*

X

7 verdades sobre la vida contemporánea que nadie quiere admitir

Buena Vida

Por: pijamasurf - 02/28/2017

Como se trata de mostrar el lado feliz, fuerte de cada uno, todo el tiempo, todo lo demás te convertirá en un “intenso”

Aparentemente, esta es una de las etapas de la historia del hombre en que se tiene más prosperidad. Como ejemplo, es el período en que hay más esperanza de vida; recordemos que hace sólo 100 años las personas morían recurrentemente antes de los 50 años.

También (aunque sí, ahora con la Era de Trump se exhibe un retroceso) el racismo es mal visto como nunca antes (en los años 40 ningún afroamericano podía siquiera sentarse con los blancos en Estados Unidos).

Gozamos de mayor tecnología, las mujeres comparten cada vez más espacios profesionales (aunque aún hay mucho por hacer), y un largo etcétera. Sin embargo, también esta es la época en que mayor desconexión con la naturaleza hemos tenido, se tiene una dependencia considerable a los antidepresivos en los países desarrollados, muchas parejas ya no desean tener hijos (por responsabilidad o desencanto) y más y más factores que nos llevan a preguntarnos por qué el “desarrollo” quizá no nos esté haciendo más plenos.

Hay qué recordar también que por primera vez en la historia (y en gran parte propulsado por la publicidad) creemos que la vida puede ser prosperidad pura, y así lo mostramos en las redes sociales con ahínco pero, recordemos, ¿quién dijo que una vida plena no podía esta colmada de altibajos?

A continuación presentamos siete verdades contemporáneas que nadie quiere aceptar, quizá por esta perfección que buscamos pero que tal vez raya en la negación enfermiza:

 

Nos sentimos solos

Como nunca en la historia reciente, los pilares a los que nos afianzábamos como sociedad, y que nos daban seguridad, se han desvanecido. El Estado se ha hecho pequeño para que la mano invisible del mercado haga su justicia; lo malo es que la mano invisible del mercado no nos proveerá de educación, salud o cultura gratuitamente. A esta incertidumbre sumamos que las condiciones laborales son cada vez más precarias (contrataciones por outsourcing, inexistencia de prestaciones, etc.), y si a esto añadimos que cada vez somos más egoístas y huimos de las relaciones a la primera, el resultado es un ser que no tiene muy poco en qué apoyarse, al menos en lo que respecta a lo mundano.

 

Queremos ser famosos

Tres diferentes estudios retomados por The Guardian muestran que los niños de estas generaciones simplemente quieren ser famosos cuando sean grandes. El aparato mediático ha creado tal aspiración, pues la mayoría piensa que será feliz cuando consiga la admiración del mundo entero. No cuando consiga mejorar su oficio, aportar algo al mundo, conocerse a sí mismo o aprender a estar más presente, no, la felicidad la estamos depositando, ilusoriamente, en el ego hinchado por el reconocimiento de los otros. ¿Cuándo vivir para el ego ha dado felicidad, si el ego quiere siempre más ego?

 

Necesitamos a Dios

Sea como se le llame: divinidad, destino, misticismo, magia, metafísica. El hombre por sí mismo se encuentra en un sinsentido que, en el mejor de los casos, sólo se convertirá en nihilismo.

 

Sexo no es sinónimo de éxito ni de amor

Los seres humanos somos gregarios, y a menos que seas un monje zen apartado del mundo, al estar inmerso en una sociedad necesitarás del afecto verdadero de los otros. Si tus relaciones afectivas están basadas solamente en sexo esto no se traducirá, jamás, ni en éxito verdadero (las personas no son trofeos conseguidos por acostarte con ellas) ni en amor. En algún momento tendrás que voltear a ver a esa persona con la que te acostarás como un ser humano, si es que no quieres perseguir sólo trofeos toda tu vida, y encontrar afecto real de parte de alguien especial hacia ti.

 

Somos adictos a nosotros mismos

Publicamos algo en las redes sociales y definitivamente no podemos dejar de revisar el efecto que creó nuestra publicación. Pensamos tanto en el yo que no nos damos tiempo para que ese yo pase más tiempo de calidad tejiendo relaciones verdaderamente significativas (situación en la que, por cierto, podrá ser verdaderamente el yo más cercano a lo verdadero).

 

Sentimos que somos los únicos con ratos infelices (y por eso no nos atrevemos a mostrarlo)

Como no está de moda mostrar el lado débil de uno, por ningún motivo puedes quebrarte ante nadie ni hablar con alguien de lo jodido de tu día. Pareciera que esta época se trata de mostrar lo feliz que eres, pero ¿quién dijo que las personas que al final de su vida se dieron cuenta de que fueron felices no pasaron por malas rachas?

