*

X

5 reacciones de la vida diaria que distinguen a una persona inteligente de una que no lo es

Salud

Por: pijamasurf - 03/13/2017

La inteligencia se demuestra en diversos ámbitos de la vida, no únicamente en lo intelectual

La inteligencia es, sin duda, uno de los conceptos más polémicos de todos los que pueden aplicarse a un ser humano. Por mucho tiempo se le relacionó casi exclusivamente con el ámbito intelectual y, por consecuencia, ser inteligente significaba ser destacado en el ejercicio de las ciencias, en la resolución de problemas abstractos e incluso en la especulación metafísica de ciertas cuestiones.

Con el tiempo, sin embargo, esa definición ha cambiado, y la inteligencia se ha asociado también con la comprensión de las emociones, con el sentido artístico, con la creatividad y, en última instancia, con vivir bien.

Sea como fuere, lo único que parece claro es que la inteligencia no está compuesta de una sola materia sino de varias, y es en este sentido que compartimos ahora una breve lista de cinco rasgos que apuntan hacia conductas muy específicas, todas en relación con esa variedad de perspectivas desde las cuales puede decirse que una persona es inteligente.

 

1. Las personas inteligentes no culpan a otras por sus errores

Asumir una responsabilidad es una de las primeras muestras de inteligencia y madurez emocional en un individuo, especialmente cuando eso implica reconocer un error cometido y sus consecuencias. Y esto no sólo por razones de convivencia social, sino también por un rasgo de comportamiento muy definido: reconocer un error también hace posible aprender de él para no cometerlo de nuevo.

 

2. Las personas inteligentes reconocen su propia ignorancia

En psicología está conceptualizado un fenómeno conocido como “efecto Dunning–Kruger”, el cual, grosso modo, consiste en que un individuo se cree mejor que los demás por una ilusión cognitiva. Los psicólogos que desarrollaron esta idea, David Dunning y Justin Kruger, de la Universidad de Cornell, notaron que ciertas personas poseen un sesgo psicológico que les impide reconocer su propia incompetencia en cierto ámbito, reconocer la habilidad superior de otros en lo mismo y, finalmente, les otorga una confianza excesiva para desenvolverse en la disciplina que ignoran. Puede parecer un tanto paradójico, pero ser inteligente comienza por reconocer la propia ignorancia.

 

3. Las personas inteligentes no reaccionan con enojo o agresión

Las conductas agresivas y su relación con la inteligencia ha sido un tema ampliamente estudiado por las ciencias cognitivas. Por ejemplo, un estudio de investigadores de la Universidad de Michigan encontró un vínculo entre un bajo coeficiente intelectual y la inclinación a reaccionar con ira ante ciertas situaciones, lo cual a su vez parece dar pie a un círculo vicioso, pues en ese mismo estudio se observó que, en niños de 8 años, la agresividad obstaculiza el desarrollo de la inteligencia.

 

4. Las personas inteligentes entienden las emociones de otros

En años recientes el concepto de “inteligencia emocional” ha ganado presencia en la literatura especializada e incluso en artículos de difusión. Ser inteligente es también entender nuestras emociones y las de los demás, y no sólo desde un punto de vista discursivo o conductual sino también anatómico y aun evolutivo, pues la habilidad empática (“ponerse en los zapatos del otro”, como se dice coloquialmente) está relacionada directamente con el desarrollo de las regiones del cerebro encargadas del procesamiento de las emociones, como el córtex cerebral y el sistema límbico.

 

5. Las personas inteligentes no piensan que son mejores que los demás

Los prejuicios son signos inequívocos de falta de inteligencia. En psicología se conoce bien el efecto de compensación mediante el cual un individuo busca sobreponerse a su propia inseguridad creyéndose mejor que otros. Por ejemplo, en una investigación de la Universidad Brock de Ontario se encontró una relación entre personas con un bajo coeficiente intelectual y posturas como la homofobia, el racismo o la aprobación de castigos severos.

 

¿Qué te parece? ¿Crees, como nosotros, que la inteligencia auténtica se distingue por estar orientada a tener una mejor vida, ser más solidario con los demás y cuidarte mejor? No dejes de compartirnos tu opinión en la sección de comentarios de esta nota.

