*

X

“Pasar a la ofensiva”: breve recuento de los pasos colectivos del Congreso Nacional Indígena

Política

Por: TOR - 03/30/2017

En vísperas del año electoral, el Congreso Nacional Indígena ha decidido “pasar a la ofensiva”, planteando con ello la reconstrucción de México con l@s de abajo y desde abajo

De manera paralela al festejo del 23 aniversario del levantamiento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) y a la realización del Encuentro “L@s Zapatistas y las ConCiencias por la Humanidad”, se llevó a cabo la segunda etapa del V Congreso Nacional Indígena, en la que se dieron a conocer los informes y resultados de la consulta llevada a cabo por el Congreso Nacional Indígena (CNI) en distintos pueblos y comunidades de todo el país como parte de la propuesta “Que retiemble en sus centros la tierra”, dada a conocer en octubre del año pasado.

El 1 de enero de este año, con una asistencia de mil 100 delegados de los pueblos amuzgo, zapoteco binni-zaá, chinanteco, chol, chontal de Oaxaca, chontal de Tabasco, coca, cuicateco, comca’ac, cucapá, ikoot, náyeri, kumiai, matlazinca, maya peninsular, mayo yoreme, mam, mazahua, mazateco, mixe, nahua, ñahñu-ñuhu, ñathô, ñu saavi, popoluca, purépecha, rarámuri, tepehuano, tojolabal, totonaco, triqui, tzeltal, tsotsil, wixárika, yaqui, zoque, guarijío, tepehua, tohono o’odham, chichimeca, afrodescendientes, mepha’a, entre otros, el CNI dio a conocer que durante los meses de octubre, noviembre y diciembre de 2016 fueron consultadas 523 comunidades de 25 estados del país, de éstas, 430 están de acuerdo con la propuesta del CNI que el EZLN ha decidido acompañar respetuosamente. Estos resultados, aunque significativos, no son concluyentes, pues aún quedan 80 consultas que están en proceso, hay otras que no pudieron realizarse en algunos casos debido a las condiciones de inseguridad y violencia que se viven en todo el territorio mexicano (pero que se exacerba en ciertas comunidades del país) y en otros por particularidades políticas, como los cambios de autoridades en que se encuentran algunas asambleas regionales.

Asimismo, se ratificaron los acuerdos de conformar un Concejo Indígena de Gobierno (CIG), estableciendo que éste:

  • Se propondrá representar a todos los pueblos de México y gobernar al país, rigiéndose por los siete principios del CNI: obedecer y no mandar, representar y no suplantar, servir y no servirse, convencer y no vencer, bajar y no subir, proponer y no imponer, y construir y no destruir.
  • Tendrá como voz la de una mujer indígena que conozca su cultura y que hable su lengua, misma mujer que será propuesta como candidata independiente a la presidencia de México en las elecciones del 2018.
  • Esperará la respuesta de las comunidades pendientes de concluir su consulta y respetará la decisión de las comunidades que no estén de acuerdo con la propuesta.

Los objetivos del Concejo Indígena de Gobierno son: la reconstitución integral de los pueblos, visibilizar lo que está sucediendo en los distintos territorios del país azotados por la violencia en sus distintas vertientes y manifestaciones, y tender puentes con la sociedad civil, los medios de comunicación y los pueblos originarios. Por otro lado, en lo que respecta a las características del CIG, se acordó que las compañeras y los compañeros que lo conformen deberán: ser propuestos, nombrados y legitimados en asamblea; practicar los siete principios del mandar-obedeciendo y haber acompañado a sus pueblos en sus luchas. Los concejeros que no cumplan con los acuerdos y principios del CNI podrán ser revocados de sus cargos por decisión de asamblea.

Finalmente, se propuso que los días 27 y 28 de mayo se realizara la Asamblea Constitutiva del Concejo Indígena de Gobierno, reunión en la cual se habrá de definir el funcionamiento del CIG, sus reglamentos, sus comisiones y los siguientes pasos a seguir. Todo lo anterior nos deja ver una cuestión de enorme trascendencia: el CNI ha salido fortalecido de este primer esfuerzo de consulta que incluyó la participación de comunidades que tradicionalmente han participado de este espacio, así como de comunidades que no.

