*

X

La iglesia luterana de Suecia dejará de referirse a Dios como “Él” o “Señor”

Sociedad

Por: pijamasurf - 11/29/2017

¿El lenguaje inclusivo llega a la iglesia luterana de Suecia?

En estos tiempos en que la noción de género y el dominio histórico del hombre sobre la mujer parecen haber entrado de lleno en las discusiones públicas, la iglesia luterana de Suecia tomó la decisión de abandonar el uso del pronombre masculino para referirse a Dios, una medida que además de las resonancias contemporáneas que puede tener con otros fenómenos, se inscribe en un proceso de reforma que la institución eclesiástica puso en marcha desde hace 31 años.

La confesión luterana es la más popular del país escandinavo, con poco más de 6 millones de personas bautizadas en su fe, de los 10 millones que lo habitan. Además, actualmente es dirigido por una mujer, la arzobispo (¿arzobispa?) Antje Jackelén, característica que quizá sea inédita en la historia no sólo de la iglesia luterana sino en general de todas las religiones, que prácticamente desde la Antigüedad y salvo por ciertos cultos, han estado encabezadas por hombres.

En medio del uso cada vez más frecuente del llamado “lenguaje inclusivo” –que, como su nombre indica, busca llevar al nivel del habla cotidiana la equidad de los géneros–, la medida se justificó también en un marco teológico, pues según declaró Jackelén al diario inglés The Guardian, “Dios está más allá de las determinaciones de género”.

Sea como fuere, la decisión también nos recuerda que las religiones, como las sociedades, fueron durante muchos años matriarcales –de ahí la existencia de deidades femeninas y cultos a la fertilidad– y que, por ello mismo, no es cierto que el mundo como lo conocemos sea o haya sido el único posible. Hasta la idea de Dios es susceptible de modificación.

Te podría interesar:

Estos son los rasgos de personalidad de las personas incultas, según psicólogos

Sociedad

Por: pijamasurf - 11/29/2017

En términos de psicopatología y psicología, la ausencia de cultura general deja entrever rasgos de personalidad que pueden provocar serios problemas sociales

Mientras que algunos dicen que la ignorancia se traduce en felicidad, otros aseguran que la cultura y el conocimiento son lo que se relaciona con la libertad, justicia y equidad. Dentro del modus vivendi en Occidente, es curioso que los países con un gran índice de lectura y educación académica posean un alto grado de justicia legal, seguridad social y potencia económica, y aquellos con bajos índices, resienten lo contrario en términos legales, sociales y económico-financieros.

En términos de psicopatología y psicología, la ausencia de cultura general deja entrever rasgos de personalidad que, llevados hacia la intolerancia y la rabia, pueden provocar serios problemas sociales –por ejemplo, estereotipos, discriminación, inseguridad, etc. Algunos de estos rasgos son los siguientes:

– Predomina un concepto mercantilista en su modus vivendi

El conocimiento sólo posee un valor si trae consigo un beneficio monetario o social, de modo que la educación se convierte tan sólo en un medio para ganar dinero y no en un proceso de enriquecimiento para promover un cambio intra e interpersonal. Como consecuencia, desprecian las áreas asociadas con la pérdida del tiempo y de dinero –las bellas artes, como ejemplo más directo.

– Suelen burlarse de la curiosidad de los que buscan una respuesta en la cultura

Ante la incompatibilidad de premisas, las personas incultas suelen criticar y burlarse de aquellas que invierten tiempo en lecturas, carreras universitarias enfocadas en el arte (filosofía y letras, actuación, danza, fotografía, etc.), presentaciones culturales, en el conocimiento de palabras técnicas o específicas, el descubrimiento de otras culturas e incluso en un aspecto físico que exalte las creencias personales, entre otros.

– No tienen iniciativa para el cambio social (e incluso, en ocasiones, provocan un estancamiento frente a las evoluciones)

Son personas que pretenden aprender y hacer lo justo y necesario que se les exige, imposibilitando en ocasiones el desarrollo de nuevos patrones, ideas o creencias para un bienestar global. Inclusive hay ocasiones en que hacen uso de la violencia verbal, psicológica o física para reducir la posibilidad del cambio.

– Se frustran y se enfadan si son corregidas

En muchas ocasiones las personas con conocimientos culturales limitados llegan a interpretar las correcciones como ataques de los demás. Es decir que al experimentar la disonancia cognitiva, sintiéndose humillados o burlados, reaccionan mediante el uso de la frustración o la violencia.

– Caen fácilmente en creencias estereotipadas

La ignorancia facilita el establecimiento de los estereotipos, impidiendo el nacimiento de nuevas conexiones neuronales y, por lo tanto, de la expansión del conocimiento, la empatía y la trascendencia.