*

X

La lluvia de estrellas más intensa del año alcanzará su máximo esplendor este próximo 12 de agosto

Ecosistemas

Por: pijama Surf - 08/10/2017

La mitad del mundo se prepara para disfrutar de uno de los espectáculos astrales más imponentes del 2017

La madrugada del próximo 12 de agosto se registrará el clímax de uno de los espectáculos anuales más lucidores: la lluvia de estrellas conocida como las Perseidas. Aquellos que tienen la fortuna de disfrutar la danza de meteoros generalmente guardan en la memoria un momento encomiable que, además de su estética pura, nos recuerda la magnificencia de la naturaleza. 

Este año la lluvia de estrellas se registrará entre el 17 de julio y el 24 de agosto, pero es justo el 12 cuando alcanzará su máximo estado, ofreciendo hasta 100 cometas por minuto. El espectáculo astral se podrá apreciar desde prácticamente cualquier punto del hemisferio norte, así que las millones de personas que decidan desvelarse y tomarse unos minutos para mirar al cielo seguramente podrán disfrutar de las pinceladas de luz que pintan los meteoros sobre la bóveda celeste. 

Las Perseidas se dibujan cada año entre los meses de julio y agosto, cuando la Tierra transita junto a los vestigios del cometa Swift-Tuttle, y su nombre se debe a que en los cielos nocturnos esta lluvia de estrellas irradia justo al lado de la constelación de Perseo.

Se rumora que esta será la lluvia de estrellas más intensa de los próximos 96 años, un estímulo extra para procurar disfrutarla –y aunque también hay quienes afirman que esto es falso, lo que nadie discute es que se trata de la lluvia de estrellas más vista del año. 

Como recomendación, trata de observarla en el momento más oscuro de la noche, es decir, alrededor de las 4:00, y toma en cuenta que el centro de esta danza estará registrándose al noreste del cielo, así que concéntrate en esa dirección. 

Si vives en México, aquí nos comparten una serie de lugares ideales para disfrutar de la lluvia de estrellas de este 12 de agosto. 

La relación entre la vida y la energía en la Tierra

Olivia P. Judson en la revista Nature ha compilado una breve historia de la energía (libre) de la Tierra. Esta historia está dividida en cinco épocas que han impulsado la evolución de la vida, con cada época ligada a una nueva fuente de energía que ha transformado la vida. Estas son: energía geoquímica, luz solar, oxígeno, carne y fuego. La energía libre, dice la autora, es un requerimiento universal para la vida, produce el movimiento en su aspecto mecánico y las reacciones químicas que en la biología producen cambios celulares. Hay que notar que esta trayectoria evolutiva parte del supuesto de que la vida surgió en la Tierra y no llegó a la misma del espacio en forma bacterial (teoría de la panspermia). 

En un principio existían dos formas de energía disponibles, la energía geoquímica y la luz solar. Estas dos son energías intrínsecas, una de la posición de la Tierra en el sistema solar y la otra es una propiedad del planeta que ocurre como reacción del agua al basalto y otras rocas, lo cual genera compuestos como el hidrógeno, el metano y el sulfuro de hidrógeno. La Tierra se habría formado hace 4.5 mil millones de años; la autora calcula que la vida comenzó hace más de 3.7 mil millones de años. 

A grandes rasgos tenemos aquí una espiral evolutiva en la que al tiempo del surgimiento de la vida, inicia la utilización de energía geoquímica. A esto le sigue la fotosíntesis anoxigénica, y la entrada a la era de la luz solar. Surgen la cianobacterias y más tarde fósiles de algas; empieza la era del oxígeno. Empieza la era de la energía de la carne; plantas vasculares colonizan la tierra firme; aparece el fuego en la tierra (el fuego necesita tres condiciones: una fuente de ignición, como los rayos en la atmósfera, oxígeno, y combustible); el fuego impulsa la evolución de los homínidos y más tarde se utiliza para generar herramientas y tecnología que a su vez permite utilizar otras formas de energía.