A partir de este primer “corte de caja”, el CNI ha decidido continuar la consulta con el objetivo de sumar fuerzas y de incluir a más pueblos a esta propuesta que es una apuesta por la lenta, pero segura, reconstrucción de lo que los malos gobiernos han destruido, despojado, robado, fragmentado, desaparecido, asesinado; de esa geografía marcada por el dolor, pero sobre todo por la lucha digna y desde abajo de sus pueblos originarios que no se rinden, que no claudican y que hoy, con esta propuesta, nos invitan a construir una lucha de la que podamos participar todos, una lucha que es por la vida con libertad, con justicia, con democracia y con dignidad.

Así, mientras las agendas de los partidos electorales, sean de “izquierda” o no, están centradas en quién va a ocupar la presidencia en 2018 y en cómo vender las promesas de soluciones mágicas a los múltiples problemas del país, el CNI, mediante el Concejo, nos propone reconstruir desde abajo, y con l@s de abajo, un país que, convertido en una fosa clandestina, ha sido desgarrado por la violencia legal e ilegal, concesionado a transnacionales para megaproyectos de muerte, plagado de miseria, hambre, explotación, corrupción, presos políticos con sentencias que abarcan vidas enteras, familias fragmentadas por la migración, pueblos abandonados por la falta de trabajo digno, miles de jóvenes que por su condición social no aspiran a una educación integral, miles de pacientes que mueren esperando un lugar en los servicios de salud públicos; país en donde a diario son asesinadas y desaparecidas, en promedio, siete mujeres, sumándose a la lista de poco más de 27 mil personas desaparecidas.

En este contexto, la propuesta del CNI de “pasar a la ofensiva”, no sólo es necesaria sino también urgente, pues como ellos lo han dicho: “Es tiempo de que la dignidad gobierne este país y este mundo, y [de que] a su paso florezcan la democracia, la libertad y la justicia”.

 

* Autor: TOR (Tejiendo Organización Revolucionaria), publicación Número 20, Año 4, febrero - marzo, 2017 de EL TORITO.

Números anteriores de EL TORITO: http://tejiendorevolucion.org/30002.html

Número 14, especial dedicado al CNI: http://tejiendorevolucion.org/30004.html

Te podría interesar:

Por qué lo que estamos viviendo se parece más a 'Un mundo feliz' de Huxley que a '1984' de Orwell

Política

Por: pijamasurf - 03/30/2017

Aldous Huxley tenía razón

Ante las experiencias traumáticas de los regímenes totalitarios del siglo XX, el libro 1984 de George Orwell --debido a su representación del Estado tiránico como el represivo y ominpresente Gran Hermano-- se convirtió en el texto distópico de cabecera que advertía los peligros de lo que podría ocurrir con una mezcla de abuso de poder, tecnología y supresión de la libertad y la información. Ante el primer atisbo de represión, vigilancia y control del Estado se cantaba con alarma el término Gran Hermano. Y si bien ciertamente hay algo de esto actualmente, la distopía que más se acerca a predecir y a darnos herramientas para entender lo que estamos viviendo hoy en día es Un mundo feliz de Aldous Huxley. Esto fue previsto con gran claridad por el escritor y analista de medios Neil Postman en 1985, en su libro Amusing Ourselves to Death (Entreteniéndonos hasta la muerte).

