*

X

Personas que gustan del ‘gin and tonic’ son proclives a la psicopatía (ESTUDIO)

Ciencia

Por: pijamasurf - 12/30/2017

¿Qué dicen los gustos de tu paladar de tu salud mental?

¿Cuando se trata de elegir un trago tu preferencia se inclina por el gin and tonic? Según un estudio publicado recientemente, este gusto un tanto sofisticado podría asociarse con conductas propias de la psicopatía.

La investigación corrió a cargo de Christina Sagiogloua y Tobias Greitemeyer, investigadores adscritos al Instituto de Psicología de la Universidad de Innsbruck, en Austria, quienes por medio de un cuestionario analizaron las preferencias de sabores de 900 personas en relación con sus tendencias de comportamiento y su estabilidad emocional.

De acuerdo con los resultados obtenidos, las personas que disfrutan de sabores amargos suelen presentar también un perfil psicológico de hostilidad frente a los otros, tendencia a juzgar moralmente y conductas asociadas con la psicopatía como la manipulación de los otros, el narcisismo exagerado y el llamado “maquiavelismo”. 

En el estudio, dichos sabores amargos se asociaron no sólo con la combinación de ginebra y agua tónica, sino también con el café (cuando se bebe solo) y el chocolate amargo.

La investigación (que puede consultarse en este enlace) nos recuerda otras afines, como aquella que relacionó el gusto por la cerveza con la búsqueda de sexo casual, o la de la relación de licores como el tequila o el whisky con emociones como la euforia o la melancolía.

Te podría interesar:

Este es el tipo de persona más propenso a la depresión

Ciencia

Por: pijamasurf - 12/30/2017

Estas no son buenas noticias para la humanidad: las personas empáticas o prosociales suelen ser más depresivas

Un reciente estudio científico arroja datos perturbadores sobre ciertas actitudes y su relación con la depresión. De manera un tanto reduccionista,  se sugiere que los cerebros buenos quedan en último lugar.

En el estudio se utilizó un modelo que mantiene que los seres humanos pueden categorizarse en base a sus reacciones a la desigualdad económica: el 60% de las personas son prosociales; el 30% individualistas y el 10% competitivos. Los prosociales prefieren la igualdad y se preocupan por esto; los individualistas en general  se preocupan solamente de maximizar sus propios recursos y el grupo más pequeño, se interesa por tener más que los demás.

En un experimento se realizó una simulación sobre la distribución de recursos. Los prosociales manifestaron una activación de la amígdala cuando recibían más dinero que los otros, así como también cuando recibían menos. Los individualistas sólo manifestaron activación en esta zona relacionada al estrés y al miedo cuando recibían menos que los demás. En otras palabras, ambos grupos se sentían mal cuando eran víctimas, pero sólo los prosociales se sentían mal cuando había desigualdad de la que se beneficiaban. Luego, en otro estudio, investigadores correlacionaron indicadores de depresión con patrones prosociales, encontrando una relación significativa.

Esto confirmaría una hipótesis previa que señala que ciertas características como la empatía extrema o la propensión a la culpa, están asociadas con la depresión, algo que aparentemente se hace patente en la zona más primitiva y automática del cerebro.

En primera instancia, como concluye el sitio Scientific American, esto significa que ciertas cualidades que pueden ser tenidas socialmente como valiosas, no lo son tanto desde una perspectiva de salud individual. Sin embargo, debemos de tomar con cierta reserva este tipo de conclusiones, ya que la depresión es un fenómeno complejo -y es sumamente reduccionista decir que, por ejemplo, una sensación prosocial o empática causa depresión o está vinculada con la depresión-. Notablemente, por ejemplo, el altruismo o la acción filantrópica está vinculado con la producción de serotonina. Por otro lado, habría que revisar también el concepto de depresión, y quizás entender que la depresión no necesariamente es algo malo, quizás en este caso es una respuesta sana a un mundo insano, en el que el egoísmo reina y es recompensado. Como dijera Krishnamurti: "no es saludable estar bien adaptado a una sociedad profundamente enferma". Y quizás, estos individuos a la larga, serán recompensados por sus valores humanos, más que aquellos que se protegen a sí mismos por sobre los demás.

Lee también: La verdadera inteligencia es la compasión (lo que los maestros iluminados entendieron)