*

X

El hombre que expuso cómo la cocaína, el capitalismo y las corporaciones son lo mismo

Política

Por: pijamasurf - 12/28/2015

Roberto Saviano desmorona la fantasía de nuestra sociedad de que el narco, las corporaciones y las instituciones son cosas distintas

10615014

Ningún periodista actualmente ha sido capaz de dimensionar en todas sus aristas el problema del narcotráfico como el italiano Roberto Saviano. Con una escritura mordaz e inclinada no sólo al periodismo sino a la gran literatura, Saviano ha emparentado de manera coherente, como una fórmula infalible del mercado, a la cocaína, el capitalismo, las mafias del narco, los bancos y las corporaciones. Decir esto le ha costado tener que vivir aislado, bajo protección y en constante sigilo (ya que vive amenazado por la mafia napolitana).

El periodista de The Guardian Ed Vulliamy ha escrito un perfil sobre Saviano luego de un enecuentro fallido en Perú, tomando declaraciones del italiano y algunas citas de su reciente Cero Cero Cero, exposé del inextricable binomio narco-capitalismo.

Saviano dice que Pablo Escobar fue el oscuro visionario, "el Copérnico del crimen organizado", que "entendió que no es el mundo de la cocaína el que debe orbitar alrededor de los mercados", revelando de tajo cómo el sistema financiero global se alimenta de la cocaína y del narcotráfico.

"Ningún negocio en el mundo es tan dinámico, tan incansablemente innovador, tan leal al espíritu del mercado libre como el negocio de la cocaína", dice el periodista en una extraña y llamativa mezcla de romantización del narco, hipérbole de sus habilidades y contundente lucidez. Los capos son los grandes emisarios secretos del capital. 

El grueso de sus aseveraciones y lo más inquietante es lo siguiente:

El capitalismo necesita a los sindicatos criminales y a los mercados criminales... esto es lo más difícil de hacer entender. Las personas --incluso aquellos observando el crimen organizado-- pasan de largo esto, insistiendo en una separación entre el mercado negro y el mercado legal. Es esta mentalidad la que hace que personas en Europa o Estados Unidos piensen en un mafioso como alguien que va a la cárcel como un gangster o un pandillero. Pero no, es un hombre de negocios, y su negocio, el mercado negro,  se ha convertido en el mercado más grande del mundo.

Saviano nos muestra una especie de visión no dual del crimen y de la economía: lo ilegal y lo legal son un mismo continuum; el capo y el CEO se entrelazan; el dinero y la sangre todo lo permean; esto es el terrible territorio de la economía global, cuya única (sombra de) ética es incrementar sus ganancias.  

En The Guardian Vulliamy llama esto una "sagaz herejía", que no queremos escuchar en Occidente porque queremos seguir con nuestro cuento de hadas para adultos, continuar con nuestro teatro moral y seguir apilando dinero, creyendo en las instituciones y en el esquema maniqueo de los malos contra los buenos, los policías contra los ladrones (¿cómo no ver que son los mismos?). La sociedad anglosajona, dice Saviano, quiere "seguir creyendo en la salud de la sociedad, pero esto es una fantasía"; de hecho, el distrito financiero de Londres es un centro de lavado de dinero mucho más grande que las Islas Caimanes. Los criminales están asimilados a la sociedad en sus más altas e invisibles esferas. Vulliamy lo sintetiza así: "corporación como cártel; cocaína como puro capitalismo, capitalismo como cocaína, conocida en su estado puro como cero-cero-cero --una ácida referencia al nombre del mejor grado de harina, ideal para la pasta".

A fin de cuentas el esquema en el que está incrustado el narcotráfico y por el cual es imprescindible para el capitalismo y el mercado libre, según Saviano, es el de  un sistema que perpetúa "la explotación de la mayoría para el enriquecimiento de los pocos".

Te podría interesar:

Investigación revela que hay niños trabajando en campos africanos propiedad de la Iglesia Católica Romana

Política

Por: pijamasurf - 12/28/2015

Es preciso que el Vaticano revise la situación de sus asociaciones locales en diversos países del tercer mundo, donde los líderes locales explotan a los feligreses
[caption id="attachment_104817" align="aligncenter" width="660"]bbc1 Imagen: BBC[/caption]

 

África es un continente religiosamente diverso, donde la feligresía católica crece a pasos agigantados: se estima que se ha incrementado 238% desde los años 80 del siglo pasado, con lo que alcanza cerca de 200 millones de seres humanos. En su visita de noviembre al continente, el papa Francisco hizo un llamado a dicha comunidad para enfrentarse a la rampante corrupción, especialmente a los más jóvenes. Pero una investigación de la BBC ha demostrado que es en el interior de algunas comunidades administradas por la iglesia católica donde tienen lugar problemas que no competen directamente a la libertad religiosa, pero sí a la libertad a secas.

Gracias a un informante, la BBC pudo obtener informes sobre predios pertenecientes a la iglesia católica que son administrados conjuntamente con empresas transnacionales. En la zona de Kabale, Uganda, pudieron hablar con el supervisor de un campo de té en terrenos de la Iglesia Católica Romana y la empresa Kigezi Higland Tea Limited, donde trabajan niños de hasta 10 años de edad. 

Los niños reciben mil shillings de Uganda por jornada laboral, unos 0.30 centavos de dólar. En la granja trabajan unos 15 niños junto con el resto de la comunidad, y su trabajo consiste en transportar las hojas de té de un lado a otro. Según oficiales locales de la iglesia, este trato fue impulsado por la diósesis local de Kabale para financiar proyectos en favor de la comunidad, mientras que la compañía se abstuvo de hacer comentarios.

[caption id="attachment_104818" align="aligncenter" width="624"]Papa Francisco (BBC/AFP) Papa Francisco (BBC/AFP)[/caption]

 

Incluso en la casa del obispo Callistus Rubaramira de la diósesis de Kabale, la BBC encontró niños de 10 años trabajando en los terrenos. Los intentos de hablar con el obispo fueron infructuosos; el vocero del Papa emitió --frente a la pregunta expresa de los periodistas-- el siguiente comentario: "Niego tanto la responsabilidad como el deber de responder sobre esto --si es un problema de la iglesia local, no soy responsable de ello".

Naciones Unidas estima que existen aproximadamente 3 millones de niños en condiciones laborales como estas solamente en Uganda.

 

Más información en bbc.com