*

X

Niña de 4 años recorre sola kilómetros en la taiga siberiana para ayudar a su abuela enferma

Sociedad

Por: pijamasurf - 03/14/2017

Caperucita Roja de la vida real: niña rusa cruza bosque siberiano poblado de lobos a temperaturas extremas para ayudar a su abuela enferma

En lo que parece una historia digna de un cuento de hadas (y extrañamente parecido a "Caperucita Roja"), la niña Saglana Salchak de 4 años atravesó varios kilómetros de la taiga siberiana para encontrar ayudar para su abuela enferma.

Saglana estaba viviendo con sus abuelos (un proceso jurdídico pende sobre su madre) en un remoto pueblo cerca de la frontera con Mongolia, a más de 18km de otro pueblo y unos 8km de un vecino.

De acuerdo con The Guardian, la niña decidió emprender su épica travesía luego de hablar con su abuelo ciego y de tomar unos cerillos (en caso de que tuviera que hacer fuego). Por si eso fuera poco, según informa el diario Pravda, la región de la república de Tuvá en donde vive esta familia está repleta de lobos.

Las temperaturas que se encuentran en esa zona llegan a los -34ºC y se suelen producir severas nevadas. Saglana casi se pasa de la casa de su vecino, que estaba cubierta por vegetación y nieve, pero fue detectada por los vecinos. Se llamó a un médico pero, trágicamente, éste descubrió que la abuela había muerto en el ínterin de un ataque al corazón.

Saglana ha sido convertida, merecidamente, en héroe por los medios locales, aunque ella explica que no tuvo miedo de atravesar sola el bosque y que además quería encontrar algo de comer. El viaje resultó en un resfriado, pero no tuvo consecuencias mayores. Los padres de Saglana cuidan caballos, por lo que esta niña seguramente podrá convertirse en una gran pastora de las taigas.

Te podría interesar:

La asombrosa respuesta de Starbucks a las medidas antiinmigrantes de Donald Trump

Sociedad

Por: pijamasurf - 03/14/2017

Por medio de una carta, el CEO de Starbucks toma una postura decisiva frente a la política divisionista de Trump

Este fin de semana, Estados Unidos vivió días de conmoción y protestas, provocados en buena medida por un polémico decreto emitido por Donald Trump, el flamante presidente de dicho país, quien decidió vetar la entrada al país de ciudadanos procedentes de siete países de población predominantemente musulmana: Irán, Irak, Siria, Yemen, Sudán, Libia y Somalia.

La medida causó indignación, entre otras razones, porque muchas de las personas procedentes de estos países buscan refugio ante la situación de guerra o precariedad que se vive en su lugar de origen.

En este contexto, la empresa Starbucks respondió haciendo frente a la política antiinmigrantes de Trump, esto con acciones muy específicas respecto de su operación tanto en Estados Unidos como en otro país afectado por las decisiones del mandatario: México.

A través de una carta dirigida a todo el personal involucrado en la operación de Starbucks el director general de la compañía, Howard Schultz, anunció un programa para contratar a personas que “huyen de la guerra, la violencia, la persecución y la discriminación”. El objetivo de la empresa es dar trabajo a 10 mil refugiados, de aquí a 5 años, en los 75 países en los que tiene presencia.

Asimismo, en el caso específico de México, en cuya frontera con Estados Unidos Trump autorizó ya la construcción de un muro que separe ambos países, Schultz confirmó que la empresa continuará con el intercambio que se realiza con comunidades productoras de café de Chiapas y Oaxaca, con las cuales se ha establecido un trato provechoso para ambas partes que, además de la comercialización del producto, incluye programas para el desarrollo y bienestar de las familias y de cuidado al medio ambiente. Schultz asegura en dicha carta que es momento de “construir puentes, no muros, con México”, en donde Starbucks cuenta con casi 600 cafeterías, las cuales dan empleo directo a más de 7 mil personas.

El texto completo puede consultarse en este enlace (en inglés), pero tan sólo con estas medidas demuestra una toma de postura interesante con respecto a las decisiones del mandatario estadounidense, un voto de confianza por la unidad y la cooperación en un momento aparentemente turbio de este viaje colectivo.