*

X
El nuevo metagadget de Microsoft permite hacer operaciones digitales sobre el espacio físico, borrando la frontera entre lo real y lo virtual con hologramas

holo-lens1

El proyecto más ambicioso de Microsoft en años está por ser develado probablemente este año. Por el momento se trata de un prototipo de lentes de realidad aumentada que juegan con tecnología holográfica. HoloLens, según Microsoft, permite "nuevas formas para visualizar el trabajo y compartir ideas", borrando la barrera entre la pantalla y la realidad.

La computación que conocemos ocurre en pantallas, realizando comandos en un teclado. Lo que propone la tecnología de HoloLens es computar sobre el espacio físico, borrando la frontera entre la realidad y el ciberespacio o incrustando el ciberespacio sobre la realidad. Lo que esta tecnología parece haber logrado, según Wired, es "hologramas realistas" que funcionan "engañando al cerebro para que vea la luz como materia". 

Alex Kipman líder del proyecto, señala: "Al final de cuentas, percibes el mundo debido a la luz. Si yo pudiera mágicamente usar un debugger para que podamos ver los fotones rebotando en el mundo... eventualmente  los fotones chocan de regreso a tus ojos y, a través de eso, razonas lo que es el mundo. Esencialmente alucinamos el mundo, o vemos lo que la mente quiere que veamos".

Es difícil decir si esta tecnología impactará el mercado o será de una adopción más problemática, como Google Glass. Por el momento, la NASA ya ha solicitado la tecnología para utilizarla para misiones simuladas.

Si tecnología como estos lentes holográficos llega a volverse de uso masivo es posible que se borre la línea que separa mente y materia o lo real y lo virtual, bajo riesgo de que la simulación, la hiperrealidad llegue a sustituir al mundo real, con todo lo que esto implica: un vértigo ontológico, una especie de sueño cibernético colectivo pero también una noción de que la materia es sólo información y puede ser programada a voluntad. A fin de cuentas, esto que parece totalmente artificial, tal vez sea lo más natural del mundo, si es que algunos físicos están en lo cierto y el universo es una simulación holográfica.

Te podría interesar:

Cómo es que las mujeres jóvenes son las primeras en promover la objetivación femenina en Facebook

Medios y Tecnología

Por: pijamasurf - 02/09/2015

Un nuevo estudio elucida este problema global de las mujeres con las redes sociales

 

two-women-smiling-using-tablet

Sabemos ya, gracias a la evidencia anecdótica pero también a un estudio al respecto, que las mujeres contribuyen muchísimo a la objetivación de las propias mujeres. Es la mujer la que puede ser más cruel a la hora de evaluar un cuerpo femenino, incluso si es el suyo. Quizás ello se deba a la sobresexualización de los medios, aunque el origen del problema claramente no es ese: las mujeres se “evalúan” y juzgan desde tiempos previos a cualquiera de estos medios como televisión o redes sociales. Sin embargo, el papel que juega Facebook, por ejemplo, es crucial en esta crisis socio-sexual.

Psychology of Women Quarterly recientemente publicó un articulo al respecto, y encontró que pasar más tiempo en Facebook está asociado con la autoobjetivación entre mujeres jóvenes y que estas relaciones están influenciadas por una tendencia femenina a comparar su apariencia con otras, particularmente con amigas de Facebook.

Facebook tiene una herramienta para ver tu propio perfil como lo vería otra persona. Esto, evidentemente, fomenta que los usuarios se puedan percibir como otras personas los percibirían y agranda la autoobjetivación. En el estudio se percataron de que muchas mujeres, además de compararse con sus amigas en las fotos, se comparan con sí mismas en fotografías del pasado, lo cual engendra mayor enfoque en partes específicas del cuerpo y contribuye a la baja autoestima.

Para ayudar a las mujeres a parar con esta absurda objetivación y promover el bienestar, los investigadores recomiendan que posteen menos fotos de sí mismas en Facebook y que sigan a personas que suban menos selfies también. Que la red social no se convierta en un “espejito, espejito” con doble filo y con capacidad de lastimar a quien se ve reflejado. Facebook ha probado ser peor que la televisión y las revistas en cuanto a la objetivación de la mujer, y lo peor de todo es que es la mujer en gran medida, y no el hombre, quien hace que sea así.