10 plantas medicinales que te alejarán de las farmacéuticas

Salud

Por: PijamaSurf - 03/13/2017

Ya sean malestares físicos o mentales, las plantas medicinales tienen un impacto positivo en la salud general de una persona (sin los efectos secundarios de los fármacos y medicamentos)

Para las culturas mesoamericanas, las plantas reflejaban la sabiduría de los antepasados y los dioses. Se trataba de un método que se encargaba de unificar tanto el cuerpo como el alma a través de lo terrenal y la salud. De hecho, el personaje llamado tlamatini en la cultura mexica, al ser conocedor experimental de las hierbas, piedras, árboles y raíces, era considerado un sabio. 

 

Actualmente este tipo de prácticas continúan ejerciéndose en México. Según el presidente de la Sociedad Latinoamericana de Medicina Natural y Tradicional, Erick Estrada, el 80% de la población total mexicana usa frecuentemente la herbolaria como tratamiento para sus enfermedades. 

 

Y es que ya sean malestares físicos o mentales, las plantas medicinales tienen un impacto positivo en la salud general de una persona –sin los efectos secundarios de los fármacos y medicamentos. Te compartimos 10 plantas medicinales que arruinarán a las farmacéuticas: 

 

Menta

 

 

Como analgésico, esta planta es útil para dolores de cabeza y estómago. Basta con usar un poco de aceite esencial diluido en alcohol y realizar un masaje circular en las sienes con unas gotas. En caso de que el malestar sea digestivo, hay que diluir tres gotas de aceite esencial puro en una taza de agua tibia y beberlo tres veces al día. 

 

 

Sol de oro

 

 

Además de ser un antihistamínico contra alergias, también es un relajante para el sistema nervioso. El Helychrysum italicum es una planta con propiedades que carece de efectos secundarios. Es ideal también para el asma y la rinitis, en especial con una tintura –50 gotas, tres veces al día–, el extracto fluido –30 gotas, tres veces– o una infusión –tres o cuatro tazas al día. En caso que haya eccemas, se puede aplicar en crema dos o tres veces al día o en infusiones con compresas. 

 

 

Hipérico

 

 

Se trata de un antidepresivo muy potente. En casos de depresión leve o moderada, es ideal tomar 300mg de extracto de la hierba de San Juan o hiparico tres veces al día. Los efectos secundarios pueden notarse en molestias gastrointestinales, sequedad de boca, nervios o urticaria. 

 

 

Valeriana

 

 

Es un somnífero natural que ayuda a regular la fatiga, la irritabilidad, el rendimiento bajo y la disminución de defensas. Para que la valeriana sea eficaz, se recomienda beberla entre 1 hora y media y 2 horas antes de dormir, como infusión o en pastillas de 300mg del extracto seco. 

 

 

Espino albar

 

 

Es un antihipertensivo sin efectos secundarios –como mareos, alteraciones, dolores de  cabeza, depresión e impotencia. Es rico en flavonoides, caninos y modera la tensión arterial alta. Requiere un tratamiento constante de dos tazas de infusión diarias. 

 

 

Ginseng

 

 

A diferencia de las benzodiazepinas, ansiolíticos químicos, el ginseng es una planta adoptógena que ayuda a mantener la sensación de control en situación de estrés y a regular el funcionamiento del sistema inmunológico. Sus componentes incrementan la actividad cerebral, mejorando el rendimiento y la resistencia física. Se recomienda beber tres comprimidos de 500mg durante 4 semanas y dejar descansar. 

 

 

Ajo

 

 

Con niveles altos de colesterol en sangre, el ajo ayuda a reducir el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, dolores musculares, cansancio, insomnio y alteraciones de la memoria. 

 

 

Diente de león

 

 

Las hojas frescas del diente de león en ensaladas o licuados ayudan como diurético. Contribuye a la recuperación tras la ingestión de alcohol y grasa animal. Al beber una dosis de  20ml tres veces al día, se puede disfrutar de sus propiedades. 

 

 

Lavanda

 

 

Es una planta medicinal para dolores de cabeza, cólicos, indigestión y agotamiento. Se requiere masajear los músculos doloridos con un 1ml de aceite de lavanda diluido en 25ml de aceite base. 

 

 

Ginkgo biloba

 

 

Refuerza la circulación en los capilares celebrarles mejorando la memoria y reduciendo los síntomas de la arteriosclerosis, las varices, las úlceras varicosas y las hemorroides. Como contraindicación es importante recordar que su consumo excesivo puede provocar problemas en la piel y dolor de cabeza.