*

X

Este sencillo truco remediará tu impuntualidad para siempre

Buena Vida

Por: pijamasurf - 08/23/2017

¿Siempre llegas tarde a todo? Prueba esta sencilla estrategia para recuperar tu puntualidad perdida

La puntualidad es deber de caballeros, cortesía de reyes, obligación de cortesanos, hábito de gente de valor y costumbre de personas bien educadas.

Luis XVIII

Se trate de una cita con amigos, con nuestra pareja, de trabajo o de algún otro tipo, la puntualidad es uno de los mejores ejemplos de los contratos tácitos que se establecen en la convivencia cotidiana: citarse a una hora hace que todos los involucrados organicen su tiempo y ocupaciones en torno a ese acuerdo. Por eso, cuando alguien incumple con el compromiso, suele considerarse una falta de consideración hacia aquellos que sí respetaron lo dicho.

Si es tu caso y, como se dice, llegas tarde a todos lados, es posible que este sencillo truco que presentaremos a continuación resuelva de una vez por todas tu impuntualidad crónica.

En su blog I’am an Organizing Junkie (algo que puede traducirse como “Soy una adicta a organizar”), Laura Wittmann compartió una estrategia que ella emplea para llegar sin retardo a los encuentros de su día: medir las tareas de su día y la duración de éstas en retroceso y no hacia adelante (como usualmente hacemos casi todos), partiendo de la cita en cuestión.

Si, por ejemplo, debe estar a las 9 de la mañana en una junta de trabajo, procede de este modo:

9:00: junta
8:40: salir de casa, en tanto que llegar al lugar de la cita toma 5 minutos
8:30: tomar las cosas necesarias
8:25: lavarse los dientes
8:00: desayuno
7:30: peinarse y maquillarse
7:00: bañarse y vestirse
6:45: despertar

Cabe acotar que este truco requiere de al menos dos condiciones fundamentales. Una, que la persona sepa con certeza cuánto tiempo tarda en realizar determinada acción (hay quien desayuna en 15 o 10 minutos, por ejemplo). La segunda, que sea posible atender casi exclusivamente cada una de las tareas, sin distracciones (¡ni siquiera revisar Facebook!).

Si mencionamos esto es porque en muchos casos esas son las principales causas de la impuntualidad de una persona: por un lado, la poca conciencia que tiene de su propio tiempo (pensar, por ejemplo, que se baña “rápido”, cuando en realidad sus duchas son demoradas) y, por otro lado, el vicio contemporáneo del multitasking, por el cual creemos que podemos hacer muchas cosas a la vez, cuando en realidad cada una requiere de su propio tiempo.

¿Qué te parece? ¿Crees que con este hack ahora sí llegarás a tiempo a tus citas? No dejes de compartirnos tu opinión en la sección de comentarios de esta nota o en nuestras redes sociales.

 

También en Pijama Surf: Conoce por qué algunas personas siempre llegan tarde

9 preciosos consejos de un hombre de 105 años para vivir más y vivir mejor

Buena Vida

Por: pijama Surf - 08/23/2017

Estos 10 consejos en verdad hacen coincidir dos nociones fundamentales: la longevidad y el bien vivir

El doctor Shigeaki Hinohara es un tipo afable, que irradia una cierta calma y alegría que cualquier persona sensata desearía. A sus 105 años, y habiendo atestiguado guerras mundiales y múltiples hechos históricos, este japonés realmente representa la figura del sabio –más alegre que solemne, pero a todas luces una autoridad en cuanto a experiencia individual se refiere. 

Por lo anterior, cuando el doctor Hinorara (por cierto, especialista en longevidad) se dispone a emitir recomendaciones sobre cómo vivir más tiempo y hacerlo de forma saludable, merece nuestra atención. 

Y antes de pasar a sus nueve recomendaciones vale la pena enfatizar en que, a diferencia de muchos ejercicios similares que plagan Internet, en el caso de esta lista realmente nos remite a la posibilidad de que vivir bien, es decir en paz y disfrutando la existencia, es una de las mejores rutas para vivir más tiempo y gozar de buena salud. A fin de cuentas no se trata de extender nuestra vida para prolongar los miedos, enojos, traumas o envidias, sino para gozar de más tiempo y alargar así el privilegio de la vida. 

 

1. No vivas para comer, come para vivir.

Desayuno café, un vaso con leche y un poco de jugo de naranja con un toque de aceite de oliva. Como unas cuantas galletas y un vaso con leche, si es que como, y ceno vegetales, un poco de pescado y arroz –un par de días a la semana, un poco de carne.

2. Planea y organiza tu vida a futuro y presente.

3. No reglamentes tu vida con horarios de comida o de sueño, escucha a tu cuerpo.

4. Comparte el conocimiento que vayas adquiriendo.

5. Muévete cotidianamente, evita los elevadores y escaleras eléctricas. 

6. Piensa dos veces antes de someterte a una cirugía. 

7. Elige bien un modelo o referente en tu vida a quién seguir. 

8. Encuentra un poema que te resuene especialmente y tenlo presente contigo. 

9. Procura más diversión y momentos disfrutables, y menos medicamentos.