*

X

Combinar cocaína con alcohol eleva significativamente tus tendencias suicidas

Salud

Por: pijamasurf - 05/03/2016

Las personas que consumen simultáneamente cocaína y alcohol son 2.4 veces más propensas al suicidio que los demás

El uso de sustancias en general es algo delicado o por lo menos complejo y por lo tanto, en caso de que decidas consumirlas, debe hacerse de manera informada y responsable. Tomando en cuenta lo anterior, no debiera sorprendernos que la mezcla de sustancias es aún más compleja y conlleva mayores riesgos. Estas dos afirmaciones son ya hasta cierto punto obvias para un buen sector de la población, sin embargo, un estudio reciente de la Universidad de Brown reveló una consecuencia puntual que implica la combinación específica de dos sustancias: alcohol y cocaína. 

De acuerdo con esta investigación financiada por el National Institute of Mental Health, las personas que consumen cocaína y alcohol simultáneamente son 2.4 veces más propensas a intentar suicidarse que el resto. La conclusión se obtuvo a partir de analizar el caso de 874 pacientes que reportaron intentos de suicidio en algún momento de su vida y/o que manifestaban pensamientos suicidas en el presente. Muchos de los individuos admitían utilizar una o múltiples drogas (desde fármacos hasta cocaína, incluidos alcohol, marihuana, etc.); no obstante, los doctores encontraron que aquellos que reportaban el uso combinado de alcohol y coca promediaban una mucho mayor propensión a tratar de suicidarse. 

A pesar de lo específico de la conclusión que arrojó el estudio, la respuesta a la interrogante alrededor de por qué este mix genera ese efecto puntual se mantiene en el aire. De hecho, no podemos descartar que la relación incidente sea a la inversa, es decir que aquellas personas que tienen una mayor propensión al suicidio terminen recurriendo con cierta frecuencia al uso combinado de ambas sustancias. En todo caso se requiere de investigaciones complementarias para determinar la relación entre ambos factores y evitar así la especulación. 

Mientras esa nueva y necesaria información llega, lo que queda claro es que la utilización de alcohol y cocaína parece no ser la mejor opción para consentir a tu mente (y obviamente tu cuerpo) en el camino. A cada uno le corresponde decidir qué consumir y cómo hacerlo pero también, cabe señalarlo, pareciera bastante irresponsable, incluso estúpido, ignorar las señales que nos va compartiendo la vida en torno a nuestros actos. Y este estudio es por lo menos eso, una señal...

Te podría interesar:

La conciencia se parece a una ilusión producida por innumerables fragmentos de percepción

Salud

Por: pijamasurf - 05/03/2016

Avanzando con pequeños desfases imperceptibles, nuestro cerebro se asegura de que siempre tengamos la información necesaria de nuestro medio circundante (aunque nosotros no lo sepamos)

Taumatropo

¿Cómo empezarías a contar tus últimas vacaciones? Probablemente dejarías fuera de tu relato la parte en la que empacas tus cosas, en la que esperas en aeropuertos, en la que se pierde tu reservación, etc., y te concentrarías en las partes más interesantes, como el color del mar, las cosas que comiste o las personas que conociste. Más o menos de esta forma funciona la conciencia.

Una investigación de David Eagleman había postulado que la conciencia opera con un desfase de hasta 80 milisegundos (ms) entre la percepción de un estímulo y la conciencia de tal estímulo, lo que además de una interesante paradoja filosófica (¿dónde está el "presente" si lo que experimentamos como presente en realidad ya terminó?) parece tener eco en un nuevo estudio de psicofísica, una rama de la psicología que mide la relación entre un estímulo externo y su percepción.

Michael Herzog de la École Polytechnique Fédérale de Lausanne (EPFL) y Frank Scharnowski de la Universidad de Zurich presentaron un modelo de la conciencia según el cual nuestro cerebro procesa los estímulos durante unos 400ms antes de producir una manifestación consciente/sensorial de dicho evento.

"La razón de esto", comenta Herzog, "es que el cerebro quiere darte la información más clara y mejor que sea posible, y esto requiere una cantidad considerable de tiempo. No hay ventaja en hacerte consciente de su procesamiento inconsciente, porque esto sería inmensamente confuso".

El modelo presentado por Herzog y sus colegas parece enfocarse únicamente en las percepciones visuales, de las cuales afirman que el cerebro utiliza los 400ms para obtener información sobre la orientación y el color del objeto y "pegarlo" en el relato sensorial de la experiencia, lo que nos da la sensación de que el tiempo ocurre continuamente; esto no deja de ser similar al modelo "cinematográfico" de Eagleman, según el cual la percepción ocurre en pequeños fragmentos parecidos a fotogramas, cuya continuidad es una ilusión operativa producida por nuestro cerebro.

Una vez que el cerebro ha procesado el estímulo, nos lo presenta en forma de imagen o percepción sensorial durante unos 50ms durante los cuales dejamos de recibir nueva información del ambiente y "sentimos" el resultado del proceso inconsciente. Se trata de un proceso continuo y encadenado con mínimos espacios de desfase, que sirven para admitir nueva información y proyectar los resultados del análisis a la percepción, a esa "imagen mental" en la que se desarrolla nuestra conciencia día a día.

Actualmente se llevan a cabo más exámenes que logren probar si este modelo se sostiene efectivamente en la práctica, aunque por lo pronto es fascinante imaginar que siempre vamos un poco retrasados con respecto a lo que nuestro cerebro ya sabe o ya conoce: como si la conciencia fuera siempre a la zaga de ese saber escondido que se nos vuelve claro y tangible a cada momento.