*

X

Asómbrate con esta colección de más de 6 mil libros infantiles digitalizados y de consulta libre

Libros

Por: pijamasurf - 06/26/2017

Por más de 40 años, Ruth Baldwin coleccionó libros infantiles de toda índole; ahora la Universidad de Florida ha digitalizado esa biblioteca para su acceso público

Los libros infantiles son sin duda uno de los géneros más entrañables dentro del ámbito de lo impreso (con su extensión reciente hacia lo digital). Acaso por la audiencia misma a la que va dirigida, la literatura infantil y juvenil posee rasgos en donde confluyen lo atractivo y lo inteligente, la reflexión y las emociones, el asombro y el cuidado, entre varios más que al final dan como resultado libros sumamente hermosos, únicos, verdaderas joyas artesanales de la edición y la creatividad.

Como prueba de ello, basta recorrer el amplísimo catálogo de la Biblioteca Baldwin de Literatura Infantil Histórica, adscrita a la Universidad de Florida y que recientemente liberó para su consulta abierta la digitalización de más de 6 mil ejemplares del género, publicados desde mediados del siglo XIX y hasta mediados del XX, especialmente en Estados Unidos y el Reino Unido, con algunos pocos libros provenientes de Alemania, Francia, España y otros países.

Cabe mencionar que dicha biblioteca lleva el nombre de su coleccionista: Ruth Baldwin, quien durante 40 años reunió libros dirigidos al público infantil, en los diversos “subgéneros” que ha tenido a lo largo de la historia ese ámbito de la edición. Libros de literatura, edificantes, pedagógicos, religiosos, morales, artísticos, de entretenimiento, de valores cívicos o familiares y varios más, los cuales en casi todos los casos respondieron a momentos específicos de la sociedad en la que emergieron.

En el caso del catálogo digital, es posible explorar dicha biblioteca siguiendo criterios de año o lugar de publicación, nombre del editor e incluso la categoría temática a la cual pertenece el libro. Asimismo, el catálogo cuenta con una media docena de colecciones particulares, como la de libros relacionados con los cuentos de los hermanos Grimm, con San Nicolás o con Alicia en el país de las maravillas.

Siguiendo este enlace puedes revisar el catálogo de la Baldwin Library of Historical Children's Literature, y seas un entusiasta de la literatura infantil, de los libros, de las ilustraciones, de la historia cultural o de la creatividad en sí, estamos seguros de que encontrarás varias ocasiones de asombro y placer. 

Te podría interesar:

Esta editorial islandesa sólo imprime libros en luna llena... y luego los quema

Libros

Por: pijamasurf - 06/26/2017

La editorial Tunglio publica libros sólo en noches de luna llena; los que no vende los quema ahí mismo, haciendo una detonación de energía editorial, como una especie de supernova literaria

La editorial islandesa Tunglio (la palabra significa "luna") tiene la peculiar costumbre de editar sus libros solamente en las noches de luna llena. Imprime 69 libros solamente y los que no se venden son quemados in situ. Según dijeron a The Guardian los directores de esta editorial, el escritor Dagur Hjartarson y el artista Ragnar Helgi Ólafsson, "la editorial consume toda la energía de la publicación en unas pocas horas en vez de esparcirla por varios siglos... Por una gloriosa velada, el libro y su autor están completamente vivos. Y después, al siguiente día, todos pueden seguir con sus vidas". La editorial es también claramente un ensamble de arte performático, y quizás algún tipo de magia ritual ocurre también en las llamas de los libros con la luna.

Para Tunglio quemar los libros nada tiene que ver con la censura sino, según ellos, con el arte mismo de hacer libros y con la energía que se genera y consume en estas noches. Queman sus libros con cuidado y elegancia, utilizando sólo un coñac muy fino para alimentar el fuego. Ante la crítica de que quemar libros es un acto antidemocrático, responden que democrático no significa "abundancia ilimitada y suministro ilimitado, sino un proceso justo". Argumentan que sus libros son baratos, no pueden ser preordenados y nadie puede adelantarse en la fila para acceder antes a ellos.

La noche de la publicación se convierte en un acto de liberación. "La energía de la publicación se condensa y amplifica. Mucho de la espera, duda y preocupación", que acompaña a la publicación de un libro y la misma autopromoción son eliminadas. 

La destrucción también es un arte, y, paradójicamente, el combustible de la creatividad.