*

X

Esta es la mejor bebida para tener buen sexo, según estudios

Buena Vida

Por: pijamsurf - 04/20/2017

El alcohol y el sexo tienen una relación muy estrecha en nuestra sociedad, pero esta es la bebida que realmente estimula la función sexual en hombres y mujeres

Para bien y para mal, en nuestra cultura el sexo y el alcohol tienen una muy íntima relación. El alcohol es una especie de lubricante social que relaja y desinhibe a las personas, algo que puede ser bueno, pero si se toma en exceso embota los sentidos, hace perder la coordinación (y la conciencia) y puede llevar a accidentes y sucesos violentos.

Algunas bebidas, particularmente el vino, si se beben con moderación incluso tienen propiedades que alargan la vida y mejoran en general la salud, tanto en los aspectos físicos como en los sociales. El vino, que está asociado desde tiempos inmemoriales con la vida (la vid) y recientemente con el romance, es la bebida que mejor se lleva con el sexo, según un par de estudios científicos que resaltan tanto los beneficios para los hombres como para las mujeres.

En el caso de las mujeres, los investigadores italianos descubrieron que el vino consumido con moderación mejora la salud sexual al aumentar la libido; esto ocurre porque se incrementa el flujo sanguíneo a las zonas erógenas. Otra razón por la que el vino puede ser afrodisíaco tiene que ver con su olor. Se ha encontrado que olores como el regaliz, la cereza, los vinos terrosos y los acentos de almizcle son especialmente atractivos para las mujeres.

En el caso de los hombres, el estímulo del vino se debe fundamentalmente a que un compuesto que se encuentra en el vino tinto, llamado quercetina, bloquea la enizma UGT2B17, la cual envía señales al hígado para que deseche la testosterona. En otras palabras, el vino permite que circule testosterona durante más tiempo. La testosterona está asociada al deseo y a la potencia sexual. Sin embargo, aumentar la producción de testosterona también tiene el efecto de disminuir la función del sistema inmune, particularmente en personas de edad avanzada, algo que parece ocurrir sobre todo con la ingestión de hormonas artificiales. 

Tanto en el caso de las mujeres como de los hombres, estos efectos se ven mayormente anulados cuando se consume mucho alcohol, esto es, generalmente, más de dos vasos.

Una simple técnica de mindfulness podría eliminar instantáneamente la negatividad en tu mente

Buena Vida

Por: pijamaSurf - 04/20/2017

Los pensamientos negativos pueden nublar completamente el panorama, pero es una ilusión y tú puedes disiparla

Una de las cualidades que atribuimos a las personas sabias es su envidiable apacibilidad. Es como si ellas pudieran ser sólo observadores del mundo sin involucrarse, sin apegarse, reconociendo las cosas que van por su camino o las que se han desvirtuado, pero sin una especie de apasionamiento de por medio.

De algún modo, estas figuras se han vuelto dueños de sí mismos, capaces de conducir sus emociones y llevarlas hacia un camino más libre. En Occidente, desde hace 1 siglo el mindfulness nos está enseñando, a partir de la meditación, que cada uno puede volverse observador de sus propios pensamientos y emociones; los pensamientos se generan en la mente pero pueden no ser nuestros, si nos desapegamos de ellos.

Sobre la negatividad, podríamos definirla como una fijación de la atención en pensamientos pesimistas. Cuando caemos en un estado de negatividad, el panorama pinta sombrío y ni las cosas más hermosas se tiñen de sentido. Podemos, sin embargo, salirnos de este loop siniestro siendo observadores de este estado y, por medio de ello, experimentar una sensación liberadora que esclarece el panorama.

Ahora: aunque la meditación puede llevarnos a un estado que nos ayuda a observarnos como seres separados de nuestros pensamientos y emociones, es importante racionalizar, luego de esta práctica, aquello que vimos y dejamos pasar. Es decir, si al meditar y estar centrados en la respiración encontramos ese pensamiento que nos invita a deprimirnos o tener menos autoestima y lo dejamos pasar para volver a centrarnos en la respiración, una vez que no estemos meditando es necesario que ubiquemos esos pensamientos que nos hacen caer en un pesimismo pesallidesco. Una vez localizado, no se trata de volver a caer en el pensamiento y sus secuelas, sino de encontrar el motivo de por qué llegamos ahí; quizá se trata de un miedo muy interno, como el temor al abandono, a la soledad o al rechazo, y una vez ubicado el motivo hay que trabajar justo ese miedo, ya que le hemos puesto nombre (la aceptación es un gran primer paso).

Conviértete en observador de ti mismo mediante el mindfulness, no te pongas etiquetas y date cuenta de que no puedes dar por sentado lo que eres. Todo es cambio, incluso tu propia personalidad y ser; date cuenta, a través de la meditación, de que eres dueño de tu mente y que sus pensamientos pueden no ser necesariamente tuyos, si aprendes a verlos desde lejos. Encontrarás que la bruma negra irá volviéndose cada vez más lejana; quizá observarás su negrura, pero sin caer de lleno en su oscuridad.