*

X

La hora del día y el número de veces a la semana para que el ejercicio beneficie a tu mente

Salud

Por: pijamasurf - 07/10/2017

Neurocientífica explica la mejor forma de hacer ejercicio físico.

En las últimas décadas la ciencia ha notado que el ejercicio (entre sus múltiples beneficios) es especialmente benéfico para la cognición, esto es, para mejorar la memoria y la capacidad de aprendizaje del cerebro. En general toda salud cerebral pasa por al menos un poco de ejercicio, y esto es clave para prevenir enfermedades neurodegenerativas, las cuales abundan en nuestra época cada vez más sedentaria.

La profesora del Center for Neural Science de la Universidad de nueva York y autora del libro Healthy Brain, Happy Life, Wendy Suzuki, explica en este video cuál es la mejor manera de ejercitarse para mejorar la función del cerebro.

Suzuki señala que para tener beneficios lo mínimo que se recomienda es realizar actividad aeróbica, que incrementa el ritmo cardíaco, como puede ser caminar o correr unas tres o cuatro veces a la semana. Una persona que ya tiene cierta actividad física quizás necesite hacer más para notar los cambios. Uno de los beneficios de esto es que mejora el estado de ánimo. 

Para optimizar la función cognitiva se recomienda hacer ejercicio en la mañana como primera actividad, esto debido a que el ejercicio incrementa la secreción de neurotransmisores y factores de crecimiento, y al hacerlo en la mañana ello ocurre antes de que necesites usar tu cerebro para aprender y recordar. De alguna manera, el ejercicio es como un desayuno para el cerebro. Es más benéfico, también, ya que al hacer ejercicio en la mañana nos preparamos para el día, mientras que en la noche generalmente ya no tendremos que usar tanto nuestro cerebro para labores que consideramos importantes.

En términos solamente psicológicos, hacer ejercicio en la mañana tiene asimismo beneficios pues brinda una actitud positiva para enfrentar el día; el solo hecho de levantarse temprano para hacer ejercicio ya es un logro que nos da un sentido de satisfacción que puede traducirse a otras actividades.

Te podría interesar:

6 consejos para dejar de revisar compulsivamente tu smartphone

Salud

Por: Pijama Surf - 07/10/2017

Pasamos 90% más tiempo en el celular que en la era presmartphone; aquí unos hacks para disminuir esto y volver a la vida real

El celular es hoy como una extensión del cuerpo. ¿Te has preguntado cuántas veces al día sostienes tu teléfono móvil en la mano?, ¿cuántas veces al día piensas en él? Es maravilloso, sí, ahí podemos hacer multitareas apenas hace una década impensables como revisar correos, escuchar música, tomar fotografías, grabar audios, revisar redes sociales, leer periódicos. Es verdad, es muy útil, pero también se ha convertido en un hábito que nos genera ansiedad.

Según una investigación de Adam Alter, profesor de NYU, pasamos alrededor de 3 horas al día en nuestro smartphone, cuando en la era presmarthone, solo lo hacíamos durante 18 minutos: esto es 90% más tiempo. También, los niños pasan 20% menos tiempo jugando presencialmente con otros niños.

Lo hacemos de manera automática: tomamos el teléfono en cualquier momento libre. Ello nos quita tiempo para reflexionar, contemplar, convivir. Te presentamos algunos consejos para disminuir tu tiempo en el celular:

 

Dedica 5 minutos a repasar cómo usas el celular

Haz un recuento de cómo usaste tu celular ayer. Trata de recordar cuántas veces lo tomaste e intenta calcular cuánto tiempo pasaste en él. Una vez hecho esto, llega a una conclusión sobre qué tanto te parece que lo usas de más; recuerda, antes de la era smartphone, las cosas que hacías cuando no utilizabas tu teléfono: escuchar música, tener conversaciones, etcétera.

 

Apaga el sonido (y la vibración)

Tú controlas tu teléfono; que él no te controle a ti. Si lo tienes todo el tiempo en un “modo” que llame tu atención cuando hay avisos, será mucho más difícil que dejes de depender de él. Ponlo en función de silencio y solo revísalo cada hora, quizá, o si puedes, date un lapso mayor.

 

Aléjalo de ti

Si tu teléfono está a tu lado, lo más sencillo será que sucumbas a su presencia. Colócalo en un lugar done no puedas verlo.

 

Usa el lenguaje correcto

No utilices el “No puedo checar mi teléfono”; mejor usa el “No checaré mi teléfono”. La primera frase tiene una connotación de prohibición más que de reto, como en el segundo caso.

 

Ponte metas

Checar tus redes sociales una vez al día podría ser más que suficiente. Ponte metas; puede ser dos veces al día en un principio.

 

Sustituye un hábito por otro

Si cada vez que no tienes nada que hacer tomas tu teléfono, sustituye esto por agarrar un libro (lo cual tiene mucho más beneficios para tu psique), ponte a regar las plantas o contacta a alguna persona a la que le tengas afecto.

 

También en Pijama Surf:  3 buenas razones para no tener un teléfono celular, según un profesor de filosofía

 

Imagen: antoinegeiger.com