La filosofía detrás del país más feliz del mundo: Dinamarca

Buena Vida

Por: PijamaSurf - 02/28/2017

En breves palabras el director del Instituto para la Búsqueda de la Felicidad comparte el pensamiento que ha permitido a los daneses sentirse plenos, en paz y felices

La felicidad, esa búsqueda abstracta que tanto nos quita el sueño. En nombre de la felicidad (propia) se cometen las más grandes tristezas. Algunos creen tenerla y temen perderla, otros la tienen pero no la ven, otros creen nunca haberla tenido y hasta juran estar marcados por el destino, algunos quizá nunca la conozcan.

En una época de profunda crisis e inestabilidad constante es lógico pensar que la felicidad está lejos de nosotros, pero esto es sólo parcialmente cierto.

¿Cómo se mide la felicidad? ¿Cuál es su unidad de medida, bajo qué criterio se puede señalar que alguien es más o menos feliz que otros, cuáles son las variantes que debemos tomar en cuenta para mesurar con precisión algo así? Tan amplio y relativo.

En realidad las cosas que nos hacen felices, profunda, genuina, simple y naturalmente felices están a nuestro alcance todo el tiempo.

 

 

Meik Wiking es un politólogo danés que, luego de participar en think tanks enfocados en la sustentabilidad ecológica, decidió darle un giro a su carrera tras enterarse de un dato revelador. La ONU demandó en 2012 que los países de la Unión Europea incluyeran entre sus instrumentos para medir el progreso parámetros que analizaran la felicidad y la calidad de vida.

Así, a sus 33 años creó el Instituto para la Búsqueda de la Felicidad que reúne a filósofos, antropólogos, psicólogos, sociólogos y economistas para generar más y mejores pautas para medir la felicidad y provocar su inclusión en las discusiones políticas globales. Su principal objetivo es contestar las preguntas anteriores además de responder por qué algunas personas son más felices y cómo se puede mejorar la calidad de vida general.

Wiking ha viajado por todo el mundo presentando sus ideas ante diversos gobiernos y agentes de cambio.

 

 

En su más reciente libro, Hygge, la felicidad de las pequeñas cosas, explica algunos detalles detrás de la filosofía que ha transformado a Dinamarca en uno de los países con los más altos rangos de felicidad y bienestar entre su población. Este libro ya ha sido traducido a 25 idiomas y fue traducido al español por Libros Cúpula.

Es evidente que parte de este estado de bienestar es posible gracias a la ventajosa posición económica y al éxito político que tienen respecto a muchísimos otros países: acceso gratuito a la sanidad, universidad para todos, igualdad entre hombres y mujeres, buenas pensiones. En sus propias palabras:

[…] No creo que haya nadie en Dinamarca que no pueda dormir pensando que sus hijos no van a ir a la univerisdad. Comparado con los Estados Unidos de la Ansiedad, somos felicísimos: no tenemos que competir desde pequeños. Que la gente pueda tener una buena vida, elija la profesión que elija, es una ventaja a muchos niveles, incluso reduce la tasa de criminalidad, ya que no hay mucho por lo que pelearse. Pero siempre podemos aprender de otros países, y por eso recorro mundo con mis encuestas.

Hygge significa comodidad-bienestar y se puede utilizar en el danés de varias formas, es verbo y adjetivo. Se trata del arte de crear confort, confianza e intimidad en un ambiente acogedor y reconfortante.

Reunirse frecuentemente con familiares y amigos es fundamental para seguir esta filosofía que nace por la necesidad de combatir el estado de ánimo depresivo que podrían provocar sus largos inviernos.

"El hygge consiste en sacar lo mejor de lo que tenemos en abundancia: el día a día", cuenta el, llamado así por The Times, hombre más feliz del mundo.

 

 

 

 

El manifiesto es claro; aquí algunos de sus puntos más importantes:

 

Ambiente: Apaga las luces, genera una atmósfera agradable.

Presencia: Adiós móviles y computadoras, toda la atención aquí y ahora.

Placer: Bebidas deliciosas, ricos postres.

Igualdad: Dinámicas y convivencia pensando en un "nosotros" por encima de cualquier "yo".

Gratitud: Hay que disfrutarlo, este podría ser el (último) mejor momento.

Armonía: Todos son aceptados tal cual son, no hace falta que prueben nada.

Comodidad: Una sábana calientita y un buen lugar donde sentarse nunca están de más.

Tregua: Sin agobios, temas que eleven pasiones pueden ser discutidos otro día.

Unión: Construir relaciones e historias junto a los presentes.

Refugio: Generar un espacio de confianza y paz para todos.

 

También una vestimenta cómoda y relajada para todos, mantas, cojines, juegos de mesa, velas, incienso para construir un hogar con mucho hyggeDe acuerdo con sus propios estudios, las relaciones sociales constructivas y relajadas, las que en verdad nos nutren, son fundamentales para ser feliz.