatibilidad. Las personas nacidas en 1945, 1957, 1969, 1981, 1993 y 2005 son gallos por nacimiento.

En la tabla de correspondencias de los elementos el fuego está ligado al verano, el color rojo, el su, el corazón, el intestino delgado, la lengua, el sabor amargo, la alegría, la creatividad y el planeta Marte. El elemento en el que el gallo está más cómodo es el metal, por lo que en términos generales el año no tiene una prospección demasiado auspiciosa.

Como han sugerido muchos astrólogos, los astros no obligan, sólo inclinan. Y en esto se admite una lectura simbólica quizás más positiva --ya que el gallo es ciertamente el animal asociado al despertar, un animal solar, y un gallo de fuego es casi un fénix. Quizás estemos presenciando un proceso de despertar --un bautismo de fuego, no sin su trauma asociado; y es que para nacer se debe también morir. ¿Estaremos siendo testigos del inicio del final, la destrucción de este sistema económico que nos está llevando a la desigualdad extrema, a la alienación y a la destrucción del ecosistema?

Debido a que este año no será fácil, como es evidente por el curso que sigue la humanidad, el Instituto Daoísta para la Salud ha compilado una guía de consejos para mantener la salud específicamente orientada  a los peligros más descollantes del año del gallo de fuego.

Este es el mantra hindú para incrementar tu energía sexual y atraer una pareja

AlterCultura

Por: pijamasurf - 01/19/2017

El mantra raíz de la deidad erótica de la India podría potenciar tu energía sexual

En las cosmologías de la India que se derivan de los Vedas, el sonido es la potencia creativa. La forma en la que los devotos o adeptos sintonizan la energía divina del cosmos es fundamentalmente a través del mantra --un morfema que capta la esencia vibratoria de una deidad o de un principio cósmico. Guy Beck escribe en su Sonic Theology:

Se cree que los mantras crean su propio tipo de resonancia en el espacio, en la dimensión del sonido sutil o vibración, llamada Nada. Ya que se considera que todo en la creación es una compleja red de resonancia, el usuario del mantra está consciente del inmenso poder a su disposición. Y la cualidad femenina de la resonancia o sonido es correspondiente a las fibras más profundas del ser de una persona como Shakti.

Shakti es la diosa que encarna la energía como manifestación de la conciencia universal y en el divino juego del cosmos, uno encarna esa Shakti cuando libera energía o entra en un estado extático. Nada es el sonido sagrado, comúnmente en el tantrismo referido como Nada-Brahman, el sonido del absoluto. El sonido se puede descomponer en dos aspectos bindu y bhija, Shiva y Shakti y Nada es lo que vincula lo masculino con lo femenino y se dice que es la vibración resultante de la cópula sexual de Shiva y Shakti.

Los bhija mantras tradicionalmente son los mantras raíz de una deidad, los mantras que encierran la esencia de una deidad, por así decirlo, y que resuenan con los principios arquetípicos de la creación. El bhija mantra de la deidad del deseo y el erotismo, Kamadeva, es klim (la i es larga, se dice kliim; se encuentra también como kleem en la web). Kamadeva es lo más cercano a Eros en el panteón hinduista, el cual incluso supera en promiscuidad y metamorfosis al panteón griego. En uno de los mitos Kamadeva es el hijo de Vishnu y Lakshimi, pero también está relacionado con Shiva, Krishna y Agni, entre otros. Kamadeva suele ser representado montando un perico y --como Cupido-- disparando flechas. Klim es uno de los mantras más utilizados popularmente, ya que se dice que permite atraer a una persona amada (algo que quizá sea un efecto colateral de incrementar la propia energía).

Más allá de la magia simpática del mantra, en la India se desarrolló una ciencia del mantra, la cual lidia con energía, si bien la fe puede ser útil como una forma de catalizar un efecto placebo. Según la tradición la repetición de ciertos sonidos operaría a nivel de los centros energéticos del cuerpo, además de colocar al adepto en un estado de conciencia sutil. Guy Beck escribe: 

la forma en la que el adepto utiliza las fuerzas creativas del lenguaje es a través de la ciencia del mantra, la cual goza de un estatus único en el tantrismo... un mantra tántrico en la forma de una sílaba es una forma compacta del dios o del poder que "es" en esencia... La sílaba KLIM denota la energía de la unión sexual.

En cierta forma KLIM es una resonancia del acto creativo cósmico del cual el acto sexual es una versión microcósmica. "El tantra asume que el hombre y el universo se corresponden entre sí como micrcosmos y macrocosmos y ambos están sujetos al misterioso poder de la palabra y las letras". 

No se tiene que ser un pandita tántrico para imaginar una buena aplicación para este mantra: repetirlo durante el acto sexual para generar un estado de concentración energética, retener el semen, subir la Shakti-Kundalini a través de los diferentes chakras y compaginarse en el ritmo de la cópula --la respiración y la penetración-- con el proceso creativo primordial del cosmos. Om Kliim, kliim, kliim, kliim...

 

Aquí hay una versión (en audio con imágenes del Kama Sutra) algo graciosa y un tanto erótica de este mantra, con el colofón devocional a Kamadeva