*

X
José Gordon, novelista, ensayista y divulgador de la ciencia empedernido, nos lleva, a través de una Ted Talk, por diversos caminos de la imaginación

El proyecto Imaginantes se conforma por una serie de cápsulas de 1 minuto de duración que se transmiten en televisión abierta. Este trabajo es una gran aportación audiovisual que se sale completamente de los discursos usuales de la televisión mexicana. Para José Gordon, “los imaginantes son aquellos que ven lo que no se puede ver, los que saltan los límites del pensamiento”. Por ello, en cada cápsula aparecen imaginantes como Borges, Cortázar, Steiner, Keret, Jung, Lynch o Bradbury, para mostrarnos las conexiones entre el arte y la ciencia, porque “la ciencia confirma lo que la poesía intuye”, nos dice Gordon.

Por otro lado, este proyecto “se contagió” en una escuela secundaria pública por iniciativa de una profesora. Así, los alumnos se descubrieron a través de la escritura como imaginantes, y gracias a esto, Gordon inició un proyecto piloto de taller en línea en el que han participado más de 8 mil estudiantes. Porque, finalmente, ¿qué es educar si no compartir el placer del descubrimiento?

Además, en El inconcebible universo, el libro más reciente de Gordon, se hace un fascinante recorrido por las mentes de Albert Einstein, Edward Witten, Stephen Hawking, Walt Whitman, Jorge Luis Borges y Octavio Paz, por mencionar a algunos imaginantes. En este ensayo bellamente ilustrado por Patricio Betteo, puede apreciarse el resultado del trabajo de imaginación en el que la ciencia y el arte no pueden concebirse el uno sin el otro.

Así, José Gordon nos muestra que en este universo todo está relacionado, porque, como dice Octavio Paz: “Adonde yo soy, tú somos nosotros”.


Cómo superar el miedo a lo desconocido según un monje budista

Filosofía

Por: PijamaSurf - 07/27/2017

La compasión es el antídoto al miedo, y el karma un método para comprender su efectividad

Hemos sido testigos y víctimas de cómo el miedo provoca atentados, guerras, actos de intolerancia, discriminación, matanzas, acosos, violencia. Hemos vivido la apabullante reacción del miedo: inmediata, torpe, autodestructiva. Hemos abrazado al miedo como un único modo de vida, olvidando que es tan sólo una alternativa de supervivencia. Hemos sufrido el miedo.

Para Gyalwang Drukpa, director de la Drukpa School of Tibetan Buddhism, el miedo en la actualidad navega entre elementos extremistas, inestabilidad geopolítica y recursos naturales limitados; entre las comparaciones, las inseguridades y la envidia. Sin embargo, ¿cómo combatir el miedo que destruye todo lo bueno que hay en el mundo? La respuesta reside, según Drukpa, en la compasión. 

La compasión es el antídoto al miedo, y el karma un método para comprender su efectividad. Drukpa explica que el karma no es un destino predeterminado ni la aceptación de la injusticia o inequidad, sino el fenómeno de la naturaleza de la causa y el efecto: “El karma significa empoderamiento, y puede ser parte de la solución. El karma nos da un método para combatir miedo, terror, injusticia e inequidad. El karma significa que no estamos definidos por una situación, sino por las decisiones que realizamos”.

Esta idea abre la posibilidad de que un individuo no sólo elija el coraje y la compasión –en vez del miedo y el odio; también reduce la expectativa y la pasividad de que los líderes o gobernadores establezcan la paz. Es decir que una persona, como el lector mismo, puede “construir paz, y es fuerte, es duradera y es genuina”, pero requiere acciones, “un verdadero sentido de urgencia, coraje y mucho trabajo duro”. Porque, para Drukpa:

La paz significa que cada uno de nosotros tiene una obligación de construir un entendimiento mutuo y una obligación a rechazar el miedo. La paz nos requiere no sólo aceptar, sino celebrar las diferencias entre nosotros. El miedo necesita que rechacemos las diferencias. La paz nos motiva a aprehender las diferencias.

Actividades cotidianas como el trabajo en equipo pese a las diferencias físicas, sociales, raciales, religiosas, derivadas de la sexualidad –orientación sexual y de género, sexo…– son actos de paz y de coraje, pues al rechazar la diversidad se elige el miedo y el odio. Drukpa agrega que “estas diferencias no son las que nos fraccionan. Es la diversidad la que nos fortalece. La diversidad es algo que no debería ser tolerado, sino celebrado. Deberíamos darle la bienvenida con curiosidad, iluminación y goce. Esto es lo que el miedo teme”. Y celebrar la diversidad es algo que se puede realizar de inmediato, algo que impacta kármicamente en la construcción de la paz.