*

X

La guía de Hunter S. Thompson para beber y leer sus libros

Libros

Por: PijamaSurf - 02/20/2017

Algunas sugerencias para maridar correctamente la lectura de una de las grandes figuras del periodismo alternativo

Escritor, cazador, psiconauta, espía, político, neurótico, alohólico y periodista. El genial inventor del periodismo gonzo, el que pone al reportero en primer plano como testigo-narrador de los hechos que va contando, el infiltrado, el único y raro, el siempre controvertido: Hunter S. Thompson.

Su trabajo impactó como pocos el ejercicio del periodismo y perfiló algunas de las prácticas y tendencias de la nueva manera de hacer noticias. La persecución obsesiva por mostrar la verdad se manifiesta a lo largo de su obra a pesar de su flexible concepto de realidad; para Thompson, no tenía mayor importancia cambiar algunos hechos o sucesos con tal de transmitir con mayor efectvidad la verdad detrás de ellos.

Lo excepcional de su labor es que gran parte del tiempo la realizaba bajo los efectos de una o varias sustancias, generalmente cerveza, cigarro, marihuana, ron, cocaína, Chivas, LSD, mezcalina y un larguísimo, etc. Su particular punto de vista sobre sucesos ásperos o aburridos ponía de relieve aspectos de los mismos difíciles de alcanzar para un ojo menos entrenado.

En honor a él te presentamos una breve guía para acompañar su lectura con las viandas, sustancias y bebidas correctas:

 

Ángeles del infierno, 1966

 

 

Un libro apasionante, resultado de 1 año completo de investigación en el que Hunter encontró la manera de contactar, negociar y vivir junto a la afamada pandilla, mundialmente reconocida por su capacidad para intimidar hasta al más rudo.

Las habilidades etílicas de Thompson fueron fundamentales para poder llevar adelante esta misión; un buen acompañante para este largo camino pavimentado es un buen whisky bourbon Wild Turkey. Alcoholismo con sabor a cuero y gasolina.

 

Miedo y asco en Las Vegas, 1971

 

Quizá el libro más célebre del autor, gracias al retrato que hizo Johnny Depp de él (desde aquel entonces se volverían inseparables e incondicionales amigos) con Terry Gilliam tras la cámara. En dicho filme Hunter, también conocido como Raoul Duke, consume casi de todo: drogas duras, blandas, suaves y elásticas de todo tamaño, forma y color. Desde Las Vegas y a todo color, intentando perseguir el sueño americano.

A pesar de que podría parecer lógica la mezcla perfecta, recomendamos fuertemente sustituir cualquier ímpetu psicoaventurero (para no perder detalle de la lectura) por la clásica rutina diaria de nuestro sujeto de estudio: cuatro bloody marys, dos vasos de jugo de uva, una taza de café, algunas crepas, 1/2 libra de carne, comida al gusto y dos margaritas.

 

El diario del ron, 1998

 

 

Escrito en los 60 pero nunca publicado, este manuscrito vio la luz después de que Johnny Depp lo encontrara entre el trabajo de ficción de Thompson.

En esta novela seguimos la trayectoria de un periodista parecido al autor que decide dejar su trabajo en Nueva York para dirigir un periódico en San Juan, Puerto Rico, con resultados disparatados.

El acompañante obligado del libro: una buena botella de ron, preferentemente puertorriqueño, que nos estrella el oleaje caribeño en la cara mientras navegamos por sus páginas.

 

Miedo y asco en el tren de campaña del '72, 1973

 

 

Un compendio de artículos publicados originalmente en la revista Rolling Stone da cuenta de una de las campañas presidenciales del 72.

Aquí no se trata de sumergirse en el abismo hedonista que propone su antecedente sino de atestiguar el sinsentido de la política ayudado por la única cosa que puede volver un poco más comprensible y coherente al mundo de las promesas y las corbatas: el alcohol.

La elección más razonable en cuanto a la bebida sería la ginebra, servida directamente de la botella a temperatura ambiente y sin miramientos en cuanto a cantidades se refiere.

 

Páginas gonzo, vol. 1: el gran cazador de tiburones, 1979

 

 

El primero de cuatro tomos inundados con una muestra de la prosa más punzante, creativa y vanguardista del célebre autor. En esta ocasión abarca desde los 50 hasta los 70.

Encima, viene servida con una buena porción de ilustraciones del coautor de tanta desfachatez, el gran Ralph Steadman, quien ilustraría mucha de la obra del señor Thompson publicada en revistas como National Observer, Rolling Stone, Playboy y New York Times.

Se recomienda ampliamente manufacturar con hielo, menta, azúcar, agua y bourbon un delicioso julepe estilo Kentucky, tradicional de la tierra que inspiró crónicas nauseabundas sobre el atropellado mundo de las carreras en el desierto.

 

¡Salud!

Análisis estadístico confirma que este dramaturgo fue coautor de al menos tres obras de William Shakespeare

Libros

Por: pijamasurf - 02/20/2017

La "teoría Marlowe" parece contar ahora con una sólida base metodológica, admitida también por los rigurosos editores de las obras completas de Shakespeare

Un equipo de análisis informático de la Escuela de Ingeniería y Ciencias Aplicadas de la Universidad de Pensilvania trabajó muy de cerca con especialistas en la obra de William Shakespeare para develar un misterio que ha sido más que un rumor durante décadas: que el gran bardo no escribió por sí mismo muchas de sus obras. Antes de entrar de lleno a la información vale la pena hacer un apunte: esto no se trata de decir que Shakespeare no era un gran dramaturgo ni poeta o que el hecho de haber obtenido ayuda le resta méritos a su trabajo. Se trata de una investigación histórica que revela mucho no sólo del proceso de escritura de Shakespeare sino de una comunidad del trabajo literario que rompe con la romántica convención del “genio solitario” para incluir en cambio a los contemporáneos, a los primeros lectores, a los editores y, en el caso de los dramaturgos, también a los actores.

