*

X

Estos retratos de mujeres “poco femeninas” nos invitan a reflexionar sobre el género y su construcción social

Sociedad

Por: pijamasurf - 11/07/2017

¿Qué es lo femenino? ¿Qué es lo masculino? ¿Cómo se construyen y dialogan ambos conceptos?

En los últimos años las discusiones sobre la construcción del género han tomado una relevancia que, quizá, es única en la historia. Lamentablemente, ese mismo diálogo suele estar empañado por la ignorancia y la obcecación de quienes desde posiciones absurdas se niegan a mirar la desigualdad con que se definieron, poco a poco y a lo largo de muchos siglos, los conceptos de hombre y mujer, su alcance individual y social y sus varias posibilidades de expresión (o represión). 

La idea de “patriarcado” no es una invención del feminismo, sino un hecho histórico que puede observarse incluso en un examen somero de las condiciones en que hombres y mujeres se han desarrollado en Occidente: basta tomar un período histórico al azar (la Edad Media, la época industrial, la generación de nuestros padres, etc.) y preguntarnos cómo vivían las mujeres entonces, si podían o no hacer las mismas tareas que los hombres, si tenían condiciones para desarrollarse, etc. En la mayoría de los casos, la respuesta será negativa. En la mayoría de los casos, se observará que este ha sido un mundo de hombres hecho para los hombres.

Ante esta situación, desde cierto punto del desarrollo de la cultura al que hemos llegado surge la pregunta de si es posible hacer algo al respecto, y qué en específico. Es decir, si es posible modificar colectivamente la construcción del género. Acompañamos esta reflexión con estos retratos de mujeres tomados en la década de 1930. Como vemos en las imágenes, se trata de “tomboys”, una palabra en inglés que ya en su construcción expresa una suerte de señalamiento poco amable hacia la mujer a la que se le aplica. Grosso modo, las tomboys son mujeres cuyo comportamiento, actitud, manera de vestir, etc., tiende hacia “lo masculino”. Una tomboy puede ser lo mismo una niña a quien le gusta correr y trepar por los árboles y pelear con su cuerpo, que, como en estas imágenes, una mujer que lleva el cabello corto y usa pantalones y camisas.

Dicho así, lo cierto es que puede sonar ridículo. ¿Por qué una niña no podría trepar un árbol? ¿Por qué una mujer tendría que recibir una palabra especial por las ropas que prefiere? Sin embargo, sabemos bien que la cultura humana abunda en despropósitos como éste.

Las imágenes son obra de Marianne Breslauer, una fotógrafa de origen alemán cuya trayectoria fue breve pero sustancial. A inicios de la década de los años 30 del siglo XX vivió en París, donde se hizo también alumna de Man Ray y, en razón del antisemitismo que se avivó en esta época, encontró serias dificultades tanto para desarrollar su trabajo como para presentarlo bajo su nombre. Si bien durante un tiempo encaró estas adversidades, al final terminó por abandonar la fotografía y, después de mudarse a Suiza en plena segunda guerra mundial, se dedicó a comerciar con obras de arte.

¿Qué lugar puede tener la igualdad en medio de la diferencia? La respuesta a esta pregunta quizá es mucho más elemental y sencilla de lo que creemos, pues contrario a lo que algunos podrían pensar, la idea de igualdad de género no aspira a construir un mundo donde las mujeres se conviertan en hombres (lo que sea que eso signifique), sino sólo un mundo más justo, más equilibrado, en donde la condición de mujer no tenga por qué ser una desventaja a priori para poder vivir plenamente.

 

También en Pijama Surf: 28 tareas para los hombres que harán un mejor mundo para las mujeres

Te podría interesar:

Esta mujer decidió tatuarse la esclerótica del ojo (y el resultado es tan desagradable como te imaginas)

Sociedad

Por: pijamaSurf - 11/07/2017

Este es el resultado de inyectarte tinta morada en la región blanca de tu ojo que rodea la pupila

La historia del tatuaje es larga, incluso milenaria. En diversas culturas es una practica presente desde tiempos inmemorables. Sin embargo, algo ocurrió durante la última década que tatuarse terminaría por consumarse como una moda masiva: ya no sólo los cholos, los rockeros, los hippies y otras tribus alternativas imprimían su piel, ahora las estrellas pop, las niñas bien, y prácticamente cualquier perfil juvenil se comenzó a tatuar.

Luego, con la llegada de Internet, el tatuaje ocupó un lugar explosivo en el imaginario, y comenzamos a ver versiones hasta poco antes inimaginables, como tatuajes de marcas comerciales o como el caso de Catt Gallinger, la joven canadiense que optó por ejercer su libre albedrío y tatuar su esclerótica (la región blanca de los ojos que rodea la pupila). El proceso, conocido en inglés como "sclera staining" y poco recomendado por los doctores, consiste en inyectar tinta, generalmente morada, roja o negra, en la región blanca, visible, de los ojos.    

Obviamente cada quien es libre de hacer lo que quiere con su cuerpo, pero no deja de llamar la atención las sensaciones que produce ver el resultado...