*

X

10 grandes frases de Meister Eckhart, quizás el más grande místico de Occidente

AlterCultura

Por: pijamasurf - 01/07/2018

Una muestra de la inteligencia mística deslumbrante del Maestro Eckhart

El Maestro Eckhart fue un teólogo dominico alemán del siglo XIII, quien estableció una doctrina altamente mística basada en el desapego, en la noción de la identidad entre el ser humano y la divinidad y en una vía negativa como base para alcanzar la divinidad (donde se debe abandonar el sí mismo o ego para entregarse a la voluntad divina, que es lo único real). Eckhart consideraba que Dios Padre crea el universo en el presente, que es en realidad la eternidad, y así el Hijo está naciendo siempre, sólo debe actualizarse en el ser humano, que debe hacerse espiritualmente virgen para poder dar a luz la Luz. Su teología fue sometida a un proceso por sospecha de herejía y condenada en algunas proposiciones por Juan XXII. Meister Eckhart murió durante dicho proceso. 

Las clasificaciones son odiosas, pero el pensamiento de Eckhart no tiene parangón en el misticismo occidental, y por ello se le ha considerado el más oriental de los occidentales en su pensamiento. Autores como Rudolf Otto y Ananda Coomaraswamy lo han comparado extensamente con el vedanta de Shankara y autores como D. T. Suzuki, entre otros, con el budismo mahayana. Eckhart muestra, de hecho, que el cristianismo es una religión tan profunda y tan bien equipada místicamente para alcanzar el fin último como cualquier otra. Sólo podemos pensar en los filósofos neoplatónicos con los que guarda una estrecha relación -como Plotino o Pseudo Dionisio- como comparables tanto en su realización mística como en la profundidad filosófica de su obra. A continuación, una breve muestra de su pensamiento:

Debe notarse que "el principio" en el que Dios creó "el cielo y la tierra" es la naturaleza del intelecto. "Hizo los cielos en el intelecto" (Ps 135.5). El intelecto es el principio de toda la naturaleza...

El principio en que Dios creó "el cielo y la tierra" es el primero y simple ahora de la eternidad. Dijo que es el mismo ahora en el que Dios existe desde la eternidad, en el que también es la emanación de las divinas Personas.. Así que cuando alguien me preguntó porque Dios no creó el mundo antes, respondí que no podía crear el mundo antes porque no existía antes [y tampoco existe un "antes" de su existencia]... "Dios habla una vez para siempre" (JB 22:14)

Lo que está fuera del tiempo siempre es universal; lo que no tiene cuerpo y materia está en todas partes. De esta manera, siempre y en todas partes, "Los cielos y todas las obras de sus manos proclaman la gloria de Dios" (Ps18.2) sin ninguna palabra externa.

Sabe que cualquiera que desea conocer a Dios hablando debe volverse sordo y desatender lo demás. Esto es lo que San Agustín nos dice en el cuarto libro de sus Confesiones "Alma mía, no seas tonta y haz que el oído de tu corazón se vuelva sordo al tumulto de tus penas". "Así entonces, sé sordo para que puedas escuchar".

Date cuenta que la meta de tu intención es Dios, sí, así es, la acción es divina porque el principio y el final son la misma cosa: Dios.

 

El camino te conduce
a un maravilloso desierto,
a lo ancho y largo,
sin límite se extiende.
El desierto no tiene
ni lugar ni tiempo,
de su modo tan sólo él sabe.

 

Toda la perfección del hombre consiste en alejarse y en despojarse de la criatura; en comportarse uniformemente en y hacia todas las cosas, no ser abatido por las adversidades, no exaltarse en la fortuna, no alegrarse o temer o gozar de una cosa más que de otra… También si esto parece arduo y difícil, en cambio es absolutamente leve y necesario; leve sobre todo porque cuando se ha gustado del espíritu, se pierde el sabor de toda carne. De hecho, el inconmensurable gusto de Dios anula todo lo demás. Secundariamente porque, en efecto, para quien ama de verdad, todas las cosas son un puro nada fuera de Dios, en cuanto fuera del ser.

Un ánimo libre es aquel que no se perturba por nada ni está atado a nada, ni tiene atado lo mejor de sí mismo a ningún modo, ni mira por lo suyo en cosa alguna. […] [E]n tu fuero íntimo no surge nunca ninguna discordia que no provenga de la propia voluntad, no importa si se la nota o no. […] [Q]uien te perturba eres tú mismo a través de las cosas, porque te comportas desordenadamente frente a ellas. Por ende, comienza primero contigo mismo y ¡renuncia a ti mismo! De cierto, si no huyes primero de tu propio yo, adondequiera que huyas encontrarás estorbos y discordia, sea donde fuere.

