*

X

La publicidad más sexista, racista, ruda, cruda y deshonesta del siglo XX (FOTOS)

Por: pijamasurf - 11/24/2015

El conocido galerista y coleccionista de arte Charles Saatchi publica su nuevo libro, "Beyond Belief", donde recopila la publicidad más polémica y oscura del siglo XX

5206

Si trabajas en publicidad, suicídate.

Bill Hicks

Beyond Belief: Racist, Sexist, Rude, Crude and Dishonest es el nuevo libro de Charles Saatchi que recopila lo peor de la publicidad del siglo XX.

Charles es el cofundador (junto con su hermano, Maurice Saatchi) de la agencia de publicidad Saatchi&Saatchi, que fue la más grande del mundo en la década de 1980. Después de la expulsión de Charles de la agencia él y su hermano formaron un nuevo organismo, llamado M&C Saatchi. Charles también es conocido internacionalmente por ser un gran coleccionista de arte, así como propietario de la famosa Saatchi Gallery y, en específico, por ser el mecenas (patrocinador) de los Young British Artists, entre los que destacan Tracey Emin y Damien Hirst.

Beyond Belief es una selección, realizada por Charles de la publicidad creada antes de que la industria tuviera conciencia y demostrara un cambio radical en las actitudes hacia las mujeres, la raza, el tabaco y las drogas, entre otros muchos temas. Con su inimitable estilo, Charles guía al lector a través de las siete controversiales secciones del texto.

Como el título señala estas piezas de publicidad tienen un tono racista, sexista, grosero, crudo y deshonesto. Aquí los dejamos con algunas de las imágenes, que hablan por sí mismas:

2852

6660

2941

4929

3514

2395

2071

Te podría interesar:

El reloj astronómico en la catedral de Saint-Jean

Por: pijamasurf - 11/24/2015

Desde el siglo XIV es posible apreciar un espectáculo mecánico en la bella ciudad de Lyon

 KONICA MINOLTA DIGITAL CAMERA

La ciudad de Lyon es considerada por muchos la capital gastronómica de Francia, aunque éste es uno de los tantos títulos constantemente en disputa con la capital del país. Existen muchas diferencias entre ambas ciudades, pero una de las más representativas son sus catedrales.

La catedral de Saint-Jean-Baptiste de Lyon se distingue de Notre Dame por albergar uno de los relojes astronómicos más antiguos de Europa. El reloj indica de manera exacta la fecha y la posición de la Luna, el Sol y la Tierra, así como de las estrellas sobre el maravilloso cielo lyonnais.

El primer registro documentado del reloj data de 1383. Desde entonces, ha sido testigo de los principales acontecimientos históricos de la ciudad. En 1562 fue destruido casi en su totalidad durante las Guerras de Religión, es decir, el enfrentamiento civil entre protestantes calvinistas y católicos. La reconstrucción fue hecha en 1661 por el maestro relojero Guillaume Nourrisson.

Durante la Revolución Francesa fue eliminado cualquier elemento que aludiera a la realeza, como la flor de lis o los escudos de armas. La última restauración hecha al impresionante aparato se realizó en 1954.

El reloj fue diseñado durante la época en la que predominaba el geocentrismo, por eso el Sol aparece girando alrededor de la Tierra. Sin embargo, el majestuoso aparato, con sus 9m de altura, seguirá marcando la hora de forma precisa hasta el año 2019.

La catedral de Lyon es una obra arquitectónica magnifica por sí sola pero el reloj ofrece un incentivo maravilloso para sus visitantes, al contar con una serie de figuras autómatas que se mueven a diferentes horas durante el día.

Además, las figuras cambian dependiendo de los días de la semana: el domingo es posible apreciar la resurrección de Jesús, el lunes su muerte, el martes se ve a Saint Jean-Baptiste, el miércoles a Saint Étienne, el jueves a un niño sosteniendo un cáliz, el viernes se representa a la crucifixión y el domingo la protagonista es la Virgen María.

Así, el espectáculo que ofrece el reloj puede finalizar contemplando la hermosa vista panorámica de la ciudad desde la ubicación privilegiada en la cual se encuentra localizada esta catedral.