*

X

No se puede comulgar con hostias libres de gluten, según el Vaticano

Salud

Por: pijamasurf - 07/11/2017

La Iglesia sostiene que la hostia no podrá ser sustituida por otro cereal libre de gluten

La fiebre del gluten-free ha llegado hasta el punto de que la Iglesia católica ha considerado necesario pronunciarse en cuanto a que el sacramento central de esta religión deberá mantener su esencia, la cual contiene gluten. 

En los últimos años se ha generado un movimiento en contra del gluten, particularmente porque algunas personas padecen una condición alérgica (enfermedad celíaca), pero también porque se considera que esta proteína es responsable de todo tipo de enfermedades inflamatorias (algo que sigue discutiéndose, sin que haya consenso).

En una reciente carta a los obispos, el Vaticano mantiene que las hostias sin nada de gluten no son válidas para celebrar la eucaristía (aunque las hostias de bajo contenido de gluten sí lo son). La carta indica que el pan tiene que ser ácimo de trigo sin levadura, horneado recientemente y elaborado por personas virtuosas.

El documento advierte que se puede utilizar el mosto, zumo de la uva de fermentación interrumpida, para cumplir la eucaristía. En el caso del vino, es necesario que este proceda solamente de la uva, que sea el fruto puro de la vid.

La carta también responde al comercio de hostias en los supermercados, llamando a garantizar que la sustancia de la eucaristía sea pura y esté certificada.

La medida sin duda es polémica, sobre todo en los casos de personas que padecen la enfermedad celíaca. Sin embargo, ya que las tradiciones cada vez están siendo menos respetadas, y teniendo en cuenta que el trigo y la vid tienen profundas connotaciones vivenciales, históricas y simbólicas con el "cuerpo de Cristo", la Iglesia se niega a sustituirlos para preservar su tradición y, quizás, algo de la resonancia del sacramento.

Te podría interesar:

¿Qué tanto sabes del clítoris? (VIDEO)

Salud

Por: PijamaSurf - 07/11/2017

Con poco conocimiento científico disponible al respecto, tanto mujeres como hombres aprenden a distinguir la punta o glande asomándose en la parte superior de la vulva

A diferencia del hombre, la mujer posee un órgano exclusivo para el placer sexual. Se trata del clítoris, un blanco de ablaciones, repudios y adulaciones, pues si bien en la época de Renaldo Columbus –siglo XVI– se le nombró como “el amor o dulzura de Venus”, en los siguientes siglos se le rechazó por ubicarse entre la uretra, la vulva y el ano. Desde entonces, la sexualidad de las mujeres se ha visto fuertemente afectada, pues ¿cuántas mujeres saben que poseen un órgano sexual que sólo existe para su placer de manera independiente al amor y la pareja sin que ello implique ser una “mojigata” o “puta”? 

Con poco conocimiento científico disponible al respecto, tanto mujeres como hombres aprenden a distinguir la punta o glande asomándose en la parte superior de la vulva; no obstante, desconocen que el clítoris se extiende por el interior de los labios mayores, del perineo y el tercio inferior de la vagina. Hace pocos años se liberó un simulador clitorial, en donde se explicaban las partes que lo comprendían: el glande, el capuchón y los dos labios menores. 

Más allá de tan sólo un órgano sexual, el clítoris guarda los secretos de numerosas civilizaciones, la sexualidad de numerosos individuos y la diversidad de la esencia de la feminidad. Conoce un poco más sobre este increíble miembro, que tiene el poder de brindar orgasmos a través de sus 8 mil conexiones nerviosas: