*

X
Ensayo sobre la obra del genial director de cine: David Cronenberg

"Interlocuciones individuales con mantel familiar" (I/III)

Entrega I / III

Leer entrega II / III

Leer entrega III / III


David Paul Croneberg nace en Toronto, Canada, en 1943, graduándose más tarde de la Universidad de Toronto, en la carrera de literatura después de abandonar el departamento de ciencias. Su padre siendo periodista y su madre siendo música fueron suficiente influencia para que desde niño no sólo llegara a escribir relatos cortos sino que estos fueran publicados, siempre influenciado por su lectura entusiasta de ciencia ficción.

El joven Cronenberg fue a la casa de rentas de equipo de filmación y les hizo algunas preguntas a los que trabajaban ahí sobre una cámara de la que ya había leído sus manuales y así hizo su primer cortometraje: Transfer (1966) y un año más tarde From the Drain (1967), para finalmente llegar a su opera prima, la anti-drámatica, vacía de imágenes visuales, pero con una muy saturada pista sonora con textos en voz en off mezclados con una muy imaginativa sonorización: Stereo (1969).

Desde ese momento el impetuoso Cronenberg se ganó el buen apodo de “El rey del horror venéreo” y en estos primeros trabajos fue todo un Autor al escribir, dirigir, producir, fotografíar, y, por si fuera poco, editar. Una especie de pre-Robert Rodríguez pero con fondo y contenido, donde lo más interesante es que sus películas, con todo y las faltas técnicas y artísticas al rodarlas, son sólidas en cuanto a tema e inquietudes, las tres cientificaménte bizarras ocurren en infinitos pasillos que denuncian a la sociedad como una institución mental en la cual estamos atrapados, ya sea de forma telepática o esquizofrénica, o ambas, controlados mentalmente por un cruel sistema de producción. Una suerte de Alicia en el país de Darwin donde el paciente es horrorizado ante la pérdida de su consciencia individual por alguna infección que lo volverá parte de la masa (léase masa en el contexto de La Mancha Voraz (Irvin S. Yeaworth Jr., 1958)) desintegrante, la gran máquina que devora todo.

burroughscopy3qi

Años después logrará filmar su sueño: “El Almuerzo Desnudo”, una adaptación homónima de la obra magna del maestro de la generación beat, William S. Burroughs, pero no adaptada del texto de la novela literalmente (eso hubiera sido un fracaso antes de empezar), lo que hace Cronenebrg es usar partes de la obra, mezcladas con partes distintas de otras de sus novelas, aderezado con hechos biográficos de la vida de Burroughs.

David Cronenberg tuvo la suficiente visión para darse cuenta del gran proyecto de vida que es el propio Burroughs y lo filma en un meta-cine barroco, que es una alberca de alegorías para el conocedor y un viaje hacia el fin de las especies para el espectador, que con la sensibilidad necesaria, iniciará un culto. Es muy intersante el uso en esta cinta de efectos especiales físicos en contra de los efctos por computadora que no se han dejado de usar desde esos días.

La obra de este genial director ha sido influenciado por Burroughs, por ejemplo en Shivers (1975) o Rabid (1977), la amenaza es bacterial, orgánica, desde el interior del individuo, nocivos entes microscópicos que serán devastadores para la sociedad que se infecta a través del contacto físico. En Scanners (1981), Cronenberg continuá con su interés, iniciado desde sus años mozos, por la telepatía.

Autor: Psicanzuelo / Colaborador PS

Blog del autor: psicanzuelo

Leer entrega II / III

Leer entrega III / III

Te podría interesar:

Van Gogh no se cortó la oreja, fue atacado por Gauguin

Arte

Por: pijamasurf - 04/20/2009

Una de las leyendas más difundidas del mundo del arte es refutada; el acto central de la locura de Van Gogh: un acto de profunda camaradería con Gauguin
van-gogh-oreja-gaugin

Vincent Van Gogh es uno de los pintores más famosos de la historia y, aunque su calidad es incuestionable, una de las grandes razones de su descomunal fama es su supuesta automutilación (junto con su suicidio), leyenda de todos conocida "del pintor que se arrancó la oreja".

Sin embargo, los historiadores del arte Hans Kaufmann y Rita Wildegan, acaban de publicar un libro en el que sostienen que la oreja de Van Gogh fue cortada por la espada del pintor francés Paul Gauguin. Una especie de antecedente genial de la mordida metapop de Mike Tyson a Evander Holyfield. La historia como un bizarro loop.

Según el libro Van Gogh's ear: Paul Gauguin and the pact of silence, basado en correspondencias y declaraciones de testigos, los dos pintores impresionistas, que eran a su manera grandes amigos, tuvieron una pelea y Gauguin, experto espadachin (preciso matador), cortó la oreja del maestro de los girasoles astrales. Ambos convinieron en declarar que había sido el propio Van Gogh para proteger al pintor francés de la policía.

El corte de la oreja al parecer ocurrió en Arles , al sur de Francia, donde Van Gogh y Gaugui pasaban el otoño pintando, bajo la persuasión del holandés. Cuando Van Gogh comenzó a volverse agresivo, sufriendo un malestar metabólico (tal vez algo relacionado con la tiroides) Gauguin decidió marcharse lo cual generó la confrontación. Y fue después que, en el gesto de una extraña liason cósmica, Van Gogh regaló su oreja a una prostituta, inmortalizada con el nombre de Raquel. (Avatar remediatizado -"oreja eterna transmigrada" - en la película Blue Velvet, donde un joven encuentra una oreja tirada en un campo).

Otra pista se encuentra en una carta enviada por Vincent a su hermano Theo: "Por suerte Gauguin aún no cuenta con rifles y otras peligrosas armas de guerra".