*

X

Investigación científica concluye que la humanidad está conectada por una conciencia colectiva

Ciencia

Por: pijamasurf - 10/19/2014

Una melodía colectiva generada por la acción sincronizada de nuestras mentes emerge en la data recopilada por el Global Consciousness Project, un esfuerzo de diferentes científicos que hace cuestionar el paradigma científico actual

gcp2

Después de 16 años analizando minuciosamente 480 eventos globales, el Global Consciousness Project ha concluido que existe un efecto mental que puede medirse, el cual emerge consistentemente en eventos que congregan, emocionan o consternan a las masas bajo un mismo campo de significado o experiencia. Originalmente un proyecto único en su campo de la Universidad de Princeton, el GCP emitió un comunicado en el que resume su trabajo y señala que "nuestras mentes individuales, aunque únicas y diferentes, pueden también unirse a otras en una especie de sinfonía mental que por momentos se vuelve audible contra una predominante estática en el fondo". 

El GCP, dirigido por el Dr. Roger Nelson, emplea numerosos aparatos a lo largo del orbe, que realizan mediciones de "tunelaje cuántico" en búsqueda de señales de coherencia entre lo que debería de ser un ruido aleatorio. En otras palabras, el Global Consciousness Project mide la sincronicidad colectiva de manera cuantificada, "correlaciones significativas en datos aleatorios" (recordemos que para Carl Jung, la sincronicidad era una "coincidencia significativa"). Aplicando una especie de electroencefalograma planetario (o "electrogaiagrama") en momentos cruciales de concentración de energía psíquica colectiva se cree haber observado un emergente campo de conciencia unificada, o la llamada noósfera que fervientemente pronosticara Pierre Teilhard de Chardin.

Durante las mediciones de evento, el GCP mide fluctuaciones de información (200 bits) cada segundo en 118 aparatos (REGs, Random Event Generators) repartidos por todo el mundo. Esto es equivalente a que cada segundo, en cada una de estas cajas negras o REGs repartidas por todo el mundo, se lanzan 200 volados (una simulación electrónica de lanzar monedas al aire traducidas en datos binarios, bits). Según la ley de la probabilidad, de 200 volados, 100 deberían de caer cara y 100 cruz (o, lo que es lo mismo: 100 0s y 100 1s). Sin embargo se han encontrado patrones significativos en los resultados, correlacionados con eventos de importancia global, lo cual sugiere que en ciertos momentos la conciencia global del planeta interfiere en los resultados, focalizándose y creando mayor coherencia. Durante momentos de crisis, pánico o celebración es como si la conciencia y la atención del planeta se inscribieran sobre un lienzo y empezaran a dibujar signos coherentes.

GPC_results_cumulative

Después de 16 años y 480 eventos medidos, los patrones de coherencia que han sido cuantificados consistentemente tienen una probabilidad de haber ocurrido de 1 en 1 billón, lo cual hace estas mediciones estadísticamente significativas y merecedoras de la consideración científica como una hipótesis que ha sido comprobada. Lo que hace especialmente importante al GCP es que su método es científicamente sólido, al igual que sus credenciales académicas y, bien visto su trabajo, debe de hacernos reconsiderar el paradigma científico actual en el que se presta poca atención a la investigación psi o noética.

"Realmente la conciencia afecta al mundo, correlaciones inesperadas se muestran en nuestras redes de aparatos aleatorios. Algo sucede, y la conclusión más probable es que en un nivel profundo oculto hay una interconexión de conciencias entre personas a lo largo del planeta" señala Roger Nelson. "Los seres humanos simplemente no son islas separadas de conciencia". Una vez identificado el efecto, el poder de afectar la realidad con la mente colectiva focalizada, queda preguntarnos: ¿qué vamos a hacer con ello?

Te podría interesar:

La telepatía como método de sanación (o programación masiva)

Ciencia

Por: pijamasurf - 10/19/2014

La ciencia empieza a descubrir diferentes aplicaciones para la telepatía electrónica; algunas de ellas podrían usar la transmisión de señales directamente al cerebro para sanar o controlar la mente

telap

Recientemente, un grupo de investigadores logró transmitir una serie de señales de un cerebro a otro usando una conexión a internet y unos aparatos de estimulación transcraneal. Los sujetos estaban a 1.5km de distancia pero sus cerebros interactuaron directamente: uno de ellos, el emisor, controlando los movimientos de la mano del otro sujeto, el receptor. Este experimento es considerado por la ciencia establecida la primera transmisión directa de cerebro a cerebro (aunque ciertamente, existe evidencia para argumentar que la telepatía ocurre entre humanos sin la necesidad de una interfaz tecnológica).

