*

X

La mente es el mar, la orilla y la arena: una nueva definición de la mente más allá del cuerpo

AlterCultura

Por: pijamasurf - 03/10/2017

Una nueva definición científica de la mente: un sistema abierto de relaciones que no se limita al cuerpo

Mientras que la mayoría de los científicos siguen intentando encontrar la conciencia dentro de las neuronas, creyendo que la mente es un efecto del cerebro, otros empiezan a romper con el paradigma materialista y concebir visiones de la mente más amplias y refrescantes. Uno de ellos es Dan Siegel, profesor de UCLA. 

Siegel ha definido a la mente como "un proceso autoorganizado, tanto embebido como relacional que regula el flujo de información y energía entre nosotros", pero esto debe explicarse un poco más. Para Siegel, la mente no está confinada a nuestro cuerpo o a nuestras percepciones de las experiencias sino que es esas mismas experiencias; no se puede desenlazar la mente de nuestras interacciones con el mundo. Esto recuerda tanto la física cuántica como la visión del budismo mahayana y vajrayana. Recientemente, el físico José Ignacio Latorre señaló que no existe "una realidad objetiva preexistente y local"; esto, en otras palabras, nos dice que la realidad no existe independientemente de nuestra observación, es decir, de nuestra propia subjetividad. En el budismo vajrayana se dice que la conciencia y los fenómenos (o apariencias) son indivisibles. Siegel utiliza una bella metáfora:

Me di cuenta de que si alguien me pedía definir la costa, e insistía, "¿es el agua o la arena?", yo le diría que la costa es tanto la arena como el agua. No puedes limitar tu entendimiento de la costa a decir que es uno o lo otro. Empecé a pensar que tal vez la mente es como la costa --un proceso interior y un proceso de interrelación. La vida mental para un antropólogo o un sociólogo es profundamente social. 

Su definición se sirve de la definición matemática de un sistema complejo que es abierto, que puede influir en cosas fuera de sí mismo, que es capaz del caos y es no lineal. Los beneficios de una definición más abierta de la mente consisten en que se elimina la sensación de aislamiento y desconexión:

En nuestra sociedad moderna creemos que la mente es la actividad cerebral y esto significa que el yo, que viene de la mente, está separado y realmente no pertenecemos. Pero somos parte de la vida de los otros. La mente no es sólo actividad cerebral. Cuando nos damos cuenta de qué es este proceso relacional, se produce una transformación enorme en este sentido de pertenencia.

Pertenencia que es interdependencia, la existencia como una delicada ecología de mente que se interpenetra.

¿Cómo sería la tumba de Nefertiti si los arqueólogos la hallaran?

AlterCultura

Por: PijamaSurf - 03/10/2017

Nefertiti (1370-1330 a. C.) fue la reina y consorte del padre de Tutankamón, Akenatón

Algunos lo calificarían como “el descubrimiento del siglo” pero para Franco Porcelli, director de la Universidad Politécnica de Turín, en Italia, se trata de un proyecto que va más allá de la popularidad: es la clave para comprender su influencia y poder durante la 18a dinastía en el Antiguo Egipto. 

Porcelli y su grupo de arqueólogos se adentrarán a la tumba de Tutankamón y sus recámaras secretas en la búsqueda de la legendaria reina Nefertiti. Conocida por liderar una revolución religiosa hace 3 mil 300 años, Nefertiti es la reina que siempre se ha buscado pero nunca encontrado. Inclusive, en el 2015, Nicholas Reeves, arqueólogo británico de la Universidad de Arizona, sospechó que en la recámara del rey existían dos puertas ocultas que estaban “pegadas” una con la otra, las cuales conducirían a la posible tumba de la reina. Nunca logró comprobarse dicha hipótesis. 

Nefertiti (1370-1330 a. C.)  fue la reina y consorte del padre de Tutankamón, Akenatón. A ella se le atribuye haber implementado una época monoteísta en el Antiguo Egipto, cuyas reformas fueron consideradas rígidas para su época. Se cree incluso que ella reinó sola, convirtiéndose en una de las mujeres más poderosas de su era –y de la historia de la humanidad. 

Para Porcelli, aun si su tumba o las recámaras de Nefertiti son capaces de explicar la sucesión de poder, darían información valiosa sobre la época y la región:

Me siento personalmente con esperanza. Mientras más textos, tablas o inscripciones encontremos, mayor será la cantidad de detalles o insights sobre estos maravillosos años cuando los Grandes Poderes del antiguo Este Cercano estaban interconectados, desde Hittites –Turquía– hasta Babilonia en Mesopotamia. 

En caso que esta investigación se lleve a cabo, sería el tercer intento en que se hace uso de la tecnología moderna para encontrar la tumba de esta famosa reina. Hay quienes dicen que “la tercera es la vencida”.