El sistema esbozado en el texto de Orwell se basa en la censura, la represión de los movimientos de oposición y sobre todo en la anulación de la individualidad, mientras que el de Huxley trata de, en palabras de Andrew Postman (el hijo de Neil), "una burbuja de gratificación instantánea, tecnología sedativa y consumo exacerbado". Mucho más parecido a lo que estamos viviendo en la sociedad occidental de Facebook y Donald Trump. No un control estilo "la bota en la cara" sino algo más parecido a la apatía, la dispersión y el desinterés producido por la distracción y el egoísmo de la cultura del entretenimiento. Como sugiere Neil Postman, en nuestra sociedad no es necesaria la represión de un movimiento político porque la realidad como entretenimiento nos coloca en un estado de pasividad, indolencia e ignorancia que nos hace inofensivos para el sistema. Postman escribió:

Lo que Orwell temía era que se prohibieran los libros. Lo que Huxley temía era que no hubiera razón para prohibirlos porque nadie querría leer uno. Orwell temía a aquellos que nos privarían de la información. Huxley temía a aquellos que nos darían tanto que nos reducirían a la pasividad y al egoísmo. Orwell temía que la verdad sería ocultada de nosotros. Huxley temía que la verdad sería ahogada en un mar de irrelevancia. Orwell temía que nos convertiríamos en una cultura captiva. Huxley temía que nos convertiríamos en una cultura trivial. 

Es difícil definir mejor lo que nos está pasando actualmente que como lo hizo Postman hace más de 30 años y, por supuesto, Huxley hace 80. En este solo párrafo está el narcisismo y el hiperindividualismo de la era digital, el mundo de las noticias falsas y de la posverdad, la burbuja de los filtros, el infotainment y demás malestares de la cultura de nuestros días, los cuales están zurcidos invisiblemente al tejido de la normalidad. 

En su texto "La propaganda en una sociedad democrática", Huxley escribió:

En lo que respecta a la propaganda, los primeros defensores del alfabetismo universal y de la prensa libre advirtieron sólo dos posibilidades: que la propaganda sea verdad o que sea falsa. No previeron lo que en realidad ha sucedido, sobre todo en nuestras sociedades occidentales capitalistas: el desarrollo de una vasta industria de comunicación masiva, que no lidia ni con lo falso ni con lo verdadero, sino con lo irreal, lo que es casi siempre totalmente irrelevante.

[...] Pero incluso en Roma no había nada comparado con el sinfín de distracciones que proveen los diarios, las revistas, la radio, la televisión y el cine. En Un mundo feliz las distracciones sin cortes de la naturaleza más fascinante [the feelies: películas también táctiles, orgy porgy, sexo grupal bajo la influencia de las drogas, centrifugal bumblepuppy, una futurista versión de espirobol] son deliberadamente usadas como instrumentos de política pública, con el propósito de impedir que las personas presten mucha atención a las realidades de la situación social y política. El otro mundo de la religión es diferente al otro mundo del entretenimiento; pero se asemejan en que decididamente "no son de este mundo". Ambos son distracciones y, si se viven continuamente, pueden volverse, como en la frase de Marx, "el opio del pueblo" y, por consiguiente, una amenaza a la libertad. Sólo los que vigilan pueden mantener sus libertades y sólo los que están constante e inteligentemente en el aquí y en el ahora pueden autogobernarse efectivamente por procedimientos democráticos. Una sociedad cuyos miembros pasan buena parte de su tiempo no en el presente, no en el aquí y en el ahora y en el futuro calculable, sino en otro lugar, en los otros mundos irrelevantes del deporte y las telenovelas, de la mitología y la fantasía metafísica, encontrará difícil de resistir las invasiones de aquellos que controlan y manipulan a la sociedad.

En su propaganda los dictadores de hoy dependen fundamentalmente de la repetición, supresión y racionalización —la repetición de eslóganes que desean que sean aceptados como verdad, la supresión de hechos que quieren que sean ignorados y la estimulación y racionalización de pasiones que pueden ser usadas en el interés del Partido o del Estado. Al tiempo que el arte y la ciencia de la manipulación son mejor entendidas, los dictadores del futuro indudablemente aprenderán a combinar estas técnicas con las distracciones interminables que, en Occidente, amenazan con ahogar en un mar de irrelevancia la propaganda racional esencial para mantener las libertades individuales y la supervivencia de las instituciones democráticas.