*

X

Personal de limpieza en Turquía recoge libros tirados a la basura y forma biblioteca con más de 4 mil volúmenes

Libros

Por: pijamasurf - 01/22/2018

Estos trabajadores turcos quisieron formar una biblioteca para su propio uso, pero ahora su entusiasmo por los libros se ha desbordado

Si bien los libros se encuentran entre los bienes culturales más valorados por el ser humano y entre los más importantes para nuestra historia e incluso nuestra evolución, a veces también terminan en la basura. Como en cualquier otro objeto, el destino de un libro también es incierto. A veces pasa de generación en generación, hasta que un heredero ya no sabe qué hacer con él. A veces se pierde o se olvida. A veces se regala, o se almacena hasta que parece que pierde su razón se existir. 

¿Pero qué tan fatal es ese destino último de los libros? ¿Un libro tirado a la basura merece quedarse ahí, a merced del deterioro y la destrucción? Se ha dicho que una de las virtudes del libro es que su valor es sobre todo inmaterial, es decir, reside más allá del soporte que lo sostiene. ¿Qué importa, Crimen y castigo como objeto o Crimen y castigo como narración? Uno no puede existir sin el otro, eso es claro, pero es evidente también que un ejemplar de Crimen y castigo sigue teniendo valor aunque esté en la basura.

Guiados por el amor hacia los libros, un grupo de trabajadores del servicio de limpieza en el distrito de Cankaya, en Ankara, Turquía, comenzó a seleccionar los libros encontrados entre la basura que recogían con el propósito de conformar una pequeña biblioteca que al principio se pensó que sería utilizada por ellos y sus familias y que, por otro lado, serviría como una actividad lúdica en el marco de su tiempo en el trabajo.

Con el paso de los meses, sin embargo, el acervo creció ante la enorme cantidad de ejemplares con que se cruzaban los casi 700 empleados del servicio. En dicha ciudad cercana al millón de habitantes, al parecer se lee pero también se desecha, pues ahora la biblioteca cuenta ya con casi 5 mil libros, más cerca de mil 500 que esperan ser puestos a disposición de los usuarios y otros más que, según reportan los medios que han contado la historia, han comenzado a llegar de otras localidades turcas, adonde al parecer se ha contagiado la emoción por el proyecto. Los ejemplares son tantos que se piensa ya en formar “bibliotecas móviles” que puedan ir a ciudades cercanas, especialmente a las escuelas, y apoyar así la formación de niños y adultos.

El proyecto es una clara muestra de que en el mundo hay suficiente de todo para todos –suficiente comida, suficientes bienes culturales, suficiente riqueza–, pero el problema es la iniquidad con que todo eso está distribuido.

Cabe mencionar, finalmente, que la biblioteca es expresión de cierto espíritu más amplio que comparte este grupo de trabajadores, pues esta iniciativa convive con un ánimo general de reutilizar y aprovechar, el cual se mira en el lugar que se eligió para instalar la biblioteca –una antigua ladrillera abandonada desde hace varios años– y en otros espacios que se han sumado para recreación de los trabajadores: una barbería, una cafetería y algunos espacios más destinados al descanso. El fin último parece ser, como decíamos, aprovechar. ¿Pero qué? Nada menos que la vida.

 

También en Pijama Surf: 'Los libros rompen las ataduras del tiempo': el elogio de Carl Sagan a la cultura escrita que no pierde vigencia

Te podría interesar:

La tristeza, el invierno, la melancolía: Ernst Jünger nos recuerda por qué también hay vida en esas temporadas

Libros

Por: pijamasurf - 01/22/2018

Con sabiduría y brevedad, Jünger nos recuerda que todo momento de la vida tiene su propio significado

Con cierto ánimo bucólico podríamos decir que bastaría observar la naturaleza para aprender todo lo que necesitamos saber para vivir y, lo más importante, disfrutar de la vida que tenemos. 

Sin duda muchas personas se revolverán ante esta idea y quizá hasta la descalifiquen de inmediato, tildándola de utópica o irrealizable, arguyendo que para vivir es necesario hacer otras cosas que, digamos, simplemente sentarse a mirar las nubes, o quedarse quieto para ver cómo juegan un par de perros o las rutas que marcan las aves al volar.

Tal vez eso sea cierto. Tal vez, en efecto, vivir no es nada más observar, pero de cualquier forma es posible sostener que vivir también es observar, hacer una pausa, reflexionar, preguntarse para qué se vive, por qué se vive, en qué momento se encuentra nuestra existencia.

En un apunte titulado sencillamente “Noviembre” (de su libro Esgrafiados), el escritor alemán Ernst Jünger nos legó un ejemplo contundente de los frutos que se pueden recoger de dichas pausas reflexivas cuando éstas ocurren en temporadas que podrían parecer adversas. O, mejor dicho, sobre todo, pues como veremos, Jünger hace una observación sumamente estimulante respecto al hábito que podemos llegar a desarrollar de huir de los tiempos aciagos y el infortunio aparente. Nos dice el escritor:

La idea de pasar el invierno en costas soleadas entre los trópicos resulta agradable pero falsa. Queremos que el árbol de la vida tenga flores durante todo el año. Pero también en los trópicos a los árboles se les caen las hojas. La noche del invierno no nos resulta menos necesaria que la noche del día. También por lo que respecta al corazón tenemos que prestar atención a la marea alta y a la marea baja. Quien sólo quiere tener marea alta se expone a la rotura del dique. No podemos estar siempre exentos de dolores, no podemos estar sin sombra, tenemos que aceptar la melancolía. También allí hay dioses.

Así como el habitante de las regiones boreales huye en sus vacaciones de invierno a los trópicos, para el escritor, por el contrario, esa coincidencia de circunstancias que derivan en algo que llamamos dificultad –o, por otros nombres, tristeza, escasez, melancolía– alberga aprendizajes, enseñanzas y descubrimientos sobre nosotros mismos y sobre el mundo que nos rodea y en el que vivimos. En una palabra, sobre nuestra existencia. 

Conocimiento que Jünger no duda en llamar con el nombre que le daría cualquier sabio de la antigüedad: los dioses. Haríamos bien en recordar que también hay dioses que habitan nuestra vida.

 

También en Pijama Surf: Quien trabaja mucho no trabaja arduamente: Thoreau sobre un trabajo significativo y no sólo productivo