*

X
Si los pecados capitales fueran redes sociales...

La forma en la que pasamos el tiempo en Internet, dedicándonos cada vez más a consumir información e interactuar virtualmente hace que uno pueda traspolar actividades que antes ocurrían en lugares físicos a las redes sociales. En cierta forma lugares como una biblioteca, una plaza pública, un restaurante e incluso un prostíbulo ahora ocurren en línea y, con ello, sus respectivos pecados.

Un usuario de Twitter se ha convertido en un tuitstar con el siguiente tuit en el que compara atinadamente las redes sociales más populares con los siete pecados capitales.

Los 7 pecados digitales:

Pereza: Netflix
Gula: Instagram
Envidia: Facebook
Ira: Twitter
Avaricia: Amazon
Lujuria: Tinder
Soberbia: Linkedln

El usuario Guarromántico consiguió miles de seguidores en unos días con este tuit que de alguna manera capta nuestros comportamientos y una cierta esencia de estas redes sociales, que están diseñadas para explotar nuestros deseos y debilidades. Aunque se trata de una broma, sin duda genera reflexión ya que muchos de nosotros utilizamos estas redes de una manera en la que sobre todo estamos perdiendo el tiempo, de manera autoindulgente, en placeres efímeros que nos llevan luego a ciertos trastornos. Esta es la noción de la palabra sin en inglés, algo que es inútil, un error (más allá de connotaciones morales o religiosas).

Esta misma idea ha sido explorada por un documental interactivo realizado en colaboración entre el National Film Board de Canadá y The Guardian, titulado también Seven Deadly Digital Sins. El documental muestra cómo Internet ha cambiado la vida de diversas personas, en las que se encuentran similitudes con los pecados capitales en la forma en la que pasan su tiempo en las redes. Por ejemplo, un cantante que ya no escribe canciones, ahora tuitea.

Te podría interesar:
Estas son algunas de las imágenes que la NASA consiguiró durante 37 sobrevuelos de Juno, entre 10 mil y 4 mil 667 km sobre la capa nubosa durante 18 meses

Tras 5 años en el universo, la nave espacial de la NASA, Juno, ha recolectado valiosa información sobre Júpiter para así desentrañar los misterios del planeta más grande del sistema solar. Los primeros resultados, por ejemplo, mostraron que en Júpiter hay pistas del momento en que se inició el sistema en el que habitamos, pues posee sonidos provenientes del campo magnético que fungen como un “arco de choque” –o sonic boom

Ahora, con una imagen más completa del planeta, se sabe que Júpiter tiene un campo magnético casi dos veces más fuerte de lo esperado, ciclones que erupcionan y giran en torno a los polos del planeta, un núcleo más grande con metales pesados que se disuelven lentamente en una capa de hidrógeno metálico líquido, y unas poderosas auroras que brillan cerca de los polos y que se agitan entre tormentas y espirales de colores pastel. 

Para Candy Hansen del Instituto de Ciencias Planetarias, las columnas de gas que se encuentran en las profundidades del planeta “podrían estar creando sistemas meteorológicos, transformando las nubes del planeta” en hipnóticas figuras. 

Como resultado, estas son algunas de las imágenes que la NASA consiguiró durante 37 sobrevuelos de Juno, entre 10 mil y 4 mil 667 km sobre la capa nubosa, durante 18 meses: