*

X

Estados Unidos lanza la bomba no nuclear más poderosa del mundo sobre Afganistán

Política

Por: pijamasurf - 04/13/2017

Estados Unidos deja caer en Afganistán un arma no nuclear que es conocida como "la madre de todas las bombas"

La noticia del día que ha estremecido el orbe es el lanzamiento de una bomba en el este de Afganistán, con la que el ejército de Estados Unidos aparentemente habría buscado destruir importantes bases subterráneas de ISIS. La bomba MOAB (Massive Ordinance Air Blast) es la más poderosa que se ha utilizado en la historia que no sea un arma nuclear, según informó AP. Una bomba de 21 mil libras, lo que es igual a 21 misiles Tomahawk. Popularmente se le conoce como la "madre de todas las bombas" (MOAB: Mother Of All Bombs).

Esta masiva intervención sería en respuesta, seguramente algo desproporcionada, a la muerte de un miembro de las fuerzas armadas especiales conocidas como Green Beret, quien habría muerto en Afganistán hace unos días. Aunque seguramente tiene algún propósito estratégico.

No queda muy claro todavía por qué el Pentágono decidió usar una bomba de tal dimensión para atacar a un grupo que depende mayormente de bombarderos suicidas y AK-47s. 

Donald Trump había prometido en su campaña bombardear sin piedad a ISIS. Existe cierto temor de que Trump y su administración actúen de manera irresponsable, tomando las armas como si fueran juguetes.

*La imagen mostrada es de una prueba anterior con la bomba MOAB

Te podría interesar:

'Saturday Night Live' dedica su programa a parodiar y criticar a Trump (por momentos genialmente)

Política

Por: pijamasurf - 04/13/2017

SNL revive y cobra relevancia en tiempos de Trump, donde todo parece ser broma

Durante mucho tiempo Saturday Night Live ha sido el programa de comedia del establishment en Estados Unidos, el lugar por donde pasan todos los comediantes y los políticos. Y si bien las parodias pueden irritar a algunos, son mayormente inofensivas y poco trascendentes (en cuanto a su influencia más allá de la dimensión de la risa).

Si bien sería exagerado decir que esto ha cambiado, al ver el programa de este sábado pasado se siente una cierta electricidad, especialmente al notar una franca y por momentos hilarante crítica y caricaturización de Trump y de su gabinete. El show siempre se ha mofado de los presidentes y los candidatos pero al parecer le han subido una rayita, y es que Trump puede estar gobernando con el apoyo de una fuerte facción de la población pero no parece tener consigo a la industria del entretenimiento (esto, o simplemente su comportamiento es demasiado caricaturizable, una irresistible tentación para cualquier comediante). Claro que esto no significa que estemos viendo algo revolucionario y demás, pero es ciertamente interesante comparar con otros países en los que "un dictador" o un político autoritario suele tener controlados a los medios. Aquí vemos cómo Trump es tratado como un niño berrinchudo completamente inepto que es además el títere de Steve Bannon, la oscura figura mesiánica islamofóbica que pende sobre su administración, una mezcla entre la Muerte y Darth Vader. Hay que recordar que este estado de lo ridículo es visto por decenas millones de personas en Estados Unidos, siendo uno de los programas con más rating.

Sabiendo que Trump es narcisísticamente adicto a ver cómo es representado en los medios y a revisar los programas de TV, los chismes y los temas del día en Internet, el sketch de ayer debe de haberle calado al menos un poco. Vale la pena mencionar también el monólogo introductorio de Kristen Stewart, quien citó una serie de tuits de hace unos años (uno 11) en los que Trump siguió de manera un tanto obsesiva su relación con Robert Pattinson. Trump le daba el consejo a la estrella masculina de Twilight de dejar a Stewart, quien aparentemente le había sido infiel. Trump hablaba con poca autoridad, puesto que él también había sido famosamente infiel. 

La imitación de Melissa McCarthy del secretario de prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer, ha sido extensamente laureada por la crítica como una genial pincelada de histrionismo televisivo. Al parecer la administración de Trump es justo lo que este show necesitaba para revivir, ya que había estado por varios años en un punto bastante bajo en su ilustre historia. SNL le debería de regalías a Trump y su equipo por crear un Estado tan fácil de ridiculizar y de transformar en risas --lo trágico regresa como cómico.