*

X

Esta fotógrafa preparó los deliciosos platillos del anime japonés

Arte

Por: pijamasurf - 11/04/2017

Si siempre quisiste saber cómo se ve en la realidad la comida de los animes (y cuál es su nombre exacto), tienes que mirar estas fotografías

¿Quién que haya visto un anime –en capítulos breves o en largometrajes– no ha querido saborear también los platillos que, con cierta frecuencia, se muestran en la pantalla? 

La cultura japonesa también es admirable en su gastronomía, y la importancia de la comida en el imaginario japonés es tal que podemos encontrarla en prácticamente cualquier expresión artística y creativa. En el anime, además, suele estar representada con esmero y en situaciones de enorme satisfacción por comerla.

En Pijama Surf no brindaremos las recetas para preparar esos manjares, pero sí algo que se encuentra a medio camino entre la fantasía del anime y la realidad del platillo listo para degustarse: una fotografía.

Se trata de un ejercicio en el que una joven japonesa que se encuentra en Instagram como “En93kitchen”, se ha abocado a la tarea de recrear la comida que aparece en el anime y mostrarla en dicha red social, con un resultado que es al mismo tiempo sumamente estético y agradable a todos los sentidos.

Compartimos a continuación algunas de dichas imágenes, junto con las referencias a los animes que sirvieron de inspiración a En93kitchen y, en la medida de lo posible, los nombres de los platillos recreados. Itadakimass.

 

De El viaje de Chihiro (Hayao Miyazaki, 2001): tempura de camarón sobre un tazón de arroz.

 

De Wolf Children (Mamoru Hosoda, 2012): yakitori

 

De La colina de las amapolas (Goro Miyazak, 2011): aji furai o pescado frito ("aji" es el nombre en japonés del pescado conocido como caballa)

 

De El viaje de ChihiroKe-ki (el pastel esponjoso)

 

De El increíble castillo vagabundo (Hayao Miyazaki, 2004): huevos con tocino

 

De La colina de las amapolas y El viaje de Chihiro: arroz para el desayuno

 

De Ponyo (Hayao Miyazaki, 2008): ramen con jamón

 

De Mi vecino Totoro (Hayao Miyazaki, 1988): bentō con arroz, chícharos, umeboshi (ciruelas agrias) y un pescado pequeño (anchoa, eperlano, etc.)

 

De El viento se levanta (Hayao Miyazaki, 2013): saba misoni (caballa con salsa miso)

 

De El recuerdo de Marnie (Hiromasa Yonebayashi, 2014): huevos con jamón, ensalada y sopa miso de wakame y tofu

 

De Arrietty (Hiromasa Yonebayashi, 2010): pan y estofado de zanahorias y espinacas

 

De La colina de las amapolas: croquetas de carne (korokke)

 

De El viento se levanta: el pastel bicolor siberia, acompañado de té inglés

 

Más imágenes en el perfil de Instagram de en93kitchen

También en Pijama Surf: ¿Buscas música para relajarte o concentrarte? Estas playlists inspiradas en Hayao Miyazaki son perfectas

La sublime versión de Angá Díaz de 'A Love Supreme' de John Coltrane

Arte

Por: pijamasurf - 11/04/2017

El genio cubano, Angá Díaz, dejó una magistral obra de ritmo y espíritu antes de morir a los 45 años de edad

Miguel "Angá" Díaz es considerado por algunos expertos el más grande conguero de todos los tiempos y su versión de "A Love Supreme" es quizás el más grande cover que se ha hecho de la música de uno de los más grandes jazzistas de todos los tiempos. La oda al adiós de Coltrane o, como Angá lo llama, "el himno nacional de la espiritualidad", es llevada a una fresca apoteosis. Angá señala que supo que el último proyecto de Coltrane era africano, así que hizo esta rica continuación espiritista de la idea de Coltrane como homenaje.  

Angá se hizo famoso por sus solos explosivos y por disolver las barreras entre ritmos latinos, el jazz, el reggae, el funk y el hip hop, todos trastocados por sus innvoaciones en el desarrollo de la conga. Además, fue un un destacado profesor de música en diversas universidades de diferentes partes del mundo. 1 año después de grabar su único disco como solista, Echu Mingua, el disco en el que aparece su cover de Coltrane, Angá murió en el 2006 en Barcelona de un ataque al corazón, a los 45 años. Sus hijas gemelas forman el conjunto Yirabi; una de ellas empezó a tocar el cajón (una percusión peruana) a los 11 años de edad, el día en que su padre murió. Ominosamente, llevan el espíritu de su padre en música hipnótica que mezcla la electrónica, el R&B y otros ritmos con música afrocubana. 

El siguiente video es un pequeño documental detrás de escenas de la grabación de su obra maestra, Echu Mingua, con una congregación de estrellas de la música cubana y un breve esbozo biográfico de este genial músico; constituye, sin duda, un material sumamente valioso para los aficionados de la música. Echu Mingua es el nombre de su santo en la religión yoruba, el santo que abre caminos. Según Angá, se trata de una misa espiritual.