*

X

Una interpretación astrológica del gran eclipse de sol del 21 de agosto

Política

Por: pijamasurf - 08/20/2017

La configuración astrológica del eclipse sugiere serios contratiempos para Donald Trump

El eclipse de sol del 21 agosto, cuyo camino de totalidad atraviesa Estados Unidos, ha generado todo tipo de expectativas. Astrológicamente, el eclipse ha sido especialmente vinculado con Donald Trump debido a que la carta natal del presidente de Estados Unidos tiene dos aspectos bastante conspicuos que lo vinculan con el fenómeno, así como también por el hecho de que este eclipse está regido astrológicamente por el sol y el poder político (los reyes o gobernantes) son tradicionalmente símbolos del poder celeste que es detentado por el astro rey. Debemos mencionar que el eclipse es considerado por diversas tradiciones casi de manera unánime como un evento poco auspicioso y es que representa la muerte del sol, el poder que ordena y da vida.

El astrólogo tradicional y colaborador de este sitioPablo Ianiszewski, ha publicado un interesante comentario en video de este evento.

 

Entre otras cosas, Ianiszewski señala que los efectos de este eclipse se harán patentes cuando transcurran unos seis o siete meses y tendrán una repercusión de tres años.

Debido a que el eclipse ocurre a un grado del ascendente y dos del Marte natal de Trump, el mandatario estadounidense estará especialmente bajo la influencia de este fenómeno. Aunque existen diferentes escenarios posibles, en general los sucesos a venir serán infaustos, para ambos de los bandos que actualmente polarizan la política estadounidense

La relación del eclipse con Washington D.C., sugiere una exigencia de dimisión, enredos políticos internos e internacionales, desorden, escándalo, violencia... Es posible que Trump sufra algún atentado, una enfermedad o una traición. Ya que Estados Unidos es el epicentro de la influencia mundial, esto puede acabar repercutiendo en otras partes del mundo.

Países posiblemente afectados por el eclipse por Italia, Inglaterra, Alemania, Bélgica, República Checa, Turquía y Siria.

Twitter de Pablo Ianiszewski@cubicado

¿Qué significa que Estados Unidos se retire del Acuerdo de París contra el cambio climático?

Política

Por: pijamasurf - 08/20/2017

La retirada del Acuerdo de París ha causado temor e indignación en todo el mundo

Hoy se anunció, ante la preocupación del mundo, que Estados Unidos dejará el acuerdo sobre el cambio climático de París, el cual ha sido firmado por 195 países (sólo Siria y Nicaragua se han negado).

El New York Times, en un editorial, explica que Trump ha comprado la idea de que el acuerdo a luchar contra el cambio climático afectaría seriamente la economía. Aunque así fuera, de todas maneras sería necesario, pero esto no es cierto. Trump argumentó que el Acuerdo de París es simplemente un mal trato para Estados Unidos en términos económicos. Lo cierto es que el Acuerdo de París no obliga a los países que lo firmaron a hacer nada, solamente se ofrecen metas aspiracionales para reducir emisiones y reportes frecuentes sobre el estatus de cada país en sus esfuerzos por reducir las mismas. Esto también quiere decir que la renuncia al Acuerdo de París no hace que la política climática de Estados Unidos cambie necesariamente. Sin embargo, sí es una especie de golpe bajo en el ánimo de los esfuerzos globales y envía claras señales de que a Estados Unidos (o a su presidente) no le interesan las advertencias de la ciencia, no le importan los problemas que puedan suceder en el futuro por esto en otros países (especialmente los países pobres, que serán los primeros afectados), no acepta su responsabilidad histórica de ser el país que más dióxido de carbono ha emitido en la historia, y no tiene respeto por sus aliados y los acuerdos internacionales, es decir, no pretende cooperar. Actualmente, Estados Unidos es el segundo emisor mundial (China, país que retiró su apoyo al acuerdo, lo ha superado en los últimos años).

El popular sitio de análisis Politico.com sugiere que la verdadera razón por la cual Trump (quien ha hablado del cambio climático como un hoax) decidió retirarse del Acuerdo de París no fue por el clima (o por negar la veracidad de la ciencia) y ni siquiera para proteger a las corporaciones estadounidenses, sino simple e infantilmente porque necesitaba trollear al mundo. Trump es el troll del mundo... Se trató de:

dar el dedo medio al mundo, al tiempo que le recordó a su base de fieles que comparte su resentimiento ante las élites políticas, científicas y ante los hippies abraza-árboles que ven como menos a los estadounidenses que perforan por petróleo o excavan por carbón. El Congreso no parece querer pagar su muro fronterizo --y México ciertamente tampoco-- así que rechazar el tratado de París era la forma más fácil de expresar su tema de Estados Unidos como fortaleza sin tener que pasar por la legislación.

Obama había tomado la decisión ejecutiva de firmar y ahora Trump, al desandar todo lo trazado por Obama, tomó otra decisión ejecutiva. No obstante, Estados Unidos está obligado a mantenerse dentro del Acuerdo de París hasta 2020.

Trump parece estar pensando en las personas que votaron, la clase media blanca trabajadora, sobre todo. Sin embargo, diversos datos señalan que 2/3 partes de los estadounidenses están preocupados por el cambio climático y una encuesta de Yale notó que el 70% quería que Trump se quedara dentro del acuerdo.

Consistentemente, numerosos estudios científicos muestran que las emisiones de carbono son responsables de un aumento de temperatura que seguirá incrementándose, provocando fuertes tormentas, sequías, alza en los niveles del mar y otros posibles desastres. Es imposible saber actualmente cuál será el efecto de que Estados Unidos no cumpla con los acuerdos internacionales sobre el cambio climático pero las proyecciones sobre el futuro no son nada halagadores, y este tipo de decisiones sólo puede hacer que se acelere la crisis que ya parece irreversible.

Un ejemplo de lo que puede suceder puede apreciarse en estos mapas que proyectan el año en el que ciertos cambios drásticos de orden climático afectarán a las grandes ciudades, con o sin la disminución radical de emisiones de dióxido de carbono.