*

X

La genealogía de Robert Pattinson, el vampiro de "Crepúsculo", data del Conde Dracula

Buena Vida

Por: pijamasurf - 06/25/2010

En una ominosa coincidencia,l a sangre del Príncipe Vlad, el Dracula histórico, corre por las venas popular actor de la saga "Twilight", revela un prestigioso sitio especializado en trazar árboles genealógicos.

El popular actor Robert Pattinson, quien toma el papel de un vampiro en las películas de "Crepúsculo", tiene vínculos de sangre con el Principe Vlad El Empalador, mejor conocido como Dracula. El Príncipe Vlad fue la inspiración del vampiro Dracula ("el hijo del dragón") de la novela de Bramstoker. Esta ominosa coincidencia de que el actor más relacionado con el arquetipo del vampiro actualmente tenga sangre de la figura histórica que ha surtido esta fascinación es digna del más intrincado sincromisticismo.

La genealogía de Pattison fue trazada por el sitio Ancestry.com, quienes comentaron que fue un trabajo arduo y que el popular actor además tiene sangre real, como es de suponerse, siendo que Vlad El Empalador era parte de la realeza rumana y que la realeza europea es en buena medida el resultado de esta diplomacia sanguínea. Pattison es el primo lejano de los príncipes de Inglaterra. Tal vez el alto linaje vampírico y la sangre azul de Pattinson hace qu éste encarne perfectamente al vampiro en la mente colectiva de la humanidad.

Se especula que esto se trata de un nuevo truco publicitario para la nueva película de esta saga que está por estrenarse, pero de ser así el sitio Ancestry.com, uno de los más grandes de este rubro, estaría comprometiendo toda su legitmidad. Algo que ciertamente no es impensable.

Otra coincidencia significativa tiene que ver con el origen esotérico del vampirismo, el cual, más que a la succión de la sangre (lo cual es una metáfora), es la obtención de energía o kundalini (la serpiente de fuego, el dragón ¿Dracula?) a través de una serie de prácticas, las más oscuras de las cuales constan de la usurpación de esta energía vital a cuestas de otra personas, por ejemplo, durante una relación carnal. Pattinson, es sin duda una de las máximas estrellas adolescentes generando el suspiro y el deseo de millones de fans en el mundo, acaso una sofisticación electromagnética del vampirismo original.

Te podría interesar:

La crema de maní es la prueba de los creacionistas de que no existe la evolución

Buena Vida

Por: pijamasurf - 06/25/2010

¿Es la crema de maní un caldo de cultivo cósmico? ¿Deberíamos de esperar en alguna ocasión encontrarnos con un pequeño extraterrestre embotellado? Fundamentalistas cristianos exponen su teoría de que la vida no se crea en un bote de crema de maní, ergo dios creo la vida.

La crema de maní es generalmente el alimento favorito para comer enfrente de la televisión, símbolo de la comida chatarra (aunque recargada de proteínas), pero acaso este popular alimento también es capaz de generar las mejores ideas en los jóvenes desempleados y en los cristianos fundamentalistas. Justamente los últimos, en el relámpago de inspiración de la cerma de maní, han ideado toda una explicación de por qué la evolución no existe, de por qué es necesaria la intervención de dios para crear la vida.

Sin entrar en esta polémica discusión, los creacionistas no se ayudan mucho al citar como una de sus pruebas más contundentes el hecho de que cuando uno abre un bote de crema de maní no nos encontramos vida nueva (acaso esperan encontrar un extarterrestre embotellado). Esto es, señalan, prueba de que el universo, la materia y la energía en sí mismas, no generan vida nueva, como la humana, la cual necesariamente tendría que haber surgido de la intervención expresa de dios. Dicen, aunque no sería muy común, alguna vez al abrir una crema de maní, en esa mantequilla cósmica, tendríamos que encontrar el proceso de evolución en acción.

Curiosamente el alquimista Von Welling decía que en un grano de sal se podía cultivar un nuevo universo; aunque parezcan las divagaciones de una persona que ha fumado mucha crema de maní, no nos parece rídiculo pensar que hasta en una lata de crema de maní cabe la totalidad del universo.