*

X

Contra la depresión: una buena comida

Salud

Por: PijamaSurf - 03/16/2017

Algunos consejos para combatir el peso de la tristeza bocado a bocado.

Uno de los supremos placeres vitales es comer. Quien tiene la fortuna de hacerlo con la frecuencia y variedad adecuadas puede atestiguarlo. Uno de los momentos más felices del día será siempre frente a un plato atiborrado de los manjares de nuestra elección. Quizá una buena comida podría salvarnos la vida.

No se trata sólo del placentero ritual; algunos alimentos son fundamentales para lograr una salud mental plena. Quienes padecen ansiedad o depresión pueden acercarse a ciertos alimentos que les ayudarán a recuperar el ánimo.

Para este tipo de enfermedades, mantener un estilo de vida saludable es necesario para no sufrir recaídas ni desviaciones. Junto con una buena rutina de ejercicios para reducir algunos síntomas, caminatas en entornos naturales y sesiones de meditación, la alimentación adecuada nos ayudará a seguir viendo el vaso medio lleno, pase lo que pase.

Algunos de los nutrientes clave son el omega 3 (presente en la chía, la soya, el cacahuate y el aceite de oliva), los aminoácidos (frijol, ajonjolí, lentejas, espinacas), las vitaminas B (huevo, pescado, germen de trigo, coliflor), la vitamina D (leche, champiñones) y minerales como el zinc (nuez, habas), el magnesio (garbanzo, chocolates, avellanas) y el hierro; con estos nutrientes se puede alcanzar una sólida salud mental.

Estos nutrientes son necesarios para producir hormonas y neurotransmisores cerebrales y también contribuyen a regular el azúcar en la sangre, para mantener un estado de ánimo bueno.

De acuerdo con un estudio realizado a lo largo de 10 años en más de 15 mil personas, aquellos que siguen una dieta con elementos gastronómicos mediterráneos tienden a ser menos proclives a la depresión.

La nutrióloga Melissa Brunetti, especializada en la relación entre salud mental y alimentación, afirma que el desayuno ideal para una persona que enfrenta problemas de depresión consiste en huevos (que incluyen muchos de los nutrientes ya mencionados), aguacate y algún tipo de germen: “Nuestro cerebro es casi 60% grasa y necesitamos obtenerla de nuestra alimentación diaria. El aguacate es rico en triptófano, un conductor de serotonina, nuestro químico corporal para el bienestar”.

No se trata sólo de comer bien, sino de mantener hábitos alimenticios adecuados. Hacer tres comidas al día, con sus colaciones entre una y otra, es importante para evitar la irratibilidad que puede provocar el hambre y una baja concentración de azúcar en la sangre.

Estas pautas de alimentación, en combinación con el seguimiento adecuado del tratamiento asignado por un profesional, crean las condiciones adecuadas para mantenernos saludables por dentro y por fuera.    

Estas dos fotografías prueban que el peso tiene poco que ver en la imagen de una persona

Salud

Por: pijama Surf - 03/16/2017

Estas imágenes desmienten uno de los muchos tabúes en torno a la estética corporal y la figura

Dentro de la persecución compulsiva de estereotipos asociados a la belleza física, por ejemplo la delgadez, millones de personas persiguen metas que en realidad no son más que burdos espejismos. Un interesante ejemplo de lo anterior es el peso. Cuántos kilos cargas en tu existencia es un indicador para muchos determinante sobre qué tan atractivo o atractiva eres o, al menos, qué tan esbelto estás. Sin embargo, este tabú cultural es poco preciso. 

Para comprobar lo anterior la entrenadora y blogger Adrienne Osuna se ha dedicado a publicar selfies comparativas en las que aparece con siluetas radicalmente distintas pero pesando casi lo mismo. Esto obviamente desmiente el hecho de que el peso de una persona determina su figura. De hecho, la tesis de Osuna es que importa mucho más cómo repartas ese peso (entre músculo y grasa) que cuánto peses. A esto Osuna le llama recomposición corporal, que significa que no necesariamente debes perder masa para transformar tu cuerpo sino, bueno, transformarlo. 

Esto es un golpe duro para la psicología de la anorexia o bulimia, una lamentable condición que se ha popularizado masivamente durante las últimas 2 décadas y que apunta a la báscula como juez decisivo para determinar si las mujeres van bien o no en su fijación de mantenerse esbeltas. Otra premisa que se desdobla de esto es la desmitificación de otro tabú: lo importante no es necesariamente comer menos sino comer bien, sano y equilibrado.

En fin, dicen que una imagen vale más que mil palabras, así que sería bueno que estas fotos circulen:

  

capture.jpg
 
Picture:  INSTAGRAM / ADRIENNEOSUNA