*

X
El artista Mitch Boyer realizó estos montajes fotográficos para evidenciar el contraste un poco irónico entre la valentía de ciertos perros y lo reducido de su tamaño

Quienes se hayan cruzado en la vía pública con varios y distintos perros de casa reconocerán una constante: casi sin variación, las razas más aguerridas suelen ser las de menor tamaño. Una situación paradójica, sin duda, pues las dimensiones más bien reducidas del animal –digamos, un chihuahua, un schnauzer miniatura, quizá incluso un pomeranian, sus dimensiones, decíamos, contrastan vivamente y aun risiblemente con la valentía sin límites que demuestran, el coraje, cabría decir quizá que su agresividad, según se demostró en un estudio reciente.

Con humor, el artista Mitch Boyer realizó una serie de montajes fotográficos que retratan la ironía de ser protegido con tanto empeño por un perro de raza tan pequeña. En específico, Boyer posee una dachshund de nombre Vivian que, como sus compañeros en medidas, destaca también por no arredrarse ante nada, sin importar que viva en la gran ciudad de Nueva York o, quizá sería mejor decir, sobre todo por vivir ahí, en donde tantos peligros acechan y ponen en riesgo a su desvalido dueño.

Las imágenes son ingeniosas y sumamente emotivas pues dejan ver que, en cierto modo, los perros saben corresponder con creces al cuidado que se les da, sin importar su tamaño ni su condición.

Graban a mono montando a un venado en el bosque y luego tratando de fornicarlo (VIDEO)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 02/10/2017

La naturaleza jamás se cansará de regalarnos sorpresas, por ejemplo esta

Cuando el llamado de la libido ocurre se genera algo similar a la erupción de un volcán con insalvable fuerza, o al menos así lo experimenta este mono macaco que habita en los bosques de la isla Yakushima, al sur de Japón.

Un grupo de investigadores franceses que fueron a estudiar la biodiversidad de esa zona se toparon con una singular escena: uno de los monos macacos montaba a uno de los ciervos sika con los que cohabitan el área, y trataba de copular con él. Tras la cometida de sexo interespecies (por cierto fallida, ya que solo logró contacto genital con el lomo) intentó nuevamente su proeza con otro ciervo, el cual no recibió dócilmente el arrojo del primate y se lo sacudió prontamente. 

En los bosques y selvas del mundo ocurren cosas inimaginables, algunas cómicas, otras misteriosas, pero todas tienen un algo de magia.