*

X
Un playlist infernal cortesía del Dj CIA, diseñado para quebrantar la mente de los supuestos terroristas

Con la publicación del informe de Senado de Estados Unidos sobre las prácticas de tortura realizadas por la CIA post 9-11 se empieza a dar a conocer todo tipo de información antes clasificada, desde la más anecdótica a la más grave y francamente inhumana (como la versión difundida de que agentes violaron a prisioneros ante la presencia de sus madres). Entre la información que se ha desprendido del reporte está la música usada por los agentes para infligir sesiones de tortura en las cuales se busca lograr un "shock prolongado", muchas veces privando del sueño a los prisioneros, o crear un efecto de desorientación "ahogando sus gritos". Esta música se tocaba a alto volumen a veces por días mostrando, como sugería Baudrillard, que el infierno es la repetición de lo mismo.

La lista que se ha difundido consta sobre todo de heavy metal y pop, canciones ahora asociadas con el control mental y el sometimiento, y, perturbadoramente, de los temas de Barney y Plaza Sésamo, los cuales seguramente eran repetidos en loops ad infinitum, pesadillas de caricatura para quebrantar la fuerza mental de los recluidos (al parecer sin mucho éxito, según determinó el reporte del Senado). Aunque no aparece en este playlist, el grupo de música industrial Skinny Puppy (quizás el proyecto musical más interesante incluido entre la música tortuosa de la CIA) ha emitido un comunicado de prensa en el que reclama 666 mil dólares por regalías, luego de enterarse de que su música fue usada en la prisión militar de Guantanamo. 

A continuación este playlist del calabozo, abyecciones cortesía del Dj CIA:

 

Deicide: "Fuck Your God"

Dope: "Die MF Die, Take Your Best Shot"

Eminem: "White America, Kim"

Barney & Friends: Tema

Drowning Pool: "Bodies"

Metallica: "Enter Sandman"

Meow Mix: Jingle comercial

Janeane Garofalo/Ben Stiller: Chapter from Feel This Audiobook

Sesame Street: Tema

David Gray: "Babylon"

AC/DC: "Shoot to Thrill, Hell's Bells"

Bee Gees: "Stayin' Alive"

Tupac: "All Eyez On Me"

Christina Aguilera: "Dirrty"

Neil Diamond: "America"

Rage Against the Machine: Unspecified songs

Don McLean: "American Pie"

Saliva: "Click Click Boom"

Matchbox Twenty: "Cold"

(hed)pe: "Swan Dive"

Prince: "Raspberry Beret"

Te podría interesar:

¿Por qué los medios evitan llamar terrorista al copiloto de Germanwings? ¿Doble estándar?

Política

Por: pijamasurf - 12/20/2014

Polémica sobre cómo representamos a los asesinos (blancos) y a los terroristas (generalmente "árabes") en Occidente

safe_image

Zak Cheney-Rice, escribiendo para el sitio Mic, postula una interesante teoría: "los blancos no pueden ser terroristas".

Aunque no sabemos bien cuál fue el motivo del copiloto de 28 años Andreas Lubitz, quien al parecer se encerró en la cabina dejando al capitán fuera del vuelo 9525 de Germanwings mientras volaban por los Alpes franceses y estrelló el avión dejando a 150 personas muertas, nadie en ningún momento se ha atrevido a insinuar el término terrorista. Cheney-Rice sostiene que aunque se sepa que tenía problemas mentales, este precavido tratamiento no habría ocurrido si se supiera que el copiloto o la persona involucrada era de origen árabe o de religión musulmana. En un caso así, se habrían tomado conclusión veloces. Y, ¿cómo saber que los "terroristas" islámicos no tenían también problemas mentales?

Cheney-Rice cita ejemplos de hombres caucásicos bombardeando o masacrando una iglesia en los que se procede con pinzas y se evita llamar a los perpetradores terroristas --son siempre excepciones, desquiciados pero no un núcleo que amenaza a la sociedad.

Un caso previo a analizar es el de Anders Breivik, el asesino noruego que acabó con la vida de 69 niños en Noruega. En esa ocasión algunas personas se precipitaron y relacionaron a terroristas musulmanes con el crimen. Cheney-Rice dice que tenían razón en la parte de "terroristas" pero no de musulmanes. El crimen de Breivik fue político y orientado en contra de ciertos grupos sociales. Breivik había escrito en contra de los inmigrantes y los musulmanes y estaba en contra del multiculturalismo (y de las élites que lo favorecían). Se habló de Breivik como un "asesino solitario", "psicópata", "desadaptado", etcétera, pero casi nunca se uso el término terrorista. 

Cheney-Rice advierte que no se trata de tomar conclusiones prematuras y hablar de terrorismo en el caso de Lubitz. Su intención es reflexionar sobre el doble estándar de nuestra sociedad, el cual quedó marcado recientemente en el caso de Charlie Hebdo, esa vez en un doble estándar de tolerancia y una doble moral sobre qué es ofensivo en una sociedad secularizada en la que coexisten personas que tienen otros valores y costumbres. Más allá de la repudiable brutalidad del atentado en las oficinas de París de la revista satírica, es evidente que en Occidente tenemos islamofobia. 

"El hecho es que, todo asesino --terrorista o no-- tiene su complejidad. Las personas de tez café no son las únicas capaces de cometer actos terroristas. Y los asesinos blancos no son los únicos con historias", dice Cheney-Rice. Lo importante, sugiere, es reflexionar sobre cómo seguimos proyectamos prejuicios que lastiman a muchas personas. Y este caso, aunque no tenga tonos políticos evidentes, permite contrastar esto.

Sin duda se trata de un tema controvertido, que genera sentimientos encontrados. ¿Tiene razón Cheney-Rice o muestra cierto resentimiento y, en realidad, los casos son diferentes y no permiten comparar o formar criterios analógicos?

También en Pijama Surf: Charlie Hebdo o el fanatismo secular de Occidente