*

X

¿Debería estar prohibido recibir mensajes fuera de horas laborales? Francia aprueba ley de derecho a desconectarse

Medios y Tecnología

Por: pijamasurf - 02/19/2018

Un poco de higiene digital es necesaria

En Francia, enviar correos fuera de las horas de trabajo o exigir que los empleados estén pendientes puede ser penalizado desde el año pasado. Esta ley obedece a lo que ha sido llamado el problema de la “info-obesidad”, y podría marcar una positiva tendencia en el mundo.

A partir del 2017, según informa The Guardian, las compañías francesas de más de 50 empleados deben negociar con sus empleados para definir su derecho a ignorar sus teléfonos celulares. Si no se logra un acuerdo, la compañía debe publicar sus exigencias labores fuera del horario de oficina, así como también los derechos de los empleados. Los trabajadores cuentan con el apoyo de los sindicatos y se espera que estas negociaciones brinden el derecho a desconectarse, a la vez que los empleados que prefieren la flexibilidad que otorga la tecnología, puedan negociar con sus empleadores.

La medida es una importante respuesta a la cultura laboral de estar siempre disponible que han posibilitado los smartphones y la tecnología digital. Aunque originalmente esta tecnología se promovió como un medio para tener más tiempo libre, en realidad se han incrementado las jornadas de trabajo y sometido a los trabajadores a una serie constante, aunque a diferente intensidad, de estímulos y requerimientos, lo cual puede mermar la salud. Entre otras cosas, el uso excesivo de aparatos digitales ha sido vinculados con problemas para dormir, problemas en relaciones familiares y, en el caso del mundo laboral, una especie de incertidumbre generalizada en la cual los trabajadores no saben hasta qué punto deben responder a los mensajes de trabajo y cuando realmente pueden “apagarse”.

Inicialmente, la tecnología fue desarrollada para hacer más eficiente el trabajo y crear más tiempo libre para que el ser humano pudiera dedicarse a actividades que le den significado a su vida. Actualmente, muchas personas trabajan todo el día justamente porque la tecnología les permite estar conectados con su trabajo todo el tiempo. En algunos casos esto es voluntario, pero cuando un individuo está siendo asediado por su empresa en horas fuera del horario laboral, esto habla de que existe un problema serio.

Te podría interesar:
El video está matando a la Red

En ocasiones parece que sólo quien se aleja de los sucesos puede ver realmente su naturaleza. El pez no entiende el agua. Este parece ser el caso del blogger iraní Hossein Derakhshan. El llamado “padre del blogging” en Irán, pasó seis años en una prisión en Terán por su actividad supuestamente subversiva en línea. Al salir de prisión, Derakhshan, quien era un entusiasta de las posibilidades de libertad y empoderamiento de la Web, notó que las cosas habían cambiado sustancialmente. El Internet que tanto le había entusiasmado se había convertido en algo parecido a la TV donde rige la premisa del entretenimiento. Hace seis años la divisa que regía el Internet era el hipervínculo, el cual encarnaba el espíritu original que buscaba imprimir el padre de la Red, Tim Berners Lee. Una red descentralizada y abierta de ciudadanos y científicos interconectados para distribuir información y aumentar el conocimiento.

Como es evidente para cualquier usuario, en la redes sociales lo que genera likes son las fotos y los videos. Twitter que le había apostado al texto, poco a poco se parece más a Facebook; primero fueron las fotos en los links y luego un algoritmo que ya realiza una curaduría de lo que Twitter cree que te interesa más (su propia versión de la burbuja de los filtros). En Instagram ni siquiera se permiten links (sólo en el perfil no en los posts). Esto tiene una razón muy evidente, los links tienen el potencial de hacernos salir de la burbuja y dejar de pasar tiempo en esta red social que hace de la imagen una forma de cautiverio.

En comparación con los diarios y los libros, la televisión es un medio que nos hace sentir más que pensar. Esta misma tendencia está dominando actualmente en Internet, según Derakhshan. Mientras que en un principio Internet fue modelado en base a los diarios y los libros, cada vez se parece más a la TV.

"Al igual que la tele, ahora internet nos entretiene e incluso potencia nuestros ideales y hábitos, incluso más que en su día lo hacía la caja tonta. Más que pensar, internet nos hace sentir, y nos reconforta más de lo que estimula nuestra autocrítica. El resultado es una sociedad profundamente fragmentada, impulsada por emociones y radicalizada por la falta de contacto y de refutaciones externa", dice Derakhshan en un perspicaz artículo.

Derakhshan va más allá y considera que las redes sociales están introduciendo nuevos males. "Facebook es tu propia TV personalizada". La burbuja de los filtros de las redes sociales fomenta "la comodidad y la complacencia". Vemos, por así decirlo, puros programas que nos gustan, algo de lo cual los algoritmos cuidadosamente se encargan para maximizar el tiempo de los usuarios. Así más que el debate, la sorpresa, lo desafiante, lo que nos encontramos es siempre entretenimiento. Vivimos en una era donde todo tiene como denominador común que es formulado para ser entretenido, esta es la fórmula básica de producir likes."Hace unos años la web parecía realmente poderosa, tal que me llevó a la cárcel. Hoy todo parece poco más que mero entretenimiento”, dice Derakhshan.