*

X

Las personas que más publican texto en Facebook son más inteligentes, según estudio

Ciencia

Por: pijamasurf - 08/01/2017

Un ambicioso experimento que monitoreó las publicaciones de casi 1 millón de personas durante 9 años muestra una tendencia a la complejización del lenguaje

El uso de redes sociales como Facebook es muy polémico. Las personas hemos caído en una comodidad y solemos informarnos casi sólo a partir de las redes sociales sin tomar en cuenta que, cada vez más, lo que vemos ahí es privilegiado en relación al dinero que los medios de comunicación pueden inyectar a la exposición de sus publicaciones. Otro de los contras es el tiempo que pasamos consumiendo información de la vida social.

Pero no todo es polémico; muchos posts de los usuarios también invitan a la reflexión o podrían abonar a transformaciones culturales. Si bien solemos situar el alto consumo de redes sociales como un hábito de ocio, un nuevo estudio, sorprendentemente, apunta a que las personas que más publican textos en realidad van mejorando la complejidad de su lenguaje, quizá por ser líneas que se hacen públicas. Este ambicioso estudio analizó los posts de casi 1 millón de usuarios (942 mil 336, para ser exactos) a lo largo de 9 años, y corrió a cargo de la National Research University Higher School of Economics de Moscú. De acuerdo con la investigación, los resultados sugieren que el uso de las redes sociales no lleva a la degradación del lenguaje.

Y quizá lo más impresionante sea lo siguiente:

Finalmente, demostramos que la complejidad del lenguaje en las redes sociales está aumentando. Nosotros llamamos a lo anterior "fenómeno digital de la gramática". Los resultados sugieren que la preocupación sobre la degradación del lenguaje no está justificada.

Puedes leer el estudio completo aquí.

Te podría interesar:

La mayoría nos consideramos “moralmente superiores”, según la ciencia

Ciencia

Por: Pijama Surf - 08/01/2017

Un estudio de la Universidad de Londres apunta a que solemos considerarnos superiores en muchos ámbitos, pero mayormente en el moral

Si todos tomásemos en cuenta que nuestros sentidos nos engañan, que sólo percibimos un pedazo o ángulo de la realidad, quizá seríamos menos severos en juzgar a los demás, y dudaríamos aún más de nuestra propia autopercepción.

La autoestima es imprescindible para gozar de salud mental, pero en una época que nos invita al narcisismo desenfrenado, al individualismo, ¿qué tan realistas somos al juzgarnos a nosotros mismos?.

Un reciente estudio hecho por dos académicos de la Universidad de Londres, Ben Tappin y Ryan McKay, arroja interesantísimos resultados. Aparentemente, tenemos propensión a pensar bien de nosotros mismos (quizá como un mecanismo de defensa) pero ello se exacerba particularmente en lo que se refiere a asuntos morales, al menos según los resultados de esta investigación.

Este fenómeno se llama en inglés self-enhancement, algo así como autopromoción, y se refiere a una especie de "autoinflación" en lo que relativo a nuestras cualidades personales respecto a los otros.

Los académicos observaron que en cuestiones como inteligencia, ambición, amabilidad y modestia, la mayoría de los participantes se calificaron como mejores respecto al promedio de la gente. Pero este autoelogio se acentuó en lo concerniente a cualidades morales, como una especie de ilusión.

Los científicos desconocen exactamente las causas, pero no se trata de un tema menor, ya que la “superioridad moral” está vinculada a extremismos políticos, intolerancia y hasta violencia.

Otros estudios de 2001 "sugirieron que, debido a una especie de delirio general de grandeza, la gente tiende a pensar que conoce mucho mejor a una persona de lo que esa persona se conoce a sí misma y que todo lo que hacen lo hacen por una razón banal". Ello explicaría el fenómeno conocido como percepción asimétrica (illusion of asymmetric insight).

Curiosamente, somos nosotros mismos los que mejor conocemos nuestros actos, pero quizá, en una especie de maquiavelismo ubicuo, creemos que nuestras mejores intenciones podrían ser más valiosas que nuestros propios actos. Los motivos podrían ser muchos, pero lo que es un hecho es que considerarte moralmente superior a los otros es un fenómeno que frena la empatía y comprensión del mundo.