[E]l verdadero desasimiento no consiste sino en el hecho de que el espíritu se halle tan inmóvil frente a todo cuanto le suceda, ya sean cosas agradables o penosas, honores, oprobios y difamaciones, como es inmóvil una montaña de plomo ante el soplo de un viento leve.

No se puede admitir que Dios esta ahí, esperando no se sabe qué ser que tendría que venir a crear el mundo. En el mismo instante en que Dios existió, y generó al Hijo, Dios coeterno y coesencial en todas las cosas creó también el mundo.

Te podría interesar:

Estas son las características que comparten las mujeres psicópatas

AlterCultura

Por: pijamasurf - 01/07/2018

El DSM-V –en inglés, 'Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders'– explica que existen diferencias conductuales de psicopatía entre hombres y mujeres –las cuales permiten que estas últimas puedan camuflarse en el radar de la sociedad–

Alex DeLarge, Patrick Bateman, Sherlock Holmes, son personajes famosos y ficticios reconocidos por sus latentes rasgos de psicopatía, mientras que Annie Wilkes, de Misery (1990), o Alex Forrest, de Fatal Attraction (1987), son mujeres con la tenebrosa etiqueta de femmes fatales. Sin embargo, de acuerdo con diversas investigaciones de teorías de la personalidad, las mujeres también poseen rasgos psicópatas –aunque, eso sí, en menor incidencia poblacional que los hombres–.

El DSM-V –en inglés, Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders– explica que si bien existen diferencias conductuales de psicopatía entre hombres y mujeres –las cuales permiten que estas últimas puedan camuflarse en el radar de la sociedad–, ambos sexos pueden llegar a ser igual de peligrosos y tóxicos a nivel personal y social. Entre sus principales rasgos o síntomas se encuentran:

– la ausencia de empatía, culpa o remordimiento por sus acciones negativas,

– la incidencia de manipulación y fraudes/engaños,

– irresponsabilidad y desinterés tanto por las convenciones sociales como por las leyes,

– son socialmente encantadores, pues saben actuar –mas no sentir– las emociones humanas, tales como amor, miedo, remordimiento, etc.,

– impulsividad

– adicción a la adrenalina.

 

En términos de datos estadísticos, las mujeres con rasgos de psicopatía son entre el 11 y el 17% de la población global de las prisiones –mientras que los hombres constituyen entre un 25 y 30%–. Esto podría justificarse asumiendo que las conductas de las mujeres suelen ser verbalmente más agresivas y, por lo tanto, se considera que cometen menos crímenes violentos que sus coetáneos hombres. De hecho, en los casos de mujeres que han sido diagnosticadas con trastorno de personalidad antisocial con rasgos psicópatas en la vida real, los síntomas se van evidenciando desde los años de la infancia y adolescencia. Los especialistas en psicología y psiquiatría aseguran que las mujeres psicópatas son:

– narcisistas –como jactarse en exceso de uno mismo– y dominantes,

– carecen de empatía, remordimiento y responsabilidad frente a las propias acciones,

– violentas tanto física como verbalmente,

– impulsivas, celosas y con actitudes parasitarias –vivir a expensas de otros–,

– hacen uso de encantos físicos o sexuales a cambio de favores o control sobre otros,

– manipuladoras…

 

Aunque existe muy poca información y bibliografía al respecto, pues como se mencionó anteriormente hay una baja incidencia de psicopatía en mujeres –o al menos, que se haya investigado–, se sabe que las mujeres psicópatas pueden llegar a cometer crímenes de múltiples categorías (robos, narcóticos, asaltos), así como relacionarse exclusivamente para poseer el dominio sobre otros y sacar beneficios al respecto.

En conclusión, las mujeres psicópatas, manipuladoras y sin empatía humana, pueden llegar a causar mucho daño no sólo a nivel emocional sino también a nivel social. Para ellas (y también para ellos) se trata de un estilo de vida que no puede ser vivida de ninguna otra manera y, en consecuencia, los vínculos pueden llegar a ser enfermizos y superficiales. Es decir, no saben ser de otra manera –un rasgo importante para distinguir a este de otros trastornos e incluso rasgos de personalidad–. ¿Conoces a mujeres así?