*

X

La profecía de Einstein está completa: por primera vez se registra la existencia de ondas gravitacionales

Ciencia

Por: pijamasurf - 02/11/2016

100 años después de que Einstein diera a conocer su teoría de la relatividad, científicos confirman una de sus predicciones más interesantes: que la gravedad es producto de la aceleración de cuerpos con masa en el espacio-tiempo

Este jueves 11 de febrero es un día histórico para la ciencia y, específicamente, para la física. 100 años después de que Albert Einstein predijera a través de su teoría de la relatividad la existencia de ondas gravitacionales como consecuencia de la aceleración de objetos con una masa específica en el espacio-tiempo, finalmente un grupo de científicos pudo confirmar la veracidad de estas vibraciones primigenias en la colisión de dos agujeros negros situados a más de mil millones de años luz de distancia de la Tierra.

El hallazgo corrió a cargo de un gran equipo de físicos trabajando conjuntamente con el Laser Interferometer Gravitational-Wave Observatory (LIGO), institución científica dividida en dos instalaciones ubicadas en Washington y Luisiana, Estados Unidos, en donde un par de antenas en forma de L recibieron una vibración de 50 veces más energía que todas las estrellas del universo juntas.

Al escuchar esta vibración, los científicos observaron que provenía de un par de agujeros negros a mil 300 millones de años luz que giraban y se acercaban entre sí a una enorme velocidad hasta que colisionaron, provocando una enorme explosión. De este choque surgieron ondas gravitacionales que llegaron hasta nuestro planeta y las cuales pudieron registrarse gracias a una adecuada calibración de instrumentos, con lo cual se encontró evidencia factible para las predicciones teóricas de Einstein.

El descubrimiento, por otro lado, también tiene una alta dosis de poesía natural, pues además de que implica ver lo que no vemos pero que siempre ha estado ahí, se trata de una constatación de existencia de uno de los niveles más profundos de la realidad.

 

También en Pijama Surf: 10 cosas que no sabías sobre la fuerza de gravedad

Te podría interesar:

La Tierra es la fusión de dos planetas, según nueva investigación

Ciencia

Por: pijamasurf - 02/11/2016

Conoce a Theia, el planeta del cual también estamos hechos (y también la Luna)

Un equipo de científicos de UCLA ha determinado que nuestro planeta es el resultado de una colisión con otro planeta, a partir de la cual se produjo una integración de diferentes cuerpos planetarios. 

Investigando cómo se formó la Luna, estudiando rocas de las misiones Apolo en conjunto con rocas del manto terrestre, astrónomos hallaron evidencia de que el impacto fue producido después de que un pequeño planeta chocara con la Tierra hace 4.5 mil millones de años. La enorme fuerza de este choque cósmico hizo que este pequeño planeta, llamado "Theia", acabara fusionándose tanto con la Luna como con la Tierra.

La idea anterior era que, al chocar con la Tierra, Theia lanzó a la Luna en órbita y otra parte se separó y siguió su camino en el espacio. La nueva versión indica que Theia nunca nos dejó, sino que es parte de nuestro planeta.

Los investigadores estudiaron la "huella digital" de las rocas terrestres y lunares buscando isótopos de oxígeno, pues cada cuerpo planetario tiene su propia "huella digital", esto es, una proporción de isótopos de oxígeno. Ello permite identificar, por ejemplo, si una piedra en la Tierra tiene un origen extraplanetario.

La nueva teoría se basa en que las rocas de la Luna tienen la misma composición de isótopos de oxígeno. "Theia se mezcló en su totalidad con la Tierra y con la Luna, y se dispersó entre las dos. Esto explica por qué no vemos una diferente firma de Theia en la Luna, a diferencia de la Tierra", dijo el doctor Young, uno de los autores de la investigación.

Entendiendo los procesos de formación planetaria desde una perspectiva de relación entre el microcosmos y el macrocosmos, el trayecto y la integración de este planeta embrionario puede apreciarse como una forma de inseminación cósmica que seguramente intervino en crear las condiciones para que la vida emergiera en la Tierra.