*

X

El libro más antiguo del mundo: el Sutra del Diamante

Libros

Por: Kin Navarro - 03/14/2017

La fascinante historia detrás del texto impreso más viejo que conozca la humanidad

En 1900 un monje hizo un descubrimiento fenomenal en un puesto fronterizo colocado cerca de la antigua ruta de la seda en Dunhuang, China, a orillas del desierto de Gobi. Una serie de cuevas escarbadas a lo largo de un risco y selladas desde el año 1,000, a la que llamarían “la cueva de los mil Buddhas”, resguardaba 40 mil libros, rollos y manuscritos. De esta manera, envueltos en papel y seda, se protegieron perfectamente en tiempos de guerra y pudieron ser preservados para el futuro.

En 1907, el arqueólogo húngaro-británico Marc Aurel Stein se encontraba en medio de una expedición en la región; luego de escuchar algunos rumores sobre la biblioteca oculta decidió ir a probar suerte y descubrir por sí mismo el lugar. Después de sobornar al abad del grupo monástico encargado de resguardar el sitio, robó miles de documentos, incluyendo el “Sutra del Diamante”.

Un 11 de mayo (de acuerdo con nuestro calendario) del año 868 a. C., un hombre llamado Wang Jie encargó la impresión de una traducción del sánscrito al chino de un texto budista sagrado a lo largo de un pergamino. El rollo está impreso en siete secciones con un boque por cada una, luego fueron unidas hasta completar una longitud de 5m.

En una de las esquinas del documento se lee leyenda: “Hecho reverencialmente para distribución gratuita universal por Wang Jie en representación de sus dos padres”. Según la tradición budista, se sabe que copiar y diseminar la palabra del Buddha era una forma inmejorable de ganar consideración dentro de la cultura china. Esta es una de las razones por las que la impresión evolucionó rápidamente en China.

Sutra es el nombre en sánscrito para “enseñanza o sabiduría religiosa” y suele ser la palabra empleada para referirse a una enseñanza del Buddha. Se dice que él mismo le dio el nombre a esta enseñanza porque “cortaría como un diamante a través de las ilusiones hechas de palabras e iluminaría lo que es real y permanente”.

El libro pertenece a la tradición del budismo mahayana que, a diferencia de otras escuelas, cree que cualquiera puede alcanzar la iluminación, viva o no una vida monástica. Esta corriente se diseminó desde la India hacia China a través de la ruta de la seda.

Este texto, de tan sólo 6 mil palabras es el libro impreso más antiguo del que se tenga conocimiento. Hoy este antiguo escrito se encuentra resguardado en la British Library y forma parte del impresionante Proyecto Dunhuang. Puedes consultarlo en línea aquí.

Aquí un extracto famoso, traducido del chino al inglés por Bill Porter:

 

Así, puedes ver la fugacidad del mundo

una estrella al amanecer, una burbuja en un riachuelo

un destello luminoso sobre una nube de verano,

linterna que parpadea, un fantasma, un sueño.

 

 

Encontrarnos con un acervo gratuito de más de mil títulos nos recuerda las delicias de una premisa esencial de la información: que debiera ser libre

Los libros, o mejor dicho su lectura, se cuentan entre los regalos más hermosos que la humanidad recibió. A veces espejos, a veces brújulas, otras compañeros, los libros enriquecen vidas, las transforman y mucho nos ayudan en la que podría ser la tarea esencial del ser humano: construir una perspectiva desde la cual observar el mundo. 

Existe una preciosa abstracción llamada "dominio público", se trata de un lugar en el que convergen la historia, las leyes y la creatividad, y en donde la información, materializada en todo tipo de obras, fluye con plena libertad. Después de un cierto periodo que varía entre países, todas las obras artísticas, literarias o científicas vienen a dar aquí y se sacuden cualquier obstrucción legal de acceso y utilización. 

Cuando las dos fuerzas anteriores se combinan, los libros y el dominio público, entonces se desata una fiesta: miles de títulos, muchos de ellos entre los más grandes que se hayan escrito, se ponen a completa disposición de cualquiera interesado en tomarlos. Y es aquí donde entra en juego un tercer elemento, lo digital. Éste permite acceder sin necesidad de un soporte físico, más allá de un teléfono o una computadora –a lo que puede accederse en un café o una escuela, al interminable arcón de obras literarias. 

Leer es bueno, para quien lee e incluso para quienes le rodean. En la medida que cada uno ampliemos nuestro panorama, enriquezcamos nuestras perspectivas y nos sumerjamos en historias distantes –pero con las cuales terminamos intimando, ese universo que llamamos "sociedad" termina sin duda beneficiado. Por eso celebramos la épica labor que alguien consumó para reunir más de mil títulos, muchos de ellos verdaderos clásicos, y ponerlos a disposición de cualquiera en un solo sitio. 

La página de un municipio en España, dentro del País Vasco, llamado Ataun, agrupa esta excitante lista de obras a las que podemos, vía un simple clic, acceder en formatos pdf o ePub para leer. Las obras pueden leerse en línea o descargarse y la compilación bastaría para sumergirnos unos años en las delicias que caracterizan a la literatura. Entre otros, encontrarás libros de autores tan diversos como Petrarca, Rudyard Kipling, Joseph Conrad, Karl Marx, Miguel de Cervantes, Marcel Proust, H. P. Lovecraft, Platón, Joyce, Hesiodo y muchos muchos más.

Y para comenzar la inmersión sólo tienes que seguir este enlace..., disfruta y comparte.

 

Twitter del autor: @ParadoxeParadis