*

X
Esta increíble casa esconde hermosas imágenes de lo que fuera el proyecto de vida de un personaje fascinante

Un llamado de Dios. Así definió su constructor, Horace Burgess, la razón por la que se aventuró a comenzar este magno proyecto que le tomó, ni más ni menos, 15 años completar.

 

 

La construcción de cuatro pisos es soportada por seis árboles y para su construcción se emplearon más de 250 mil clavos.

 

 

En su interior cuenta con una sala acondicionada para realizar plegarias y ritos; ese mismo lugar está ambientado para servir como una pista de básquetbol.

 

 

Oficialmente se trata de la casa del árbol más grande del mundo y se localiza en Crossville, Tennessee. También se le conoce como "la casa del Ministro".

 

 

El total de su superficie es de 3 mil metros cuadrados. Su costo estimado está alrededor de los 12 mil dólares.

 

 

La casa está llena de inscripciones que hicieron los visitantes para marcar su paso por ahí. En el décimo piso de la construcción se encuentra una preciosa terraza pensada como un penthouse al aire libre. Por si fuera poco, cuenta con un campanario, la parte más alta de toda la construcción.

 

 

Tristemente, en 2012 fue clausurada por el jefe del departamento de bomberos de la localidad por el inminente riesgo de que, de un momento a otro, un incendio consumiera al edificio junto con sus habitantes.

 

 

El lugar está lleno de maravillosos rincones e inesperados espacios, pues aunque "el Ministro" no era exactamente un arquitecto puso toda su devoción y esfuerzo en ello.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Recientemente se firmó una petición para que se rehabilite esta magnifica construcción. ¿Funcionará?

Histórico descubrimiento: hallan 40 embarcaciones que naufragaron hace cientos de años en el mar Negro

Ecosistemas

Por: Pijamasurf - 02/24/2017

Uno de los descubrimientos arqueológicos más impactantes en lo que va del siglo: 40 embarcaciones en buenas condiciones, muchas de las cuales tiene más de 500 años

Un equipo de investigadores de universidades estadounidenses e inglesas hizo recientemente uno de los descubrimientos arqueológicos del siglo al encontrar unas 40 embarcaciones en buen estado en el mar Negro, en las costas de Bulgaria. Las embarcaciones son en su mayoría del siglo XIII o XIV (pero al menos una podría tener más de mil años), por lo cual constituyen un extraordinario antecedente para entender la evolución de la navegación y de la construcción de navíos que fueron precursores de aquellos del siglo XV y XVI que exploraron el Nuevo Mundo. De hecho, las embarcaciones medievales podrían tener un vínculo con el imperio veneciano.



“Desde el punto de vista arqueológico, nunca se había visto nada parecido”, dijo Rodrigo Pacheco Ruiz del Centro de Arqueología Marina de la Universidad de Southampton, en Gran Bretaña. “No podía creer lo que estábamos viendo".

El rango que abarcan los navíos hace que en ellos tengamos visos que van desde el imperio bizantino al otomano, del siglo IX al XIX. En general las embarcaciones están en tan buen estado que se han encontrado rollos de cuerda intactos, timones y acabados que fueron tallados minuciosamente. El oceanógrafo Brendan Foley señaló que es posible que se puedan hallar libros, pergaminos, y documentos escritos, por lo cual podríamos tener un tesoro bibliográfico además de todas las otras cosas de valor que se pueden encontrar en los barcos naufragados.

Los arqueólogos se vieron atraídos a la zona debido a la particularidad de que los ríos Don, Danubio y Dniéper llevan tanta agua dulce al mar que se forma una capa permanente sobre el agua salada del Mediterráneo; esto hace que el oxígeno de la atmósfera, que se mezcla inmediatamente con el agua dulce, nunca penetre las profundidades más oscuras, lo cual es una rareza entre las grandes masas de agua.

 

Lee más sobre esto en el New York Times