El análisis en cuestión se basó en aplicar un modelo estadístico que mide la frecuencia y ubicación en el texto de conectores lógicos y preposiciones como “el”, “y”, “o”, etc.; la investigación, que será publicada próximamente en el Shakespeare Quarterly, trata de ser así lo más objetiva posible, en lugar de analizar otro tipo de palabras, como el vocabulario o el estilo, que puede ser mimetizado o copiado por un buen “negro” literario.

Alejandro Ribeiro es profesor adjunto en el departamento de electrónica e ingeniería de sistemas. El académico explica que “utilizar las ciencias informáticas para resolver preguntas acerca de autorías en disputa se remonta 2 décadas atrás, y ha crecido junto con el poder de las computadoras. Pero nuestra intención es más que contar”.

El otro autor de la investigación, Santiago Segarra, explica que utilizar los conectores lógicos para determinar la autoría es más objetivo, pues “todos tienen que usar estas palabras, así que al analizar cómo las utilizan diferentes autores nos acercamos más a una medida objetiva del ‘estilo’”.

En lugar de contar la frecuencia de uso de las palabras, el equipo de investigadores construyó un modelo de proximidad, esto es, la distancia a la que aparece una lista de entre 50 y 100 palabras a lo largo de un texto. Después se aplica un algoritmo que arroja una “red de palabras adyacentes”, la cual es calificada y que guarda ostensibles diferencias entre un autor y otro. Esto da como resultado una “huella estilística” que es consistente a través de la obra de un autor dado.

“Por ejemplo”, explica Ribeiro, “si entrenamos al sistema con una obra mía y una obra de Santiago, y luego le damos una obra escrita por uno de los dos, nos podrá decir quién la escribió el 98% de las veces”.

Pero determinar la autoría no es mera cuestión estadística, por lo que el equipo informático trabajó de cerca con Gabriel Egan, profesor de estudios shakespereanos en la Universidad de Montfort. El consenso académico actual, por ejemplo, reconoce a John Fletcher como coautor de al menos una de las obras tardías de Shakespeare, The Two Noble Kinsmen, y tener la opinión experta de un académico sobre qué obras utilizar para hacer las medidas estilísticas fue de gran importancia.

Imagen de la primera parte de Enrique VI Rey de Inglaterra, en el Globe Theater de Londres

El algoritmo fue alimentado con todas las obras de Shakespeare, produciendo así una huella estilística propia del bardo. Posteriormente se derivaron las huellas estilísticas de otros contemporáneos suyos, incluyendo a Fletcher, Christopher Marlowe, Thomas Middleton y Ben Jonson, entre otros. Después combinaron todos los textos de los candidatos en un perfil unificado para producir una huella “promedio” del estilo de los autores dramáticos de lengua inglesa durante ese periodo.

El análisis de las redes de palabras adyacentes en el corpus de Shakespeare sugiere que las tres obras sobre el rey Henry VI diferían estilísticamente de otras obras del autor. Estas anomalías insinúan que Shakespeare no las escribió por sí solo, no porque su calidad “literaria” sea distinta, sino porque la utilización de las palabras no es consistente con la huella estilística del autor. Los investigadores compararon la huella estilística de las tres partes de Henry VI y las contrastaron con la de otros autores contemporáneos, lo que indicó semejanzas con las huellas de Marlowe y George Peele. 

Huellas estilísticas de Shakespeare (izquierda) y Marlowe (derecha). Fuente: Penn

Huellas estilísticas de Shakespeare (izquierda) y Marlowe (derecha) según el modelo de palabras adyacentes. Fuente: Penn

Según Segarra, “si tuviéramos que elegir un candidato, sería Marlowe. Si tuviéramos que elegir dos, entonces serían Marlowe y Peele, pero de este último no se cuenta con suficientes muestras para entrenar al algoritmo. Una vez que combinas esto con la evidencia histórica, Marlowe se vuelve claramente el coautor preferido”.

Egan, el especialista en Shakespeare, afirma que otras investigaciones con otro tipo de metodologías también coinciden en que Marlowe colaboró con Shakespeare:

Hay una escena muy famosa en la segunda parte de Henry VI donde uno de los seguidores de Jack Cade, el revolucionario, dice, ‘lo primero que haremos será matar a todos los abogados’. Creo que Marlowe fue responsable de las escenas de Jack Cade. Por supuesto, no sabemos si se sentaron juntos y trabajaron como autores. Shakespeare pudo haber adaptado esos pasajes después, por ejemplo.

Egan forma parte del comité de coeditores de las obras completas de Shakespeare, editadas por New Oxford, que se consideran las ediciones canónicas para los especialistas en el campo. En las próximas ediciones de Henry VI, Marlowe aparecerá como coautor al lado de Shakespeare. Para Egan:

el lenguaje es el problema final de la ‘big data’, y atribuir la autoría a sus respectivos propietarios es tanto un reto técnico como, para los editores, una obligación moral. Es apropiado que una colaboración entre escritores del siglo XXI de distintos bagajes y habilidades complementarias pudiera develar una colaboración del siglo XVI igualmente diversa en sus orígenes.