*

X

Las estadísticas del Mundial que la FIFA no quiere que conozcas

Política

Por: pijamasurf - 07/15/2014

El Mundial Brasil 2014 produjo buen futbol (salvo del país sede), pero políticamente fue un desastre y los torneos de la FIFA parecen ir en esta tendencia, según se espera en Qatar 2022

 

fifastats

La organización Article 19  ha publicado un notable documento sobre lo que ha dejado la Copa del Mundo, más allá del futbol: saldos rojos en un país descontento por los resultados de su equipo pero, sobre todo, la enorme desigualdad y al exceso de inversiones en estadios de futbol que en poco o nada ayudan al desarrollo del país.

Por lo menos ocho personas murieron y se realizaron cientos de arrestos, agresiones y demás, en más de 696 protestas. Por eso la presidenta Roussef titubeó tanto al entregar la Copa, en medio de abucheos generalizados. Mientras que la FIFA, quien obligó al país sede a recibir exenciones fiscales, se hinchaba de plata, el pueblo brasileño vivía desplazamientos.

Por si esto fuera poco, se espera que Qatar 2022 sea mucho más oneroso. Cientos de muertes en construcciones en condiciones inhumanas parecen inevitables (a 10 años del torneo, ya se han producido varias). Enorme calor, pésimo nivel de juego a temperaturas de 40 grados, excesivos gastos en aire acondicionado e igualmente que en Brasil, estadios que permanecerán como cementerios o mausoleos.

 

Te podría interesar:

Farmacéutica ligada al Ejército de E. U. produce "suero secreto" para curar Ébola

Política

Por: pijamasurf - 07/15/2014

Partidarios de la teoría de la conspiración suenan alarmas ante posible agenda oculta entre farmacéuticas e instituciones gubernamentales para beneficiarse del virus del Ébola

ebola1

Numerosos medios han publicado información sobre un medicamento que promueve una respuesta inmune que podría combatir el virus del Ébola, haciendo referencia a un "suero secreto". El fármaco ha sido desarrollado por la biofarmacéutica ZMapp y no es del todo secreto, como podemos constatar haciendo una rápida búsqueda en Google.

Actualmente no existe un medicamento o vacuna oficialmente aprobada por la OMS para tratar el Ébola, que ha rebrotado generando una ola de pánico global, infectando a más de 1,3oo personas en África Occidental. 

El médico infectado Jent Brantley y su colega Nancy Writebol estarían siendo tratados con el "suero secreto" de ZMapp --desarrollado a partir de la planta del tabaco--, según se ha revelado. Brantley  dijo que tienen confianza en que pueden tratar este virus.

Por otro lado, algunas personas propensas a sospechar de cualquier enfermedad viral que llega a los medios como una forma de guerra biológica o de estrategia de mercado, han sugerido en blogs una relación perversa entre el brote y la posibilidad de que ciertos grupos puedan beneficiarse. En en el caso de la compañía ZMapp no es secreto que ha recibido financiamiento de distintas agencias gubernamentales, incluyendo al National Institute of Allergy and Infectious Disease (NIAID), el Department of Defense Advanced Research Projects (DARPA) y el Defense Threat Reduction Agency (DTRA). El medicamento ha sido desarrollado en colaboración con un laboratorio canadiense.

Entre los incansables conspiranoicos surge la pregunta de si esta compañía se beneficiará económicamente del virus y podrá capitalizarlo prontamente. ZMapp no cotiza en la bolsa en estos momentos. La compañía que sí está prosperando con esta situación es la farmacéutica Tekmira, que fabrica un medicamento experimental para tratar el Ébola, la cual ha visto sus acciones subir 30%. Más allá de teorías de conspiración, esto es parte del diseño del mercado y de sus fluctuaciones; comúnmente las farmacéuticas y las compañías que fabrican armas se benefician de las crisis y de los conflictos, lo cual, en algunos casos, hace pensar que las guerras o las enfermedades pueden ser creadas o manipuladas con agendas ocultas y fines económicos. 

No es la primera vez que acusaciones semejantes han surgido. Donald Rumsfeld fue criticado por un conflicto de intereses al ser accionista de Gilead, la compañía que fabrica el antiviral Tamiflu, y que pudo haberse beneficiado al menos en dos ocasiones de brotes globales que fueron acompañados de pánico mediático en el caso de la gripe aviar y el virus H1N1.

La otra cuestión polémica, quizás más relevante, es por qué los médicos estadounidenses recibieron una dosis de una medicina de punta de lanza de manera exclusiva, y no los cientos de victimas en África. Surgen dudas razonables de que hayan recibido un tratamiento privilegiado,  de manera éticamente cuestionable. Y esto es el principio de lo que veremos en cuestiones bioéticas por décadas: quiénes serán los que recibirán los beneficios de la medicina genética o de la nanotecnología, quiénes aumentarán sus capacidades cognitivas. En cierta forma, lo podemos ver ya hoy con las diferencias en el acceso a la salud entre los ricos y los pobres.