*

X

La nueva pieza de Banksy es un genial video criticando la devastación de Palestina

Por: pijamasurf - 03/01/2015

En una nueva pieza, no en forma de esténcil sino en video, Banksy arremete contra los causantes de la situación que atraviesa el pueblo palestino

Banksy se ha convertido por mucho en el artista callejero más popular de la historia. Su mordaz habilidad para criticar algunos de los fenómenos más cuestionables de la sociedad contemporánea y para traducir estas críticas en mensajes gráficos con un impacto notable, le ha valido este merecido lugar.

Curiosamente, la nueva pieza del británico no está plasmada en un muro u otra superficie urbana sino que se trata de un video que, como era de esperarse, expone un brillante guión. La pieza fue creada para denunciar las miserables condiciones en las que se encuentra sumergido el pueblo palestino, en buena medida gracias al gobierno de Israel y a las naciones que respaldan o permiten que esto ocurra.

El video simula un mensaje publicitario de una aerolínea de bajo costo, pero al "vender" las bondades del destino, en este caso Palestina, Banksy aprovecha para mostrar la realidad de este pueblo castigado desmedidamente bajo argumentos religiosos y geopolíticos. Al final de la pieza aparece el siguiente mensaje:

Si nos lavamos las manos en los conflictos entre los poderosos y aquellos que no tienen poder, entonces estamos tomando partida con los primeros –no nos mantenemos neutrales. 

Te podría interesar:

Huellas de fe: este monje lleva 20 años orando en el mismo sitio (FOTOS)

Por: pijamasurf - 03/01/2015

Ahora que ha alcanzado los 70 años, el monje afirma que ha reducido sus reverencias a "solamente" mil por día, lo cual sigue siendo un número impresionante

A diferencia de muchas religiones occidentales, las religiones de Oriente practican una forma práctica de fe: primero se reza y luego se cree, no al revés. Un eminente ejemplo de constancia y práctica es el monje budista Hua Chi, de 70 años, quien ha rezado justo en el mismo sitio durante más de 20 años.

Las marcas de sus pies sobre las tablas de madera del templo tienen más de 1 pulgada de profundidad, y son el resultado de inclinarse y levantarse hasta 3 mil veces en un solo día. Ahora que ha alcanzado los 70 años, el monje afirma que ha reducido sus reverencias a "solamente" mil por día, lo cual sigue siendo un número impresionante.

Genden Darji, un monje de 29 años, afirma: "Cada día vengo aquí y cada día observo la madera, y me ha inspirado a continuar haciendo mis propias huellas".