Uno de los científicos que realizaron el estudio, Andrea Stocco, señaló: "Creemos que sería valioso explorar la idea de que puedes ayudar al proceso de recuperación literalmente transmitiendo las ondas cerebrales de un cerebro sano a un cerebro que ha sido dañado". Esto es lo más fascinante del estudio, la posibilidad de sanar, transformar o entrenar cerebros transmitiendo directamente los estados mentales de otros cerebros, o incluso estados mentales diseñados en el laboratorio. Sabiendo que el cerebro humano tiene una enorme neuroplasticidad, el potencial de cambio y amoldamiento es enorme. Se abre la puerta de una terapia telepática para tratar enfermedades mentales, pero también, en la conexión entre el cerebro y otras partes del cuerpo, como es el llamado "axis-cerebro-intestino", efectuar cambios en el funcionamiento de distintos órganos y asistir la recuperación de todo tipo de procesos inflamatorios. Para esto, sin embargo, antes se debe experimentar con la capacidad de ciertos estados cerebrales o "neurofirmas", medidas en ondas cerebrales, para detonar la producción de neurotransmisores y hormonas para luego formar un mapa neural que pueda ser transducido al territorio de la comunicación molecular.

La telepatía ya ha sido anteriormente vislumbrada como un instrumento para efectuar cambios sociales. El filósofo utopista Sri Aurobindo sugirió la posibilidad de utilizar una "empatía a distancia" para que las personas pudieran interiorizar ciertos valores considerados positivos por la sociedad, de tal forma que no fuera necesaria la constricción externa o el uso de la fuerza para implementar la ley. Tristan Gulliford escribe sobre la visión de una aldea global telepática:

Puedo imaginarme un mundo en el que se enseña y estimula a los niños desde el nacimiento para que desarrollen sus capacidades psíquicas en términos de telepatía, sueños, etc. Si estos programas educativos fueran exitosos una base común de pensamiento podría lograrse, tal vez como el concepto de Aurobindo de la Supermente directamente manifiesta y utilizarse como el principal método de comunicación. La escritura y los textos se convertirían en secundarios ante la experiencia directa de la transmisión telepática. Dentro de esta  superestructura mental, la verdadera democracia, el autogobierno, etc., fácilmente podrían desarrollarse.

Antes de sonar las campanas astrales de la utopía, hay que proceder con cierta cautela. Si bien no es del todo implausible considerar que se podría lograr una red telepática global ya sea a través del entrenamiento --algo que el científico mexicano Jacobo Grinberg empezó a intentar con niños en el Estado de México-- o a través de una interfaz electrónica, una especie de internet transhumano, esto no garantiza en ninguna medida que vayan a fluir las olas rosas del amor y la armonía.

De alguna forma los medios de comunicación son ya un prototipo de transmisión telepática global, y ese experimento no necesariamente ha sido un éxito para llevar al fuero interno mensajes de empatía o para incrementar la conciencia de los ciudadanos. La utopía fácilmente deviene distopía.

En su vision paranoica de la historia, William Burroughs escribió sobre un supuesto sistema de control mental telepático empleado por los sacerdotes mayas:

El aparato de bicontrol es un prototipo de un control telepático unidireccional. El sujeto puede hacerse susceptible al transmisor a través de drogas u otro procesamiento sin tener que instalar un aparato. Al final, los Emisores usarán la transmisión telepática de forma exclusiva. ¿Alguna vez se percataron de los códices mayas? Yo los veo así: los sacerdotes o el 1% de la población usaron transmisiones telepáticas para instruir a los trabajadores qué sentir y cuándo...

¿Usaremos la telepatía electrónica en un futuro para programar a los individuos a conformarse a las normas de una sociedad totalitaria o elitista, o llenaremos el éter de empatía y de gnosis?